Los grandes fracasos del Mossad

El servicio de inteligencia israelí (Mossad) es uno de los mejores del mundo, sin embargo también ha cometido graves fallos que han provocado la muerte de sus agentes o el asesinato de inocentes.

El caso Kamel Amin Tabet

Se llamaba Eliahu Cohen y era un judío egipcio de larga trayectoria sionista en el país del Nilo, emigró a Israel donde fue reclutado por el Mossad para hacerse pasar por Kamel Amin Tabet y, mediante una intrincada historia fue enviado a Argentina para trabajarse una coartada.

En 1962 se mudó a Damasco donde estableció contacto con la élite siria y empezó a espiar sobre la situación política, militar y social del país así como de las relaciones con los palestinos y la red de fortificaciones en los Altos del Golán.

Después de varios años fue descubierto por expertos soviéticos mientras transmitía mensajes codificados al Mossad en un momento en el que el país quedó en silencio por la instalación de un nuevo sistema de radio militar comprado a la URSS y que estaba siendo instalado por expertos soviéticos. Fue condenado por espionaje y ahorcado en 1965, su cuerpo jamás fue entregado a Israel.

El envenenamiento frustrado

En 1997 Jaled Meshal (líder de Hamás) sufrió un atentado en su casa de Ammán, Jordania, por parte de asesinos del Mossad (miembros del grupo Kidon). Penetraron en su casa y le inyectaron un veneno en el cuello mientras dormía, sin embargo dos de los asesinos israelíes (con pasaporte canadiense) fueron capturados por las fuerzas jordanas y el Rey Hussein de Jordania exigió al Primer Ministro Benjamín Netanyahu que entregase el antídoto y liberase a Ahmed Yassin a cambio de los espías.

Debido a las amenazas jordanas y la imposibilidad de liberar a sus espías, Netanyahu accedió a las presiones de Bill Clinton y entregó el antídoto con el que Jaled Meshal salvó su vida.

Asesinato equivocado

Durante la operación Cólera de Dios, iniciada tras el ataque de Munich por parte de septiembre negro los israelíes usaron el ataque para asegurarse un pretexto a la hora de atacar toda la infraestructura de la OLP en Europa Occidental en lugar de atacar directamente a los líderes de la organización. Salameh fue el único que estuvo ligeramente implicado y su eliminación respondía al hecho de que era el delfín de Arafat.

Hubo grandes equivocaciones pero la más dura fue la que provocó la muerte de Ahmed Bouchiki en Lillehammer (Noruega), los sayanim del Mossad avisaron que habían detectado a Ali Hassan Salameh (líder de septiembre negro) en la ciudad. Desde Tel Aviv se les ordenó realizar un seguimiento y, más tarde, un informe.

A pesar de no ser él y de no parecerse en sus rasgos, el Mossad envió un equipo de asesinos al pueblo que le abatió a tiros en medio de la calle mientras paseaba con su mujer embarazada.

No encuentran a Mengele

Durante años la organización de Shimon Wiesenthal, el caza nazis más importante de los años sesenta y setenta, y que colaboraba con el Mossad en Europa, América Latina u Oriente Medio se dedicó a recoger información e iniciar investigaciones que acabaron con la detención de Adolf Eichmann o el asesinato de Herberts Cuckurs. El primero fue capturado en Argentina y el segundo asesinado en Uruguay.

Sin embargo la figura del doctor Mengele, el “angel de la muerte” de Auschwitz se pierde en las nieblas cuando pasó a la clandestinidad después de la caída de Berlín en 1945, huyendo a América Latina y camuflándose en diferentes identidades. El Mossad y Shimon Wiesenthal siempre le tuvieron en el punto de mira pero jamás pudieron capturarle. Se sabe que sus últimos años los pasó escondido detrás de la identidad de Wolfgang Gerhard y que murió de un infarto cerebral mientras nadaba en el mar a los 67 años.

Espionaje fracasado

Este caso se produjo en Suiza durante el mandato de Benjamín Netanyahu en 1998 e implicó a los servicios secretos israelíes generando tal escándalo que provocó la renuncia de Danny Yatom (jefe de la organización). La operación, que se saldó con dos israelíes detenidos que pretendían montar una estación de escucha clandestina para espiar las conversaciones de la delegación iraní en Suiza.

Suiza, que es uno de los países más cercanos a Israel, inició una serie de tensiones que dañó mucho la imagen de profesionalidad e infalibilidad del Mossad debido a que pocos meses antes de este fracaso en Suiza se produjo el frustrado intento de asesinato de Jaled Meshal.

El caso Yehuda Gil

Un caso que sacaría los colores a cualquier agencia de información y que significaría una vergüenza total para un espía. Yehuda Gil era uno de los espías más importantes del Mossad, se convirtió en uno de los más emblemáticos miembros de la organización especializado en Siria, se jactaba de tener la red más basta de informantes en Siria cuando en realidad no tenía nada.

Falseaba documentos, información e inteligencia sobre Siria haciendo ver que el gobierno de Hafez al Asad albergaba la intención de iniciar una guerra contra Israel, mientras algunos miembros del mossad pedían un ataque preventivo, otros pedían reconocer el terreno para poder señalar los objetivos, no encontrando nada y descubriendo que Yehuda Gil llevaba años falseando informes sobre Siria. (Foto: Wikipedia)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s