Chechenia, el conflicto olvidado

Chechenia suena como el eco de un conflicto lejano. El conflicto, que se encuentra sumido en una nebulosa de inexactitudes, ideas preconcebidas o desinformación por el escaso interés que Occidente, véase Europa y los Estados Unidos, a mostrado por el citado conflicto, que parece ser solo es un accidente histórico contemporáneo, algo así como una rara sucesión de actos en un lugar extraño, lejano y casi mítico. Rusia aún suena extraña y amenazante por la constante desinformación, injurias y clichés heredados del pasado.

El enorme peso de la URSS

Unido al bombardeo constante sobre los motivos que llevó a su disolución de la noche a la mañana y que dejó una decena de estados neonatos en un continente muy viejo y lleno de historias.

Europa ha vivido todo tipo de guerras, ya sea por proximidad geográfica, ideológica o por algún interés mercantilista, Chechenia, que nace como un conflicto heredado de la caída del bloque comunista. Es una guerra que nos resulta muy ajena, como si ese conflicto únicamente afectara a la no menos desconocida región del Cáucaso. Pero hoy los conflictos, en un mundo globalizado, amenazan siempre con internacionalizarse.

La caída de la Unión Soviética

Es el punto de partida donde todo comienza se produce cuando, para evitar que la economía soviética siguiera estancada y en principio de recesión, se decidió, por parte del entonces líder soviético, Gobachov, iniciar un proceso de apertura política (Glasnost) y una reestructuración económica (Perestroika) para estimular el desarrollo económico de la URSS y evitar una crisis económica. Dicha liberación política permitió la formación de nuevos partidos que generaron una ola de nacionalismos en un país multiétnico, multicultural y multireligioso como era la URSS, eso llevó a que aparecieran disturbios nacionalistas y revoluciones regionales en 1989.

Amparados en las leyes de libertad política los territorios aliados de la URSS presionaban a Gorbachov para que aumentara la libertad, democracia y las autonomías regionales. Aquellos territorios que habían obtenido autonomía comenzaron a emitir leyes que restringían el poder de Moscú sobre sus áreas. En 1991 dicha situación de desgobierno llevó a un golpe de estado por parte de cierta sección del ejército y de la antigua KGB, que tenían como objetivo volver al centralismo soviético. Dicho golpe de estado fue sofocado por un Boris Yeltsin que comandó al pueblo en una agitación popular para evitar que el golpe se terminara de llevarse a cabo.

y9GgT364rwY

Boris Yeltsin, Presidente de Rusia durante la Primera Guerra Chechena

El temor de que se produjera una involución

En todo lo relativo al proceso revolucionario y la impotencia de Gorbachov, que se veía incapaz de mantener y dirigir un país que se le iba de las manos, llevó a que varios presidentes de países soviéticos como Rusia, Bielorrusia y Ucrania decidieran, en una reunión secreta realizada el 22 de diciembre de 1991, disolver la URSS, que dejó de existir un día 25 de Diciembre de ese mismo año. En aquellas fechas y para no perder su silla de miembro permanente del consejo de seguridad de la ONU, Rusia declaró que era la heredera directa de la extinta URSS por lo que conservó su puesto, su influencia y su poder en el teatro internacional.

Mientras esto sucedía, en el Cáucaso los acontecimientos también eran muy delicados, la República Autónoma Socialista Soviética Checheno-Inguskhaya se disolvió y, en septiembre de 1991, el gobierno del citado territorio dimitió en pleno debido a las presiones del antiguo General de la Fuerza Aérea Soviética Dzohar Dudayev y su partido nacionalista Consejo Nacional del pueblo Checheno, que tomaron el control de todo el país.

Pocas semanas después Dudayev consiguió el apoyo popular de los chechenos para convertirse en presidente, proclamando de manera unilateral la independencia de Rusia. Boris Yeltsin, por aquel entonces presidente de Rusia, envió tropas a la República de Chechenia pero debido a la coyuntura del momento tuvieron que retirarse cuando en el aeropuerto de Grozny fueron rodeados por milicianos Chechenos. En 1992 Ingushetia se separó de Chechenia e ingresó como República Federeal de Rusia mientras Chechenia seguía siendo un estado independiente de facto que promulgó su independencia formal por el nuevo parlamento Checheno en el año 1993.

La situación llevo a que miles de rusos y residentes no chechenos en el territorio fueran perseguidos y tuvieran que abandonar el país por las represalias que se llevaron a cabo. Al poco tiempo de aquello la industria comenzó su declive y la producción cayó en picado comenzando la crisis Chechena. Aquella historia que comenzó en 1991 desencadenó dos guerras, la primera de 1994 a 1995 y la segunda de 1999 a 2009 en las cuales Rusia intentó volver a tomar el territorio.

El conflicto, que aun hoy sigue vivo pero mutado en forma de terrorismo o pequeñas escaramuzas de grupos guerrilleros, ha ido degenerando hasta enquistarse en una contienda perversa entre unos y otros. Mientras Yeltsin luchaba contra el yihadismo en Tadjikistán, dentro del territorio se producía uno de los conflictos más determinantes para Rusia.

Las Repúblicas Autónomas de Chechenia y Tartaristán se negaron a firmar el acuerdo de la Federación Rusa en 1992 para integrarse dentro del país, ambos pueblos musulmanes poseen increíbles reservas petroleras en sus territorios. En 1994 Rusia logró alcanzar un acuerdo de gobernabilidad con los tártaros, que se unieron sin más problemas a Rusia. Los chechenos se negarían en rotundo. En 1991 el Congreso Nacional del Pueblo Checheno asesinó al jefe del PCUS en Chechenia, Vitali Kutsenko, en un claro desafío a la soberanía rusa en el territorio. Al mismo tiempo que Dzhojar Dudáyev logró el apoyo popular para ocupar la Presidencia y hacerse con la administración.

Boris Yeltsin inició una campaña militar a fin de doblegar a los chechenos y reintegrarlos en el territorio de la Federación Rusa. Debemos entender que Rusia es un mosaico de grupos étnicos y nacionalidades y permitir que chechenia se independizara podría provocar una ola de sentimientos independentistas que destruyeran desde dentro el estado ruso.

El objetivo militar de Yeltsin fue lograr una campaña rápida, confiando en el poderío militar frente a los guerrilleros, pero su plan fracasó cuando en lugar de enviar soldados profesionales, el presidente ruso ordenó una leva de soldados locales que una vez armados y entrenados desertaron al bando separatista. La campaña pretendía ser quirúrgica, pero se reveló como un auténtico fracaso cuando los chechenos, que conocían el terreno y tenían el apoyo del pueblo, crearon toda una red de contactos y bases que les permitió hacer auténticas masacres entre el ejercito ruso, desmoralizado y en una guerra con muy poca popularidad.

El pueblo ruso veía a los chechenos como delincuentes y mafiosos y la opinión pública se preguntó si no era mejor dejarles independizarse a fin de encerrarlos en un territorio y no integrarlos por la fuerza en Rusia dándoles libre movimiento por todo el territorio para hacer sus fechorías. Eso afectó gravemente al ejercito, ya que frente al poco apoyo popular a la guerra se encontraban en una clara inferioridad táctica frente a un enemigo peor armado y entrenado, pero que contaba con el apoyos en el terreno y con multitud de voluntarios llegados de muchos lugares.

Frente a los independentistas laicos socialistas chechenos comenzaron a aparecer sujetos de clara ideología radical yihadista como Samil Basayev (checheno) o el saudí Ibn al Jattab. Si bien la Primera Guerra Chechena tuvo un componente nacionalista frente Rusia, la Segunda Guerra de Chechenia se vería bajo la dialéctica yihadista de cristianos contra musulmanes.

En 1996, después de casi dos años de guerras, el ejercito ruso fue totalmente incapaz de contener y desactivar las revueltas tanto en el ámbito urbano como en las zonas rurales, además se sucedieron varios combates en Ingusetia y Osetia del Norte. Frente al gasto militar debemos entender el gasto económico a la hora de ubicar a toda una serie de refugiados de la Guerra de Chechenia que huían a zona rusa (como refugiados internos) o que se refugiaban en la vecina Georgia, al sur. La única victoria rusa llegaría con el asesino de Dudáyev en 1996.

Este año fue vital en el conflicto ya que frente a un nuevo colapso económico y al estancamiento de una guerra que debía de ser rápida, las elecciones de ese año afectaban a la continuidad de Yeltsin en el poder, de modo que Aleksandr Lébed, asesor de seguridad nacional de Yeltsin, se reunión con los rebeldes y firmaron un acuerdo de cese al fuego. En Mayo de 1997 se firmó la paz.

Rusia, agotada económicamente, había puesto fin a un conflicto sumamente impopular que no había aportado nada más que muerte y destrucción en la República de Chechenia, Grozhni (la capital) quedó reducida a escombros, miles de refugiados internos, 5.500 soldados rusos y 73.000 chechenos murieron en la guerra. Chechenia se mantuvo independiente de facto hasta 1999, pero en el periodo de tres años, desde 1996 hasta 1999 se abrirá paso entre los chechenos, con apoyo de Arabia Saudí y Afganistán, toda la corriente islamista internacional que establecerá un Emirato en el Cáucaso y será uno de los puntos fuertes de Al Qaeda en Europa oriental.

Evstafiev-chechnya-prayer3

Checheno reza durante la primera guerra de chechenia (Wikipedia)

Sangre en el Cáucaso, segunda guerra

Aquí veremos la evolución de la opinión y la política rusa, de las posiciones nacionalistas en Chechenia y analizaremos la influencia islamista, que cambiará la naturaleza del conflicto.

1997

Se ha firmado el tratado de paz por el cual Rusia se retira de Chechenia y esta queda como un estado independiente. El gobierno Ruso no otorgó apoyos a los nuevos dirigentes del país ni pagó una sola ayuda económica como compensación de guerra, aparte no se estableció un plan de reconstrucción social, económica ni de infraestructura.

Especialmente llamativa es la inoperancia de la ONU que dejó abandonados a los Chechenos, ya que para la organización internacional este conflicto era una cuestión interna, otros estados decidieron inhibirse aplicando la resolución 1514 en el punto de no intervención en los asuntos internos.

La región, que quedó devastada, pudo sobrevivir mediante la agricultura de subsistencia, sin ninguna industria, ya que esta había sido destruida durante la guerra en el marco de operaciones militares y de destrucción estratégicas. El estado quedó totalmente destruido y sin opción a reparación debido a la incapacidad del gobierno central, compuesto por paramilitares que no tenían medios para sacar adelante el estado.

La nueva Chechenia

Controlado por auténticos señores de la guerra que jugarían papeles muy importantes en los futuros acontecimientos, en ese momento se expandieron las visiones mas rigoristas del Islam en Chechenia, creándose una autentica milicia Wahabista fruto de la importación de ideas radicales desde puntos de Oriente Medio y lejano Oriente, como Afganistán aunque el verdadero foco Yihadista provenía de Arabia Saudí y su importador era el comandante saudí Ibn Al Jattab, jefe de las milicias internacionales que combatían en Chechenia..

Los islamistas radicales, que pretendían establecer la sharia en Chechenia, se escapaban del control de un gobierno débil y de unos señores de la guerra que controlaban grandes extensiones de terreno con hombres a su servicio. Todo ello conllevó la inquietud de la sociedad civil que temía la deriva que estaba tomando el país con la proliferación de mafias locales al servicio de señores de la guerra y el aumento de salafistas, wahabistas y milicianos radicales que imponían una visión extrema del Islam.

Aunque aún no habían monopolizado el sentimiento nacionalista, esta visión rigorista del Islam incomodaba al pueblo checheno que por su idiosincrasia y tradiciones sufíes no veían con buenos ojos esta influencia islámica radical.

Todo esto sucedía bajo la atenta mirada de un Moscú que alentaba toda esta situación con el único fin de ir segando y dificultando al débil gobierno central de Másjadov. Chechenia era un estado fallido y Rusia se encontraba en una situación insoportable, el gobierno de Yeltsin pasaba por sus peores horas.

14721846535_cfe780efd5_k

Vladimir Putin, Presidente de Rusia durante la Segunda Guerra Chechena

Constantes escaramuzas fronterizas

Grupúsculos rebeldes y el ejército ruso combatían a diario en pequeñas escaramuzas, hasta que se traspasó la línea roja.

El 5 Agosto de 1999

El señor de la guerra Shamil Basayev y el comandante de las brigadas de voluntarios musulmanes, el saudita Ibn Al-Khattab, con mercenarios bosnios, turcos y afganos invadieron la vecina Daguestán, territorio perteneciente a Rusia. En ese momento se evidenció la grave amenaza que suponía una Chechenia libre para los intereses territoriales de Rusia en el Cáucaso.

Inmediatamente las fuerzas del país eslavo, en una serie de campañas dirigida por Viktor Kazantsev, lograron expulsar a los milicianos del territorio ruso de forma definitiva el día 28 de septiembre. El conflicto se saldó con una contundente victoria rusa que tuvo como consecuencia la muerte de 1.000 rebeldes y según información oficial 59 muertos y 200 heridos rusos, aparte 10.000 desplazados.

La invasión a Daguestán fue usada como Casus Belli por el gobierno ruso, que planificó una ofensiva contra Chechenia. Mientras esto se producía en un complejo escenario político nacional e internacional, hacia apenas unas semanas que Yeltsin había designado a su primer ministro y sucesor. Un desconocido Vladimir Putin.

La ofensiva comienza el 26 de agosto de 1999

El ejercito ruso había aprendido de la Primera Guerra de Chechenia, por lo que desplegó unidades en Daguestán para evitar incursiones enemigas en su territorio. Varios lideres nacionalistas, como el caso de los Kadirov y de Said Magomed Kakiyev que llegó a establecer una alianza con lideres chechenos que habían abandonado las aspiraciones independentistas, se pasaron al bando ruso siendo acusados de traidores por las milicias.

Rápidamente Putin explicó que la política de la guerra era reincorporar el territorio emancipado a Rusia, es decir, anular el tratado de Kasar Yurt. Rápidamente los señores de la guerra que seguían apoyando la independencia ocuparon puestos para defender la zona.

La guerra

Rusia se apoyo en el comienzo de en el fuego aéreo y decidieron barrer la resistencia mientras penetraban en el territorio, ocupaban las ciudades devastadas, evacuando a los civiles. Poco antes de navidad Rusia puso cerco a un Grozhni destruido aunque defendido por las tropas de Ruslan Gelayev, señor de la guerra que comando la defensa de la ciudad. La batalla de Grozni duró un mes, (diciembre 1999- febrero de 2000) el general Ruso Anatoly Kashnin espero la retirada de los civiles antes de comenzar el asalto, la vanguardia de las tropas rusas estaba formada por los milicianos chechenos pro-rusos, que fueron masacrados.

Al poco tiempo el cerco se estrechó y las fuerzas rebeldes se retiraron, quedando pequeños reductos de insurgentes que, ayudados por la policía chechena, resistieron entre la población civil los ataques de las Fuerzas Especiales Rusas hasta que la resistencia fue desactivada y la ciudad completamente tomada, el saqueo y el pillaje por parte de las tropas rusas no se hizo esperar.

Los rebeldes se retiran

Se retiraron a las montañas del sur. Mientras se retiraban otros señores de la guerra chechenos como Movladi Baisarov ordenaba el asesinato y torturas de miles de civiles por supuesta colaboración con Rusia. Los rebeldes habían huido y la capital estaba en manos rusas, pero aun quedaba un basto territorio al sur de chechenia en manos de la resistencia, por lo que dentro del marco de operaciones relámpago se inicio una nueva campaña que se desarrollo entre los días 29 de febrero y 1 de marzo de 2000.

ea7beef5-7b24-44a2-8eb9-7d5f3b0542e5__chechnya_war_abel_232

Tropas Spetsnaz en Chechenia

La batalla por la altura 776

Esa batalla se produjo por el control de la garganta del río Argun, las unidades chechenas se retiraban a su santuario de las montañas del Cáucaso sur cuando se vieron asaltados por fuerzas rusas que trataban de cerrarles el paso y capturarles. Las fuerzas rusas eran una compañía de paracaidistas que quedaron aislados en las montañas, pero aún así trataron de evitar la retirada de las fuerzas enemigas.

La batalla acabó con una terrible derrota de los soldados eslavos, por los chechenos, que junto con los muyaidines fueron guiados bajo el mando de Ibn Al-Jattab (muerto por el FSB en 2002), vencieron y asesinaron a los rusos pertrechándose con el armamento incautado. Los milicianos eran muy superiores a las fuerzas rusas de las cuales solo 6 soldados lograron sobrevivir. El camino estaba abierto y los rebeldes podían retirarse al sur sin problemas.

Mientras todo esto sucedía el conflicto era bien visto por la opinión publica rusa y por la oposición al gobierno salvo el partido Yábloko, la población rusa había salido del trauma de la disolución de la URSS y de la perdida de poder internacional. Rusia volvía a ser importante, su influencia y la mejora de su economía restablecía un orgullo nacional y un auge del nacionalismo que permitió que Vladimir Putin usara tanto el sentimiento nacionalista como el resultado de la guerra para vencer en las elecciones de forma contundente.

El Kremlin se beneficiaba de una guerra que habían vencido de forma contundente y con poder real sobre el territorio con el establecimiento de una administración pro-rusa liderada por el antiguo líder separatista Ahmad Kadyrov (asesinado en 2004) designado por Putin como presidente de la Republica Rusa de Chechenia en Mayo de 2000.

En esta guerra se puede observar el uso político para fortalecer el gobierno de un Putin desconocido hasta la evolución de la idea del pueblo ruso sobre la guerra y Chechenia siendo, en cambio, lo mas importante la deriva fundamentalista islámica por parte de los guerrilleros, que era inexistente en las primeras etapas de la guerra cuando existía una simetría de combate. Con la destrucción del aparato guerrillero este tuvo que transformarse y, aunque aún son capaces de realizar incursiones militares, han ido mutando hasta convertirse en grupos terroristas.

La evolución hacia el yihadismo

Cuando Chechenia, tras la Segunda Guerra del Cáucaso, fue reincorporada a la Federación Rusa en los inicios de la primera legislatura de Vladimir Putin. Éste y Boris Yeltsin no dudaron en establecer un marco jurídico especial para la zona de Chechenia, el famoso régimen antiterrorista que consistía en asegurar la paz en la región a costa de detenciones, toques de queda, controles, prohibición de prensa, escuchas telefónicas y un largo etc…Frente a esa situación las brigadas y los grupos guerrilleros se ocultaron en las zonas montañosas del Cáucaso norte, muy cerca de la frontera con Georgia, motivo por el cual Rusia acabaría acusando a Georgia de dar cobertura a los separatistas.

La nueva Chechenia

El nuevo Status de la región era la de una República Federal Rusa gobernada con mano de hierro por Ahmat Kadyrov un ex líder separatista checheno que cambió de bando al intuir el giro yihadista de la causa nacional. Kadyrov, que fue asesinado en un ataque terrorista en 2005, controló la región con el beneplácito de alto establishment Ruso.

Yihadismo

El agente del wahabismo en Chechena era el comandante Ibn Al-Jatab, de nacionalidad árabe-saudí, dirigía las brigadas internacionales y gestionó la llamada a la yihad chechena. Con el tiempo logró fagocitar a los grupos laicos nacionalistas al hacerles ver el potencial de la Yihad.

Mientras Al-Jatab iba transformando la guerrilla derrotada en grupos terroristas y los preparaba para infiltrarse por todo el territorio de la federación un nuevo enemigo se alzaba contra Rusia. Doku Umarov, el Bin Laden de los rusos, líder de lo que quedaba de los independentistas y jefe de los terroristas, se hizo autoproclamar primer Emir del Cáucaso.

Estados Unidos aprovechó esta situación para ayudar a los nacionalistas chechenos entregándoles armas y financiación para debilitar a una frágil Rusia y tratar de ganar influencia en la región. Tal vez por eso la importancia del saudí Ibn Al-Jatab, Arabia usa el wahabismo y el salafismo para ganar peso internacional e influencia y, siendo como es, un estrecho aliado y colaborador de Estados Unidos no sería extraño pensar que Ibn Al Jatab actuara en colaboración con el gobierno saudí para hacer aumentar la influencia de Washington en una zona estratégica donde no tenia apenas presencia.

photolenta_1024

Militares ruso-chechenos con el Primer Ministro Dimitri Medvedev

El 11S lo cambia todo

Después del atentado del 11S La Casa Blanca ya no sentía ningún tipo de simpatía por la causa chechena y menos aun descubriendo que brigadas yihadistas chechenas luchaban en Afganistán a favor de los talibanes.

La guerra global contra el terrorismo vino muy bien a Rusia ya que podía justificar el asesinato de los lideres independentistas chechenos y sus actuaciones militares, a veces desproporcionadas, por lo que con el apoyo de los Estados Unidos Rusia comenzó la caza de los lideres rebeldes a través de los Spetsnaz y el ejercito regular.

Entre los años 2000-2006, los separatistas perdieron a casi todos sus comandantes

Debido a estos reveses los grupos se tornaron comandos terroristas y se esparcieron por el territorio de la Federación Rusa para realizar ataques desde dentro como el secuestro de la escuela de Beslán que se saldó con más de 370 muertos (171 de ellos niños), unos 200 desaparecidos y cientos de heridos. La masacre del teatro Dubrovka de Moscú cuando un comando de 40 a 50 terroristas islámicos secuestró el teatro moscovita repleto de gente, el saldo fue de 39 de los terroristas fueron muertos junto con al menos 129 rehenes (9 extranjeros). O el atentado del aeropuerto de Domodedovo que dejó un saldo de 35 personas muertas y más de 100 heridos.

El sentimiento nacionalista había mutado. Hoy se hace imposible reconocer los patrones originales del movimiento nacionalista al ser fagocitado por las ideas yihadistas y rigoristas del Islam. Ahora es el “Batallón de los Mártires Islámicos Chechenos” los que reivindican la independencia.

El líder de este grupo radical fue Doku Umarov

Este hombre, ingeniero civil, fue un señor de la guerra que luchó en las dos guerras de Chechenia y fue el cabecilla de la nueva resistencia, así como de la reestructuración del terrorismo checheno, asesinado por las fuerzas de seguridad rusas el día 8 de Abril de 2014, se autoproclamó Emir del Cáucaso después de ser nombrado presidente del gobierno de la República Chechena de Ishkeria, república que disolvió para convertirla en un emirato del cual fue líder.

Adaptó la resistencia al nuevo teatro operativo implicando a la vecina Georgia. Un dato muy importante demuestra que la reestructuración de las fuerzas chechenas estaban mas vinculadas a Al Qaeda que al nacionalismo, la creciente preocupación de los países occidentales pudo sentirse en la crisis de la garganta de Pankisi, en la cual tanto las fuerzas rusas como estadounidenses y georgianas desarticularon, en el valle de Pankisi, una célula de Al-Qaeda compuesta por chechenos en la región de Kajeti, en Georgia.

La operación se desarrollo en el 2002-2003

Demuestra una vinculación con los grupos radicales islamistas preocupante por el temor de que las filiales de Al-Qaeda se aliaran con los milicianos y se repitiera la situación afgana, pero esta vez en un lugar demasiado cercano a Europa y en un punto estratégico.

Aun así el clima de impunidad que reinó por parte de las autoridades rusas en chechenia puede contemplarse en el echo de que se produjo una “chechenización” de Rusia en la cual la policía o los militares que habían servido allí al volver a sus territorios o al ser destinados a otros enclaves exportaban el sentimiento de impunidad aplicando medidas desproporcionadamente violentas para casos que no requerían una actuación tan contundente.

La sociedad rusa fue viendo como la situación en aquel territorio se iba empantanando, la ocupación estaba siendo mas virulenta ya que habían baja constantes, de echo la ONU declaró en el año 2003 a Grozny como la ciudad mas destruida de la tierra debido a la acción del ejercito ruso y a los terroristas chechenos que producían atentados diarios en la capital.

Aunque lo mas alarmante para los rusos fue la exportación de la violencia terrorista, la muerte y la guerra no quedaba lejos sino que podía golpear en cualquier momento y en cualquier lugar contagiando a las vecinas Ingusetia y Osetia del norte. Sobre todo en Europa estaban muy preocupadas por la situación de la crisis caucásica. Rusia fue cuestionada en el consejo de Europa perdiendo su derecho al voto hasta que no organizara una comisión de investigación, a lo que el gobierno ruso respondió con un ejercicio de autocrítica y promesa de mejora.

¿Pero, que ocurría en Chechenia?

La administración prorrusa era dirigida por un antiguo mufti separatista Ahmad Kadyrov al que se entrego un poder casi absoluto, llegando a crear incluso un servicio de espionaje y asesinatos propio conocido como Gorets, que ha sido denunciado constantemente por HumanRights Watch y demás organizaciones internacionales, el grupo fue disuelto. El jefe del grupo, Movladi Baisarov, no estaba de acuerdo con la disolución del grupo, desertó de la causa y se retiro para operar como fuerza rebelde en la zona noreste de Chechenia, capturado y llevado a Moscú, fue asesinado por un escuadrón de Kadyrovitas en 2006.

El mayor golpe del terrorismo. Matar a Ahmad Kadyrov

El 9 de mayo de 2004 Ajmat Kadyrov fue asesinado cuando la bomba que se encontraba debajo de su tribuna en un desfile por la victoria de la URSS en la Segunda Guerra Mundial, el artefacto explotó matándole a él, dos guardaespaldas, al presidente del consejo de estado Checheno, un periodista de Reuters y un niño.

Hoy la situación de Chechenia esta normalizada, de hecho en el año 2009 se levantó el estado de sitio que vivía la región al considerar que la guerra contra el terrorismo había terminado, el aeropuerto se volvió a abrir y la afluencia de gente va aumentando. Grozni, la capital, ha sido prácticamente reconstruida. Aunque aún el terrorismo Islamista-Checheno sigue siendo muy virulento se abre una nueva etapa de implica paz social y desarrollo economico.

Chechenia, presente y futuro de una región

Hemos paseado por la política Chechena y su independencia facilitada por Rusia a comienzo de los noventa, hemos sido testigos de la primera guerra y de cómo Chechenia intentó sobrevivir de forma independiente durante tres años, paseamos por los escombros y vimos mutar la resistencia nacionalista en grupos yihadistas. Hemos paseado entre los líderes de la resistencia chechena, señores de la guerra, generales rusos y dos presidentes de la Federación.

¿Que ocurrió después del asesinato de Akhmat Kadyrov?. La muerte de Ahmad Kadyrov generó un antes y un después en la historia chechena. A este le sucedió Alú Aljanov por un periodo de tres años hasta que fue elegido para ese puesto un desconocido Ramzam Kadyrov, hijo del asesinado presidente en 2004.

Ramzan Kadyrov, Primer Ministro

kadyrov

El Presidente Ramzam Kadyrov y los kadyrovsky

Cuando murió en accidente Sergei Abramov, con la aprobación de Putin y el Parlamento checheno, Kadyrov se convertiría en presidente de Chechenia en el año 2007. Aliado indiscutible de Moscú, de etnia chechena y musulmán, ha sabido establecer un plan de desarrollo económico que, con el aval ruso, ha permitido reconstruir la ciudad en apenas cinco años, reabrir el aeropuerto y reestructurar el sistema ferroviario volviendo a activar la producción petrolera.

Mas allá de los planes económicos que ha permitido normalizar la vida de la república Caucásica, la presencia de bandas armadas es numerosa y los secuestros aún se siguen produciendom y en un gran numero, aunque se puede contemplar como estas cifras de delincuencia organizada van descendiendo de forma vertiginosa.

Chechenia, salvo Grozni, sigue siendo un enorme campo arrasado, las indemnizaciones por los daños de la guerra, que ascienden a unos 300.000 rublos por casa (9.500 Dólares) no han sido suficientes para levantar los pueblos vecinos devastados por los combates, es mas, ese dinero no llega ni para las reparaciones de las casas.

Por lo demás, Ramzan Kadyrov se ha convertido en jefe indiscutible del Cáucaso, condecorado con la medalla de Héroe de la Federación Rusa su gobierno se rige por una mezcla de rigorismo islámico, represión de la oposición, distribución vertical del poder y un culto a su personalidad, de hecho lo mas curioso es que Ramzam posee un ejercito privado de 3.000 hombres, los Kadyrovski, que han sido denunciados por el uso de la violencia mas brutal y por violaciones de los derechos humanos, pero en esa región la presencia de tal fuerza que lucha contra los terroristas y pequeños reductos de milicianos han permitido reducir la presencia de tropas Rusas en Chechenia y asegurar la frágil paz social.

La estabilidad de la República de Chechenia

La estabilidad en esta región ha costado muy cara, la población civil tiene mas libertad, la vida se ha hecho soportable pero aun gobierna el miedo, tanto a unos como ha otros. Ramzan Kadyrov considera que la prensa debe estar al servicio del pueblo. De hecho se acusa a sus fuerzas del asesinato de Anna Politkovskaya y demás periodistas que denuncian la brutalidad, la deriva totalitaria y la corrupción de esta república rusa.

Llamativo resulta el hecho de que ha establecido un proceso de islamización del país siguiendo el modelo de Arabia Saudí y aniquilando la singularidad del Islam checheno, de tendencia sufí, Kadyrov, en tal caso, intenta fortalecerse con las monarquías absolutistas del golfo con la intención de acercarse a ellos y cubrirse, pues el temor de un choque con Moscú y el saber que en Occidente es denostado hacen que se refuerce de esta manera buscando apoyo en estos países musulmanes.

La República Rusa de Chechenia esta viviendo una etapa de normalización en el terreno económico y social al nacer una sociedad mas moderna y sin la carga de la guerra, ya que el estado de sitio y de alarma terrorista que limitaban los derechos del pueblo checheno se mantuvo hasta el año 2009, cuando fue derogada.

El nacimiento de una nueva generación que no conoce o no recuerda la guerra, unido a la alta natalidad y el esfuerzo por lograr un desarrollo socioeconómico está permitiendo que las heridas de la guerra se cierren o por lo menos se palien.

La moderna Chechenia

Es producto de su nuevo presidente, joven y con ganas de desarrollar una labor positiva para el conjunto del pueblo checheno, con el beneplácito de Moscú, Ramzan Kadyrov a doblegado a los guerrilleros, asegurado la sociedad chechena, y establecido un plan de desarrollo industrial y económico que permita una correcta actividad socio financiera.

Todo ello con duras criticas contra su forma agresiva y a veces violenta de gobernar, sus violaciones de derechos humanos y las acusaciones de corrupción contra su administración. En todo caso el pueblo checheno ahora esta viviendo uno de sus mejores momentos desde la caída de la URSS.

Con la nueva sociedad chechena, mas preocupada por los avances tecnológicos y por lograr cotas de confortabilidad que les acerquen a occidente en su forma de vida se esta asegurando un presente estable y un futuro prometedor.

Dentro de toda esta situación sólo hay una cosa que logra romper el frágil y lento desarrollo de la región, y es la caída de Al Qaeda y su sustitución por el grupo terrorista Estado Islámico, más peligroso y letal. (Foto: Wikimedia Commons)

Anuncios

Un comentario en “Chechenia, el conflicto olvidado

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s