Las torturas de Abu Ghraib

La Guerra de Iraq de 2003 se caracterizó por gestarse de forma atropellada a través de mentiras secundadas por medios de comunicación y apoyadas mediante inteligencia falsa. La guerra se enmarcaba dentro de la guerra contra el terrorismo, de carácter internacional, nacida tras los atentados del 11S. La primera cruzada se sintió en Afganistán. Un año y cinco meses después se inició la Guerra de Iraq.

El camino sería abonado con dos grandes mentiras

  • Saddam Hussein tenía vínculos con Al Qaeda y, por lo tanto, era culpable de colaborar con los enemigos de Estados Unidos y tenía responsabilidad en el 11S;
  • Saddam Hussein tenía un arsenal de armamento de destrucción masiva, poniendo énfasis en actuaciones previas en su territorio (gaseo con elementos químicos vendidos por Estados Unidos a Iraq dentro del contexto de la Guerra Iraq-Irán y usado en las zonas kurdas alzadas contra el gobierno de Bagdad).

La prueba era contundente y era realidad, Saddam gaseó a los kurdos en Habjalá en 1988. Sin embargo fue en el contexto de la guerra contra Irán animada, financiada y apoyada por Estados Unidos. Tras la Guerra del Golfo las armas fueron destruidas dentro del embargo posterior que ahogó a la economía y a los iraquíes durante finales de los años noventa y hasta la invasión.

Desde un punto de vista militar la campaña era fácil. Las tropas de la coalición (sin apoyo de la ONU) atacarían Iraq con el apoyo de grupos paramilitares kurdos (Peshmergas, UPK o PDK). Mientras que la invasión fue un éxito, la ocupación fue un total fracaso. Las tropas de la coalición fueron incapaces de poner orden, reconstruir las infraestructuras, asegurar la pacificación del estado y su transición hacia un modelo estable, unido a las atrocidades cometidas por las tropas de los Estados Unidos con la Masacre de Haditha o la violación de Abeer Qasim Hamza. Sin embargo lo peor fue el trato dado a los prisioneros de la cárcel de Abu Ghraib.

Abu Ghraib

La prisión fue construida en los años ochenta por parte de Saddam Hussein para retener a la población reclusa de la región de Bagdad, de ahí que tuviera capacidad para albergar hasta 14.000 personas. Durante la ocupación de Iraq por parte de los Estados Unidos la prisión pasó a formar parte de la red de prisiones de la coalición para retener prisioneros de guerra, miembros de la resistencia o terroristas de Al Qaeda en Iraq. Durante este periodo la cárcel fue renombrada como “Camp Redention”.

En esta prisión, durante el tiempo en el que estuvo bajo control de Estados Unidos, se torturó de forma física y psicológica a todos los internos. Internos que estaban protegidos por las leyes internacionales de protección de prisioneros de guerra ya sean militares, milicianos, civiles colaboradores o marina mercante etc…en virtud del Tercer y Cuarto Convenio de Ginebra. Además, cito textualmente que en caso de duda de que la persona o personas capturadas puedan entrar dentro de estos convenios de protección de prisioneros el artículo 5 relata lo siguiente:

Artículo 5, Tercer Convenio de Ginebra: Especifica que los prisioneros de guerra (como se define en el artículo 4) están protegidos desde el momento de su captura hasta su repatriación definitiva. También especifica que cuando hay alguna duda sobre si un combatiente pertenece a las categorías del artículo 4, debe ser tratada como tal hasta que su estado haya sido determinado por un tribunal competente.

Otra de las violaciones del Derecho Internacional Público y del trato a prisioneros lo podemos ver en que durante esta etapa no sólo fueron torturados los miembros de la resistencia iraquí, sino que presos comunes encerrados en esta cárcel bajo jurisdicción de Estados Unidos también fueron torturados. El caso más flagrante es el de Satar Jabar, encerrado por robo de coches y cuya foto dio la vuelta al mundo.

Unknown

Satar Jabar

Los gestores de la prisión eran agentes de la CIA (ya que muchas de las torturas realizadas entraban dentro de las “técnicas de interrogatorio mejoradas” aprobados por altos cargos y oficiales de la primera y segunda administración Bush y que se pusieron de manifiesto en Guantánamo en Cuba, Abu Ghraib en Iraq y Bagram en Afganistán). La custodia estaba también bajo control de contratistas privados (mercenarios) y la Compañía 372 de la Policía Militar de los Estados Unidos.

En la cúspide de la responsabilidad de estos actos estaba Paul Bremer como gobernante/administrador de la Autoridad Provisional de la Coalición que se encargaba de gestionar el periodo de transición entre la caída del gobierno baazista de Saddam Hussein y el nuevo gobierno iraquí postsaddam. Sin embargo la responsabilidad estaba en Washington, concretamente se señalaba a Donald Rumsfeld en virtud de su posición como Secretario de Defensa.

La historia, que se desarrolló en el más absoluto silencio e ignorancia por parte de la sociedad estadounidense, salió a la luz pública tras la denuncia (en principio anónima hasta que Donald Rumsfeld dio su nombre durante una vista del Senado de los Estados Unidos). El denunciante fue el Sargento Joseph Darby, que delató a sus compañeros y entregó todas las evidencias de las violaciones del Convenio de Ginebra a Tyler Pieron, agente especial del Comando de Investigación Criminal de Estados Unidos.

Abu_Ghraib_41

Imágenes filtradas de Abu Ghraib

Rápidamente se inició la investigación en enero de 2004. En abril del mismo año 2004 el escándalo salió a la luz pública en el programa 60 minutos y en la revista The New Yorker, la sociedad norteamericana quedó en shock al ver lo que sus soldados hacían con los presos de Iraq. The New York Times fue otro de los medios de comunicación que profundizaron en la historia y aumentaron el escándalo público publicando las torturas a las que eran sometidos estos prisioneros: 

  • Orinar y defecar sobre los prisioneros;
  • Saltar sobre las piernas de los detenidos con fuerza para que las heridas no pudieran sanar debidamente;
  • Continuos golpes en las piernas de los detenidos con bastones metálicos;
  • Verter ácido fosfórico sobre los prisioneros;
  • Sodomizar prisioneros con bastones y palos.

Más información en el artículo de The New York Times [Click Aquí]

El daño a la imagen de Estados Unidos y de su ejército (siempre citado como ejemplar) fue total dentro y fuera del país. Paralelamente al juicio mediático seguía la investigación, conducida por el General Antonio Taguba que redactó un informe con todos los casos de abusos sobre los prisioneros que incluía:

800px-Antonio_M._Taguba (1)

General Antonio Taguba (Wikipedia)

Cito textualmente partes del informe Taguba

RELACIÓN DE HECHOS:

1. Entre octubre y diciembre de 2003, en el Centro de Confinamiento de Abu Ghraib, hubo numerosos incidentes de malos tratos sádicos, flagrantes e injustificadamente criminales infligidos a diversos detenidos. El maltrato sistemático e ilegal de los detenidos fue perpetrado intencionadamente por varios miembros de las fuerzas de guardia de la Policía Militar (Compañía 372 de la Policía Militar, Batallón 320 de la Policía Militar, 800ª Brigada de la MP) en el Grupo (sección) 1-A de la prisión de Abu Ghraib. Las alegaciones de maltrato fueron corroboradas con las detalladas declaraciones de testigos y el hallazgo de evidencia fotográfica extremadamente gráfica. Además de los crímenes anteriormente mencionados, hubo también malos tratos cometidos por miembros del Batallón 325 de la MI, de la 205ª Brigada de la MI y del Centro Conjunto de Interrogatorio e Información. Concretamente, el 24 de noviembre de 2003, la SPC Luciana Spencer, de la 205ª Brigada de la MI, decidió degradar a un detenido obligándole a desnudarse y volver desnudo a su celda.

2. Hallo que el abuso intencionado de los detenidos a manos del personal de la Policía Militar incluyó los siguientes actos:

a) puñetazos, bofetadas y patadas a los detenidos; haciéndoles saltar sobre los pies descalzos.

b) grabación en vídeo y fotografías de reclusos desnudos, varones y hembras.

c) obligar por la fuerza a varios detenidos a adoptar posturas sexualmente explícitas para fotografiarles.

d) obligar a los detenidos a despojarse de sus ropas, manteniéndolos desnudos durante varios días seguidos.

e) obligar a prisioneros varones desnudos a vestir ropa interior de mujer.

f) obligar a grupos de prisioneros varones a masturbarse mientras les sacaban fotos y les grababan en vídeo.

g) colocar a prisioneros varones desnudos en un montón y saltar sobre ellos.

h) situar a un prisionero desnudo en una caja MRE, con un saco de arena en la cabeza y sujetando cables en sus dedos de las manos y los pies y el pene para simular una tortura eléctrica.

i) escribir “Soy un Biolador” (sic) en la pierna de un prisionero del que se afirmaba que había violado a otro prisionero de 15 años y después retratarlo desnudo.

j) colocar una cadena o correa de perro alrededor del cuello de un detenido y hacer que una soldado posase para la fotografía.

k) un guardia de la Policía Militar teniendo relaciones sexuales con una prisionera.

l) utilizar perros de trabajo del Ejército (sin bozal) para intimidar y aterrorizar a los prisioneros y, por lo menos en una ocasión, morder y herir gravemente a un detenido.

m) tomar fotografías de detenidos iraquíes muertos.

3. Dichos hallazgos están ampliamente refrendados por las confesiones escritas suministradas por varios sospechosos, declaraciones por escrito de prisioneros y declaraciones de testigos. Para llegar a mis hallazgos he considerado cuidadosamente las declaraciones pre-existentes de los siguientes testigos y sospechosos:

SPC Jeremy Sivits, Compañía 372 MP – sospechoso; SPC Sabrina Harman, Compañía 372 MP – sospechoso; SGT Javal S. Davis, Compañía 372 MP – sospechoso; PFC Lynndie R. England, Compañía 372 MP – sospechoso; Adel Nakhla, traductor civil, Titan Corp. asignado a la Brigada 205 MI – sospechoso; SPC Joseph M. Darby, Compañía 372 MP; SGT Neil A. Wallin, Batallón Médico de Apoyo Área 109; SGT Samuel Jefferson Provance, Batallón 302 MI; Torin S. Nelson, contratado, Titan Corp. asignado a la Brigada 205 MI; CPL Matthew Scott Bolanger, Compañía 372 MP; SPC Matthew C. Wisdom, Compañía 372 MP; SSG Reuben R. Layton, enfermero, Destacamento Médico 109; SPC John V. Polak, Compañía 229 MP.

4. Además, varios detenidos describieron también los siguientes actos de abuso que, dadas las circunstancias, considero creíbles:

a) romper bombillas químicas y derramar el líquido fosfórico sobre los prisioneros.

b) amenazar a los detenidos con una pistola de 9 milímetros cargada.

c) derramar agua fría sobre los detenidos desnudos.

d) pegar a los detenidos con un mango de escoba y una silla.

e) amenazar a los detenidos varones con la violación.

f) permitir que un guardia de la Policía Militar cosiera la herida de un prisionero tras haber sido estrellado contra la pared de su celda.

g) sodomizar a un prisionero con una bombilla y quizá con el palo de una escoba.

h) emplear perros militares para asustar e intimidar a los detenidos con amenazas de ataque, que, en un caso, acabaron con una mordedura real.

Informe Taguba completo: PDF CLICK AQUÍ  

Abu_Ghraib_41

Fotograma de un preso torturado de Abu Ghraib

Consecuencias

Políticas

El escándalo acabó con el cierre de la prisión el día 9 de marzo de 2006 y el traslado de los prisioneros a otros centros penitenciaros en Iraq, en agosto estaba totalmente vacía y el 2 de septiembre fue transferida al gobierno iraquí, que desde entonces la gestiona.

Donald Rumsfeld fue destituido de su cargo como Secretario de Defensa el 9 de noviembre de 2006, fue sustituido por Robert Gates, ex jefe de la CIA. El 14 de noviembre del mismo año fue demandado por el abogado alemán Wolfgang Kaleck en el Tribunal Supremo alemán de Karlsruhe por crímenes de guerra junto con otros altos cargos estadounidenses.

Condenas

  • Janis Karpinski, comandante de la prisión con rango de Brigadier General fue degradada a Coronel;
  • Charles Graner y su novia Lynndie England fueron condenados a 10 y 3 años de prisión respectivamente;
  • 17 soldados y oficiales de servicio fueron expulsados del ejército por el Departamento de Defensa de Estados Unidos;
  • 7 soldados fueron acusados de abandono de servicio, maltrato, asalto agravado y lesiones personales;
  • 7 soldados fueron condenados en una corte marcial y sentenciados a prisión, rebajados de rango y dados de baja del servicio en forma deshonrosa.

Joseph Darby, quién destapó los hechos, y su familia sufrieron amenazas. (Fotos y fotogramas de las torturas de Abu Ghraib).

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s