La masacre de Haditha

Lo más duro de la guerra de Iraq no fueron los combates entre la coalición liderada por Estados Unidos y las fuerzas iraquíes sino que la mayor cantidad de muertes se produjo durante la postguerra que enfrentó a los ejércitos ocupantes con las diferentes facciones iraquíes, en guerra entre sí también.

En toda esta espiral de violencia se produjo un caso de violación de las leyes de la guerra y de la prohibición de los castigos colectivos configurados en las Convenciones de Ginebra por la cual no se puede atacar ni hostigar a la población civil no combatiente.

En este caso la matanza fue iniciada cuando una bomba escondida en la carretera estalló asesinando a uno de los soldados de la compañía kilo del 3.er batallón, 1.er regimiento, 1.ª división de marina. Este mismo grupo, dirigido por el sargento Wuterich, no dudó en entrar en la localidad de Haditha, cercana a Ramadi, para represaliar a la población civil de la región debido a que estos no aprobaban la presencia del ejército de los Estados Unidos en su territorio.

Curiosamente el ataque al convoy, según el Derecho Internacional Público, no es calificado como acto terrorista sino como legítima defensa debido a que en el marco del derecho internacional existe el derecho a la defensa del propio territorio atendiendo a los principios de proporcionalidad. En este caso el miliciano iraquí atacó exclusivamente un vehículo militar causando un muerto dentro de un contexto bélico.

Sin embargo, como decíamos arriba, las represalias contra población civil desarmada y no combatiente constituye un delito que viola el derecho internacional público, que es lo que ocurrió en Haditha cuando doce marines del grupo comandado por Wuterich, usando el subterfugio de los registros a las casas en busca de combatientes enemigos comenzaron a ejecutar a los civiles a los que estaban registrando en venganza al ataque recibido, según reportes iraquíes fueron asesinados a modo de ejecución.

Los asesinatos fueron sistemáticos y planificados, costando la vida a 24 personas de las cuales 15 de ellos eran mujeres y niños, la masacre de Haditha fue llevada a cabo el día 19 de noviembre de 2005 y fue totalmente innecesaria.

El problema es que este delito no ha podido ser juzgado por tribunales internacionales debido a que no Estados Unidos no tiene ratificado el tratado que los vincula a la Corte Penal Internacional, por lo tanto el crimen fue juzgado mediante el derecho interno militar por la cual Wuterich fue condenado a noventa días de cárcel, que no cumplió debido a un acuerdo entre sus abogados y la fiscalía, que fue aceptado por el juez militar. Su única sanción fue ser degradado de sargento a soldado raso con la reducción de su sueldo, continuó en el ejército de los Estados Unidos hasta el año 2012. (Foto: Wikipedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s