La Guerra del Golfo

En el año 1990 se produjo uno de los hitos más importantes de la situación geopolítica actual. Poco antes había caído la URSS y Rusia se encontraba luchando en Tayikistán contra los yihadistas en una continuación de la Guerra de Afganistán, Yugoslavia se estaba desintegrando y convirtiendo los Balcanes en un gigantesco polvorín y Estados Unidos tenía que desmantelar a toda prisa su política exterior para adaptarlo a los nuevos tiempos de supremacía internacional sin adversarios.

En este contexto hacía dos años que la Guerra Iraq-Irán había concluido y ambos países estaban en tensa calma. Sadam Husein no había logrado los objetivos marcados en su guerra y comenzaba a ser un aliado incómodo para las políticas de Washington, que veía en las agresivas actitudes de Bagdad hacia Israel y otros estados de la región, aliados prioritarios de Estados Unidos, una amenaza.

Kuwait era la victima perfecta por varias razones. La primera era por una cuestión militar, era un país pequeño con un ejercito pequeño, acorde con sus necesidades. Por otro lugar venía la gigantesca deuda que Iraq había contraído con Kuwait durante la guerra. Los iraníes habían intentado cerrar el escaso acceso de Iraq al mar, lo cual ponía en riesgo las fronteras de Kuwait.

La cuestión de crudo era un grave problema para Iraq ya que el valor del oro negro no permitía saciar las arcas públicas, Bagdad pedía reducir la producción diaria de crudo, a fin de poder nivelar su pasivo y su activo, mientras que Kuwait, con una economía en expansión abogaba por aumentar la producción lo cual enfrentó a ambos países en la OPEP.

También el expansionismo de Sadam era un factor a tener en cuenta. Después de la infructuosa guerra contra Irán y a la grave crisis económica en el país, el gobierno de Bagdad pensó que una buena forma de desviar la atención era centrar el foco en un nacionalismo exacerbado y en las reclamaciones territoriales sobre Kuwait, que había formado parte del valiato de Basora durante la época del Imperio Otomano y había sido dividida de Iraq por la administración británica.

Desde 1988 hasta 1990 ambos países estuvieron en negociaciones sobre el pago de la deuda. Iraq abogaba por la condonación de la misma debido a los servicios prestados en la lucha contra los iraníes y la defensa de las fronteras kuwaitíes, un factor meramente circunstancial. Los kuwaitíes, por el contrario, estaban en contra de tal condonación pero sí de reducir la presión sobre Iraq.

Nada de esto satisfacía a Sadam, Iraq necesitaba ingentes cantidades de dinero y una victoria militar. La tensión iba en aumento, de hecho se ordenó establecer un contingente de 10.000 soldados en la frontera kuwaití para presionar, pero la diplomacia del pequeño país del golfo no cedió ante Iraq en la cumbre, desesperada, que se dio en Yeda (Arabia Saudí) bajo la atenta mirada de Estados Unidos.

Sadam, en conversaciones con la embajadora de Estados Unidos en Iraq, April Glaspie, decidió atacar el pequeño emirato debido a las respuestas del gobierno de los Estados Unidos, que tejía su tela de araña y dejó entrever que no harían mucho. Esto convenció a un, muy poco clarividente, Sadam Husein, que lanzó una ofensiva total contra Kuwait y la conquistó en apenas dos días.

Más tarde April Glaspie tuvo que declarar ante el Senado de Estados Unidos que en sus conversaciones con Sadam Husein en Bagdad le dejó claro que el gobierno de Washington actuaría frente a una agresión hacia Kuwait, versión que contradice la realidad de sus palabras dichas al gobierno de Bagdad poco antes de la guerra.

Lo primero que hizo el ejercito iraquí después de derrocar al gobierno del emir Yaber III e integrar el país en Iraq fue saquear todo el oro y 160.000 millones de dólares en billetes, que fueron trasladados a Bagdad, toda una inyección de liquidez.

bases en el golfo persico

Estados Unidos

Los Estados Unidos, en los años noventa, eran conscientes de que el predominio internacional de su sistema pasaba por mantener un estrecho control de Oriente Medio, concretamente del golfo pérsico. La guerra Irán-Iraq le dio la excusa perfecta para instalar las bases militares en la región para proteger el suministro de hidrocarburos y a sus aliados de posibles ataques iraníes.

Al mismo tiempo, la invasión de Kuwait fue perfecta para los Estados Unidos por dos razones:

  • Primero: distanciarse de Sadam Husein como un aliado incómodo cuyo imperialismo y anti sionismo resultaban contraproducentes en ese momento;
  • Segundo: justificaba la presencia militar de los Estados Unidos a fin de mantener la calma en la región.

La reacción fue contundente. La ONU inició reuniones de urgencia del Consejo de Seguridad y se dictaron las resoluciones 660, 661, 665, 670, 677, 678. En estas resoluciones el carácter fue in crescendo y se pasó de la simple denuncia a la imposición de sanciones económicas y bloqueos financieros, marítimos y aéreos. La Liga Árabe también condenó la agresión que va en contra del derecho internacional porque viola la soberanía del estado, la injerencia en los asuntos internos y la prohibición de la anexión por la fuerza, así como la prohibición de saqueos (cosa que se hizo con las reservas de oro y divisas).

Estados Unidos se puso a la vanguardia del asalto a Iraq, su plan había funcionado. Sadam Husein les dio el pretexto que necesitaban para bloquearle, anularle, deshacerse de él y ampliar su presencia en Oriente Medio. 

En esta guerra se realizó una de las primeras grandes obras de ingeniería informativa, con inteligencia falsa y falsos testimonios, que marcarían la senda de lo que sería después tácticas normales. La inteligencia falsa asustó a Arabia Saudí cuando la CIA avisó al gobierno de Riad de una inminente invasión iraquí de su territorio, los estadounidenses solicitaron aumentar su presencia en este territorio a lo que el Rey Fadh accedió despreciando a un joven Osama Bin Laden que ofreció a sus muyaheden como garantía de victoria asegurando que ellos habían derrotado a los soviéticos en Afganistán y habían provocado la crisis y el derrumbe del Imperio Soviético.

En televisión la prensa, al servicio del poder, comenzó a demonizar al mismo régimen que apenas unos años antes habian exaltado. El caso más brutal de información falsa y manipulación sería el testimonio de una niña kuwaití llamada Nayirah que mintió sobre las acciones de los soldados iraquíes asegurando que habían sacado a 312 bebés y los habían sacado de las incubadoras y dejado en el suelo para que murieran.

El falso testimonio de Nayirah

Esto fue la excusa que aprobó moralmente la intervención, que ya era moralmente aceptable debido a que se iba a luchar para restituir la soberanía de Kuwait, pero la guerra podría ser impopular por lo que se lanzó la estrategia de la demonización de enemigo. Después se supo que Nayirah no era una niña normal, sino que era la hija del embajador de Kuwait en Estados Unidos. La mentira surgió efecto, el “gancho” había funcionado. Amnistía Internacional tuvo que retractarse de las acusaciones que hicieron contra Iraq en este caso concreto debido a la falsedad del testimonio.

Operación Tormenta del Desierto

Operation_Desert_Storm

Al mismo tiempo Estados Unidos comenzó su ataque sobre Iraq y Kuwait para restablecer la soberanía del gobierno del depuesto emir Yaber III. Iraq se enfrentaba a 34 países dentro de una coalición liderada por Estados Unidos bajo mandato de la ONU, aunque también participaron milicianos afganos.

Los ataques comenzaron con fuego de misiles de crucero Tomahawk desde el golfo pérsico y el mar rojo que golpearon infraestructura del estado en Bagdad. La ciudad de Khafji, en Arabia, sería tomada por fuerzas iraquíes que se replegaron por el fuego estadounidense. Iraq, debido a su situación y la incapacidad de enfrentarse a Estados Unidos, lanzó una campaña de lanzamiento de misiles SCUD contra territorio israelí y saudí que produjo 2 muertos y 230 heridos en Israel y 1 muerto y 65 heridos en Arabia.

Las fuerzas aéreas de la coalición se dedicaron a hostigar a las fuerzas iraquíes en tierra y en el aire, aunque se temía a la fuerza aérea iraquí. El objetivo era desmantelarla para después penetrar por tierra. Cuando la fuerza aérea iraquí fue eliminada y no suponía una amenaza se inició la campaña terrestre. Los soldados iraquíes perdieron la movilidad debido que se escondieron bajo tierra para esconderse de los bombardeos.

La coalición necesitaba doblegar al gobierno de Sadam por lo que comenzó su campaña de asesinatos de civiles inocentes, por lo que los ataques dejaron de ceñirse al contexto bélico. Uno de los casos más flagrantes, y poco investigados, fue el genocidio de Al Amaria, cuando en Bagdad un misil antiaéreo de la coalición impactó en un refugio subterráneo para civiles y fueron asesinados 1.200 personas inocentes.

La brutalidad de la coalición liderada por Estados Unidos fue tal que el ejercito iraquí quedo mermado y con la moral destruida, tanto que se rendían a las tropas estadounidenses y se retiraron de Kuwait.

Otro de los casos más brutales de la guerra fue el incidente de la carretera de la muerte el día 25-27 de febrero de 1991 cuando tropas de Iraq se batían en retirada y abandonaban Kuwait, en ese momento fueron atacados por los Estados Unidos con todo su armamento. Masacraron a entre 10.000/15.000 soldados desarmados y en retirada.

Demolished_vehicles_line_Highway_80_on_18_Apr_1991

La carretera de la muerte, entre 10.000/15.000 soldados iraquíes asesinados mientras se retiraban desarmados (wikimedia commons)

Nada más conocerse las imágenes la comunidad internacional solicitó un alto al fuego, la población civil de Occidente se indignó y tanto Sadam Husein como George Bush pusieron fin a la guerra de forma precipitada, que acabó el 28 de febrero, firmándose la paz el 3 de marzo.

El resultado de la guerra acabó con la liberación de Kuwait, el aumento de poder de los Estados Unidos en Oriente Medio, estrechando lazos con sus aliados en la zona, en el bloqueo y aislamiento de Sadam Husein que, curiosamente, reforzó su régimen internamente y, por último, comenzó el crecimiento de Al Qaeda en territorios árabes y el inicio de las bases del mundo contemporáneo. (Foto: Wikipedia)

 

 

Anuncios

5 comentarios en “La Guerra del Golfo

  1. Mon dijo:

    Tengo muy frescos aquellos días. Por aquel entonces todavía tardaría en popularizarse Internet, pero por suerte, disponíamos de la radio en Onda Corta. Y gracias a eso y a la casualidad de dedicarme a grabar lo que estimaba interesante, he podido reunir pasados los años, algunos fragmentos de audio de aquellas madrugadas que hoy ya son historia y que dividí en cuatro partes.

    Si a alguien le resultan interesantes, estos son los enlaces: 🙂

    1.- http://www.blogdemon.eu/nibble/post/25-anos-de-la-1-guerra-del-golfo-1/
    2.- http://www.blogdemon.eu/nibble/post/25-anos-de-la-1-guerra-del-golfo-2/
    3.- http://www.blogdemon.eu/nibble/post/25-anos-de-la-1-guerra-del-golfo-3/
    4.- http://www.blogdemon.eu/nibble/post/25-anos-de-la-1-guerra-del-golfo-4/

    Por otro lado, recordar que en la época de Saddam Hussein, Radio Bagdad tenía emisiones en español por Onda Corta, que evidentemente, también son historia. Aquí tengo una grabación que hice por aquella época:

    http://www.blogdemon.eu/nibble/post/radio-bagdad-irak-en-la-epoca-de-sadam-hussein/

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s