SouthCom, dominio estadounidense para América Latina

El SouthCom es uno de los nueve comandos con los que Estados Unidos dividió la estructura del mundo para poder, así, hacer efectiva su autoridad a nivel internacional pudiendo diseñar planes de dominio militar a medida de los retos específicos que cada área le supone al sistema de control de Washington.

Este comando abarca la zona de América Latina hasta el Caribe salvo posesiones propias de Estados Unidos o territorios libres asociados como Puerto Rico, que forma parte del control de la autoridad interna de Estados Unidos y, por lo tanto, está fuera de este comando. Su misión es velar por la seguridad del canal de Panamá y zonas aledañas, defensa de los intereses de Estados Unidos en la región y coordinación en materia de seguridad.

Para Estados Unidos la región de América Latina ha sido siempre un quebradero de cabeza por la naturaleza de los sistemas políticos en esta región, particularmente los movimientos nacionalistas de índole proteccionista, los movimientos socialistas clásicos como el sistema cubano, los sandinistas en Nicaragua o los movimientos de izquierda en Chile.

Sin embargo, con el paso del tiempo la llegada de la nueva izquierda latinoamericana preocupó mucho a Washington, particularmente el caso de Hugo Chávez en Venezuela pero también el de Evo Morales en Bolivia, Rafael Correa en Ecuador, Néstor y Cristina Fernandez de Kirchner en Argentina, Daniel Ortega en Nicaragua o Luiz Inácio Lula da Silva y su sucesora Dilma Rousseff en Brasil. Debido a esto una de las labores de la SouthCom es combatir el alzamiento de grupos políticos populistas que supongan un peligro para los intereses geopolíticos de Estados Unidos en la zona.

De hecho la situación, hasta cierto punto, ha podido ser reconducida por Estados Unidos con la llegada al poder de Temer en Brasil, tras la moción de censura que acabó con Rousseff, la llegada al poder de Mauricio Macri tras la derrota de Kirchner o la llegada de Lenín Moreno al poder en Ecuador tras la salida de Rafael Correa. Sin embargo Cuba inició su lenta transformación hacia un modelo más efectivo de gobierno, Venezuela sigue sufriendo por la mala gestión de sus gobernantes y las presiones exteriores, Nicaragua sufre otras protestas graves que nos hace retrotraernos a los duros años ochenta, cuando la CIA financiaba a la contrainsurgencia en Nicaragua con funestos  resultados.

La emancipación, o su proceso, dentro del marco de la libertad y soberanía nacional de los pueblos (con sus obligaciones y responsabilidades) no es respetada por Estados Unidos si eso significa atentar contra sus intereses regionales o económicos en dicho lugar. De ahí que bajo el subterfugio de la “lucha contra movimientos populistas” se esconda toda una declaración de intenciones sobre las constantes injerencias en los asuntos internos de América Latina.

Por otro lado nos encontramos con que la SouthCom no dispone únicamente con su propia estructura sino con una red de adminsitraciones y agencias subsidiarias creadas ex professo para asistir a esta organización pero, también, colabora con agencias de inteligencia, información y con organizaciones militares de Estados Unidos y de ciertos países de la región, concretamente uno de sus grandes aliados en Colombia. De hecho la SouthCom ha llegado a activar la Cuarta Flota Estadounidense (58 años en desuso, desde 1950 hasta 2008, cuando se volvió a activar con una ceremonia en la Estación Naval de Mayport, Jacksonville, Florida) para combatir estos “regímenes” antiestadounidenses cuando en realidad esto es usado como otro subterfugio.

El subterfugio más evidente es que el movimiento de estas tropas y de la fuerza naval de Estados Unidos en las costas latinoamericanas tiene varios niveles, en primer lugar la lucha antidroga, que como explicamos en el artículo Narcoyihadismo es un bien financiero para organizaciones terroristas internacionales pero, también, sirve para contener la presencia de Rusia y China, cuya influencia en América Latina es cada vez mayor, sobre todo por parte de China. De ahí la importancia de realizar una estrategia de contracerco a las rutas comerciales de Pekín con Iberoamérica, sobre todo después de la guerra de sanciones estadounidenses contra China sobre la cuestión de los uigures, que también diseccioné en otro artículo.

800px-Southcom_aor

Teatro de operaciones de la SouthCom

La cuestión es que el Pacífico es la ruta que, desde las costas chinas hasta Iberoamérica, sigue la nueva potencia emergente y la estrategia de Estados Unidos es contener esta influencia que se ha demostrado peligrosa para Washington tras la aprobación del proyecto del Canal de Nicaragua (país que está siendo desestabilizado para impedir que este proyecto entregue la influencia de la región a Pekín). Pero al mismo tiempo, fuentes de inteligencia citan que Hezbollah tiene presencia en la triple frontera entre Argentina, Brasil y Paraguay (que no ha sido demostrada) y su supuesta pertenencia a la cadena de la droga en estas latitudes para financiar su presencia en Oriente Medio (tampoco probada), sin embargo es la perfecta excusa para poder estrechar la presencia militar en la región para intentar contener este grupo armado que, supuestamente, está ahí.

Por otro lado, otra de las funciones de Estados Unidos es luchar contra la pobreza, los desastres naturales y la impunidad del crimen organizado. Sin embargo, la presencia de Estados Unidos en la triple frontera es de vital importancia para controlar una región estratégica a nivel geográfico por su situación pero, al mismo tiempo, apuntala la presencia estadounidense en Paraguay con la base Mariscal Estigarribia para el control del Acuífero del Guaraní (zona de vital importancia estratégica para Estados Unidos debido a la necesidad de poseer esa zona).

Al mismo tiempo la presencia de Estados Unidos en Argentina tiene que ver con la necesidad de poder controlar la región de la Patagonia, como está haciendo Israel con el Plan Andinia, mapear y tener acceso a los recursos alimenticios, energéticos (gas y petróleo), agua potable. Al mismo tiempo también la Patagonia es la antesala de la Antártida, razón por la cual los británicos se mantienen en las Malvinas. El asalto al continente helado dará la ventaja al que esté en mejor posición y adquiera más territorios para explorar.

También la lucha contra el narcotráfico se ha traducido en la coordinación de políticas regionales entre Washington y Bogotá así como la presencia de bases estadounidenses en el país, debido a su posición geográfica tan ventajosa. Esa lucha por parte de Estados Unidos permitió detener al sobrino de Nicolás Maduro (actual Presidente de Venezuela) bajo los cargos de tráfico de drogas y ser procesado en Norteamérica, sin embargo, para Estados Unidos es importante que el flujo de droga no decaiga debido a los beneficios que ciertos grupos financieros logran. Sobre la importancia de la droga en el sistema económico internacional.

Por último otro de los subterfugios es la rapidez de las organizaciones de la SouthCom para acudir a realizar labores de rescate en regiones latinoamericanas que hayan sufrido desastres naturales como el terremoto de Haití del 2010 y otros desastres en Guatemala, Chile o El Salvador.

De todas formas y a pesar de las formas en las que se ha creado este comando, no debemos olvidar que es una organización militar con una serie de organizaciones subsidiarias internas y externas en coordinación con agencias de seguridad y militares de Estados Unidos y de otros países de la zona cuya función consiste en la defensa de los intereses de Estados Unidos a todos los niveles. Desde cuestiones de seguridad política a control de rutas comerciales, contención de influencias nocivas para Washington y lucha contra movimientos antiestadounideses. De hecho, depende del Departamento de Defensa de Estados Unidos y tiene su sede en Miami.

Funcionamiento

  • Cuarta Flota: sin naves asignadas permanentemente, el sistema de esta flota es que cualquier buque de guerra de Estados Unidos pasa a formar parte de esta flota una vez entra en la zona de influencia de la SotuhCom;
  • Personal militar: integrado por más de 1.200 efectivos militares y civiles en representación del Ejército, Armada, Fuerza Aérea, Marines, la Guardia Costera, y varias agencias federales de seguridad e inteligencia;
  • Servicios militares de seguridad formados por: Operaciones Especiales Conjuntas, dos Fuerzas de Tareas Conjuntas, una Joint Interagency Task Force, y las oficinas de Asistencia para la Seguridad.

La SouthCom ejerce su autoridad a través de los comandantes de estos grupos, sin embargo es gobernado por un comandante que desde la Base de Miami dirige las operaciones, en este caso es el Almirante Kurt Tidd. (Foto: Wikipedia)

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s