La violación como arma de guerra

La violencia sexual dentro del contexto bélico ha sido una constante de los conflictos armados desde la la antigüedad, la violación es un arma de guerra.

Con la violencia sexual en contra de las mujeres se pretendía, en primer lugar, atemorizar a los combatientes y hacerles conscientes del daño personal y la deshonra que se produciría sobre el pueblo vencido. La violación es también una forma de humillación hacia los derrotados, muchas mujeres han sido violadas delante de sus hijos o maridos con el propósito de mostrar el poder de la nueva comunidad vencedora, se puede realizar violaciones en forma de venganza por violaciones realizadas por el pueblo vencido, pero que antes fue vencedor en otra contienda y usó esta arma de guerra. Por último se puede realizar violaciones de guerra para realizar una sustitución genética.

Esta practica está recogida incluso en libros religiosos en los cuales los vencedores asesinaban a hombres y niños a fin de cortar una respuesta armada, o revuelta de los vencidos, y tomaban para sí a las mujeres para el comercio de esclavos o para ser violadas por los soldados vencedores a fin de sustituir la genética de los vencidos. Muchas acabarían siendo concubinas de generales, reyes o gobernantes. Obtener mujeres para el disfrute sexual de los vencedores era, y es, un gran botín de guerra, un símbolo de superioridad y un arma psicológica de primer orden.

La violación como arma de guerra está perseguida por las normas de Derecho Internacional y por la Convención de Ginebra, que prohíbe la tortura y el trato cruel hacia los prisioneros de guerra. Se reportan casos de soldados capturados que han sido violados como forma de tortura, pero sobre todo los casos más comunes se producen contra la población civil, que es el eslabón más débil de la cadena de intereses y prioridades de la guerra. La violación, es decir, llevar la guerra al cuerpo de la mujer no se produce exclusivamente contra mujeres sino contra niñas e incluso varones menores de edad o adolescentes.

Casos de agresiones sexuales

-Se han dado casos por ejemplo en la Guerra de los Balcanes donde se realizaron violaciones masivas. La matanza de hombres y niños se completó con violaciones generalizadas que implicaron a entre 20.000 y 44.000 mujeres. Esto se produjo en la flamante Europa victoriosa que celebraba el tratado de Maastrich de 1992, el tratado de creación de la Unión Europea, y tras vencer al Comunismo. Europa celebraba que desde la II Guerra Mundial no había ningún genocidio en Europa mientras se estaba produciendo en directo en el patio trasero de la UE. El Tribunal Penal para la Antigua Yugoslavia ha condenado a sus responsables a penas de entre doce y veintiocho años de prisión mientras que los tribunales Bosnios ha condenado a los responsables de estos crímenes a entre veinte y treinta y cuatro años.

-En el Congo se produjeron también violaciones masivas por parte del grupo rebelde Fuerzas Democráticas para la Liberación de Ruanda que han llevado a Callixte Mbarushimana, secretario ejecutivo de este grupo, a enfrentarse a la acusación de la Fiscalía de la Corte Penal Internacional. Durante el conflicto este grupo, según Human Rights Watch fue el responsable de setecientos asesinatos, trescientas violaciones y siete mil viviendas destruidas. Las violaciones se producían en grupos de varios milicianos, con extrema violencia y brutalidad que acababan con mujeres mutiladas, desfiguradas o asesinadas.

-Pero no solo se producen estos casos entre milicias africanas o lejanos ejércitos ex yugoslavos sino que el mayor ejercito de la historia (y el más moral según ellos). Ha cometido este tipo de actos contra mujeres y niñas en Afganistán e Irak. En este último país en el año 2006 seis soldados estadounidenses destinados en Mahmudiya, una ciudad al sur de Bagdad, violaron, torturaron y asesinaron a Abeer Qasim Hamza, de 14 años de edad y a sus padres, que fueron retenidos en una habitación contigua.

Estos soldados se habían fijado en ella cuando pasaban por uno de los múltiples checkpoints que los soldados de Estados Unidos habían establecido para controlar a la resistencia y a los civiles. Estos jóvenes soldados orquestaron y plan para asaltar la casa de la familia de Abeer. Vestidos con ropas oscuras los soldados de la 101 División Aerotransportada, con base en Fort Campbell (Kentucky). Los soldados Steve Green, James Barker (condenado a noventa años de prisión), El sargento Paul Cortez (condenado a cien años de prisión). Ambos después de diez años de prisión podrían abandonar la cárcel. Jesse V. Spielman, que se declaró no culpable. También fue imputado otro soldado llamado Bryan Howard.

Estos soldados, que ya habían manifestado interés en la chica, levantaron el recelo de la familia de Abeer que trataban de ocultarla en la casa de su vecino sabiendo del comportamiento agresivo y violento de las tropas de ocupación estadounidense y que, para ellos, matar iraquíes les salía gratis. Cuando asaltaron la casa, aparte de matar a la familia y a la joven, después de violarla y torturarla quemaron la casa y el cuerpo de la joven para borrar huellas, los dos hermanos pequeños de la joven se salvaron porque estaban en el colegio. La culpa recayó en la resistencia iraquí y el estamento militar estadounidense se desentendió del tema hasta que las fuerzas iraquíes juraron venganza y el Consejo Muyahidín de la Sura asesinó a un soldados de esta compañía y decapitó a otros dos.

En la actual Guerra de Siria el Estado Islámico y grupos de la oposición, financiados y apoyados por occidente, realizan violaciones masivas de mujeres y niñas no musulmanas entre las comunidades yezidi, cristianas o drusa. Algunas son vendidas como esclavas sexuales y otras quedan en manos de los milicianos que las violan en grupo siendo este caso una constante en las zonas controladas por los terroristas del EI. Curiosamente este grupo ha proclamado la “Yihad Sexual” a fin de captar mujeres que voluntariamente se casen y conviertan en esposas o concubinas de los milicianos a fin de engendrar nuevos yihadistas.

-En el año 2010 el periódico israelí “Haaretz” publicó que la ONG Palestina Defensa Internacional de la Infancia había recogido cien testimonios de jóvenes palestinos (de entre 12 y 17 años) de los territorios ocupados. Estos niños declararon que habían sido sometidos a trato vejatorio siendo que, de estos cien niños, cuatro confesaron haber sido agredidos sexualmente y doce aseguraron que habían sido amenazados con ser agredidos sexualmente si no confesaban los cargos que se les imputaban. Esta amenaza venía seguida de golpes y bofetadas.

En todo caso la violencia sexual en la guerra responde al perfil psicopático de ciertos soldados o grupos de soldados que por sus inclinaciones se unen, como en el caso de los soldados estadounidenses en Irak, para realizar este tipo de acciones. Es una violación como abuso de poder sobre un colectivo, una venganza hacia la sociedad a la que se ha derrotado y a la que se odia y se desprecia. En otros casos, como las guerras africanas, la violación es un arma más, no responde a un interés personal o a un grupo de soldados con un tendencia que se unen, a espaldas de la autoridad, para cometer este acto, más bien al contrario es la autoridad responsable de esta milicia o ejercito quién ordena a sus soldados violar a las mujeres, ya que consideran la violación como un arma más y el cuerpo de la mujer como una extensión del campo de batalla y la forma más sencilla de tortura. En las guerras balcánicas, sin embargo, había un perfil más personal en las violaciones, se producía por una venganza histórica. Un odio mutuo e intrínseco que hacía que estos soldados violaran a las cautivas como un forma de ajustar cuentas, ya que muchos bosnios violaron también mujeres serbias.

En todo caso podríamos citar miles de casos de violación. Hace poco tiempo comenzaron a ser publicados casos de miles de violaciones cometidas por tropas soviéticas, estadounidenses, británicas o francesas contra mujeres alemanas durante la invasión del Reich a finales de la II Guerra Mundial. La violación responde, como decíamos antes, a la necesidad de dominar a los vencidos y humillar a la mujer que, para los soldados invasores, no es otra cosa que la manifestación de la sociedad que quieren destruir. (Foto: Pixabay)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s