Las fronteras avanzadas de Rusia

La caída de la URSS hizo que Rusia viera su área de influencia en la Europa Central y Balcánica sensiblemente reducida. La caída del imperio soviético, la reunificación de Alemania, que se constituiría en una nueva potencia económica independiente y pugnaría por hacerse con el control de la Unión Europea, la caída y disolución de Yugoslavia y la expansión hacia el este de la UE y la OTAN amenazaba la preponderancia de Rusia como eje central del mundo eslavo.

Existe un concepto en geopolítica que es la de la frontera avanzada, esto se puede resumir en el establecimiento de una área de influencia en los estados del entorno fronterizo que mantiene alejada de las mismas a una amenaza política o militar estableciendo una zona de seguridad y respuesta.

cropped-35eb7d5bce221d9392feb1e426ba48af-6.jpg

En este caso, en los años noventa, Rusia perdió toda su zona en el mundo eslavo y comunista y se vio ante un grave problema; tenía que abandonar sus pretensiones en el este de Europa para ocuparse de sus problemas internos: inseguridad, inestabilidad, emergencia de mafias, crimen organizado, creación y asalto de una oligarquía postsoviética a todos los bienes del estado, enriquecimiento de una élite económica liberal que pretendía controlar el país y una Guerra Civil en Chechenia e intervenciones en Tayikistán.

La Guerra de los Balcanes supuso otro trauma ya que la pretensión de apoyarse sobre los comunistas y establecer una alianza entre estados se vino abajo con la guerra y disolución de la misma ¿la única opción superado y derrotado el comunismo en esa zona? una alianza paneslava y panortodoxa con el único pueblo eslavo que había sido y seguía siendo hermano menor de Rusia y se veía como su protegido: Serbia. Sin embargo occidente, al conocer esta posibilidad de sostenimiento de una influencia residual rusa en la zona, se encargó de atacar Serbia.

Los serbios se vieron sobrepasados militarmente con la intervención de la OTAN, la persecución de sus líderes político-militares, la imposibilidad de unir a todos los serbios étnicos en un gran estado con la unión de Sprska (en Bosnia) y Krajina (en Croacia); es más, vio seccionado su territorio con la independencia de Montenegro y de Kosovo con el apoyo de Estados Unidos y la Unión Europea que expandían la OTAN y su influencia en los Balcanes apoyándose en los eslovenos y croatas, por un lado, y en bosniacos musulmanes, albaneses y montenegrinos.

Mientras Yugoslavia y lo que quedaba del mismo, Serbia, se deshacía como una opción de frontera avanzada rusa en los Balcanes lo mismo ocurría con República Checa y Eslovaquia que, poco después, entrarían en la Unión Europea; República Checa ahondaba en su acercamiento a Occidente firmando un acuerdo de defensa con Estados Unidos en 2008 a lo que Rusia amenazó directamente con respuestas si se desplegaban ahí los escudos antimisiles.

En el Báltico Rusia lo perdió todo: Estonia, Letonia y Lituania, independientes desde 1991 en 2004 entraron las tres en la Unión Europea y en la OTAN llegando la organización a situarse en la misma frontera de Rusia. Estas pequeñas repúblicas son destinatarias de ayudas económicas, programas militares, de inteligencia y tienen una alta tasa de despliegue de tropas de la Alianza Atlántica en su territorio. Además son fuertemente europeístas y antirusas. De hecho en 2019 Rusia denunció persecución por parte del gobierno de Estonia contra los rusos étnicos en el país.

En el mar Negro la cosa no fue mejor, tras la caída del comunismo en Bulgaria y Rumanía y su entrada en la Unión Europea la situación hizo salir a Rusia de las latitudes del oeste de la cuenca de este mar, de hecho Estados Unidos, que tiene tropas desplegadas en la base rumana Mihail Kogalniceanu, solicitó el aumento de sus tropas en el área costera del país en 2014.

Países como Hungría, Polonia o Moldavia este último país con un grave conflicto entre eslavos y rumanos que dividió el país en dos, en las regiones eslavas de Moldavia (Transnistria) es uno de los pocos lugares donde Rusia tiene bases en el extranjero. Sin embargo estos países mantienen relaciones comerciales con Rusia y una política normalizada, en principio, a pesar de las tensiones que sacuden la zona.

A pesar de formar parte de la Unión Europea y de la OTAN, la crisis económica unida a las directivas sociales sobre cuestiones relativas a la revolución cultural propugnada por la ONU y refrendada por la Unión Europea como la homosexualidad, el aborto, la inmigración masiva o la eutanasia han creado un clima hostil en estas regiones postsoviética que no han podido ser capitalizada por Rusia sino que ha visto el nacimiento de organizaciones regionales dentro de la UE como la “Iniciativa Tres Mares” que busca establecer un espacio económico, social y de infraestructura en la región pero con un fuerte vínculo con Estados Unidos y antirusa además de la Organización Visegrado, antirusa, anticomunista y antiprogresista europea que estructura y defiende el modelo ideológico de la región.

Vladimir_Putin_(2018-03-19)

Las fronteras avanzadas de Rusia en Europa central, su espacio de influencia basado en la continuidad histórica, en la etnicidad eslava y en la religión ortodoxa está dominada por élites gobernantes liberales y demócratas cercanas a Bruselas y Washington, por lo que la influencia rusa en la zona es residual y las fronteras avanzadas de Rusia en la zona están perdidas de la misma forma que en los Balcanes o el Báltico.

El único país leal a Rusia en la zona es Bielorrusia y su Presidente Lukashenko. Por otro esta zona, conflictiva, se ha visto de nuevo al rojo vivo con el conflicto de Ucrania, que ya se estaba gestando desde hacía años con la pugna entre Moscú y Washington por Kiev. Y es que Ucrania, con sus riquezas mineras y agropecuaria es una pieza estratégica en este entramado y la tensión política entre las élites liberales, los ultranacionalistas ucranianos y los rusos étnicos del este y Crimea auguraban un problema estructural en un país escindido.

De hecho las tensiones vivieron picos tan rocambolescas como el intento de asesinato por envenenamiento del presidente Viktor Yushenko por sus políticas occidentalistas, esto reforzó su candidatura que acabó avalándola con una alianza pro-occidental entre Yuschenko del Bloque Nuestra Ucrania y Yulia Timoshenko del Bloque Batkivshchina que cayó frente a Yanukovich que deshizo los acuerdos a los que Ucrania había llegado con Estados Unidos y la Unión Europea y que tenía como objetivo el ingreso de Ucrania en la Unión y en la OTAN lo cual era intolerable para Rusia.

La victoria de Yanukocih, proruso, deshizo los acuerdos generando una oleada de protestas que acabaron en choques entre ucranianos y rusos de Ucrania, intentos de asalto y disturbios graves y en la subsiguiente guerra civil, el auge de señores de la guerra en el este y centro de Ucrania que luchaban en las regiones de Donetsk y Lugans, reconvertidas en Novorussia, Crimea entraba a formar parte de la Federación Rusia mediante referendum (Crimea era de Rusia hasta los años sesenta cuando Jrusov la entregó a la RSS de Ucrania ergo su población era rusa y añoraba volver a su país).

Sin embargo la brecha, ya convertida en abierta guerra, afectó también a la estructura de la Iglesia Ortodoxa que en Ucrania pertenecía en principio al Patriarcado de Moscú, que era visto como un agente vehicular de influencia rusa en su territorio por lo que nació una cismática Iglesia Ortodoxa Ucraniana – Patriarcado de Kiev (administrativamente cismática aunque teológicamente ortodoxa) y que no recibió el reconocimiento del derecho de separación por parte de Bartolomé I hasta el 2019.

El resultado de la guerra fue la ruptura espiritual, administrativa y étnica de Ucrania en dos países enfrentados siendo Novorussia un estado tapón (como Bielorrusia) que protege las fronteras de Rusia de la influencia de la Unión Europea y la OTAN y la integración de Crimea, de nuevo, en territorio ruso por lo que las fronteras avanzadas de Rusia en el centro de Europa pasaron de Alemania y Austria en 1989 a Bielorrusia y Novorussia en el centro – sur este de Europa mientras que en el noroeste de Europa la Unión Europea y la OTAN (su gran enemigo) están acuartelados en los límites de Rusia. (Foto: Wikipedia)

Por Koldo Salazar López

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s