El Bozkurtlar, los temibles lobos grises turcos

El Bozkurtlar, también llamados Lobos Grises, son una organización paramilitar y política creada por el coronel Alparslan Turkes en 1968 y vinculada al Partido del Movimiento Nacionalista. A pesar de su mala fama, sus integrantes llaman al Bozkurtlar con el nombre de Ülkü Ocakları Eğitim ve Kültür Vakfı (Fundación Educativa y Cultural de Clubes Idealistas).

La ideología, sin embargo, es profundamente compleja ya que aúna el nacionalismo turco con el racismo turanio por lo que dentro de un estado escindido como Turquía, la presencia de los Lobos Grises ha generado graves problemas, especialmente con los kurdos y los alevíes. Su visión social se basa en el hecho diferencial de turcos étnicos (türk) frente a los turcos por nacionalidad (türkiyeli). De hecho este debate coleó hasta la primera década del 2000.

Sin embargo será su ideología ultranacionalista, su antiarmenismo, antihelenismo y anticomunismo lo que dará un gran impulso al movimiento como parte de escuadrones de combate bajo mando militar y del estado profundo turco aliado a la OTAN, especialmente en los años setenta y ochenta, donde la violencia étnica e ideológica atenazó al país y provocó el golpe de estado de 1980.

En este contexto de tensión internacional, gravísima crisis económica y masacres constantes de las cuales los Lobos Grises serían el eje central de la violencia con miles de asesinatos de intelectuales, periodistas, activistas de izquierdas y estudiantes. Fueron los responsables de la masacre de la Plaza Taksim en 1977, de la Masacre de Maras de 1978 cuando grupos de paramilitares Bozkurtlar tomaron el pueblo de Maras y ejecutaron a más de cien alevíes aunque su ataque más famoso será el intento de asesinato contra el Papa Juan Pablo II en 1981. En 1996 fueron asesinados por los Lobos Grises el refugiado grecochipriota Tassos Isaac durante una manifestación en la zona verde de Chipre y el periodista turcochipriota Kutlu Adali por criticar la influencia determinante de Turquía sobre la República Turca del Norte de Chipre.

Sin embargo, este grupo terrorista que sembró el terror contaba con el apoyo del estado profundo turco como elemento base para contener a los grupos de izquierda a través de sus acciones militares pero también por su papel como dinamizador y servicio de inteligencia y operaciones especiales paralelo en sus tratos con la contraguerrilla y especialmente en su lucha contra el PKK kurdo de Mustafá Oçalan.

Esto servía también a los intereses de la OTAN en Turquía, intereses que pasaban por establecer una red internacional de ejércitos paralelos a los ejércitos regulares que fueran capaces de luchar contra una eventual guerra contra la URSS, en este caso puede ser que el Bozkurtlar sea el mejor grupo de la Operación Gladio.

Frente a esto, el gobierno de Suleyman Demirel no podía actuar. Con un parlamento atenazado y sin capacidad de reacción, con unas fuerzas armadas en contra del gobierno de Demirel y una sociedad turca aterrorizada por las masacres, asesinatos y actos terroristas de diferentes actores, desde los servicios de inteligencia y desde los conspiradores que comenzaron a tramar el Golpe de Estado de 1980, el Bozkurtlar sería promocionado y exaltado.

Esto provocó que cuando Kenan Evren depuso a Suleyman Demirel del gobierno y socialmente el régimen fuera aceptado como la única forma de restaurar la estabilidad del país con el poder que el ejército tenía de defender al país y la constitución desde los tiempos de Mustafá Kemal Ataturk, la sociedad turca aceptara el golpe, aunque desde la izquierda y sectores liberales fuera mal visto.

Sin embargo, una vez logrado el poder y se impuso el modelo militar en Turquía, rápidamente el Bozkurtlar fue desechado. Las 1700 sucursales de los Lobos Grises fueron clausuradas, el movimiento fue prescrito y los 200.000 miembros y el millón de simpatizantes vieron como su organización antaño poderosa y temida se deshacía.

Sin embargo esto no fue el fin de los Lobos Grises. En sus tratos políticos, militares y sus vinculaciones con los servicios de inteligencia y la mafia turca pudo dedicarse a repensar su ideología durante los ochenta. En ese periodo el turanismo radical de los Lobos Grises, que en muchos casos era como mínimo paganizante y en otros casos sus miembros abandonaban el Islam para convertirse al Tengrianismo, la religión ancestral turca, ya que en su concepción racial purista eran, también, puristas a nivel cultural y religioso lo que implicaba deshacerse de cualquier herencia no turca y eso implicaba también la religión.

Sin embargo en los años ochenta, y en paralelo al movimiento ideológico de Evren, los Lobos Grises adoptaron una versión túrquica del Islam como movimiento político para lograr captar electores para las elecciones y no ser vistos como una rara avis que transmitiera poca confianza, sin embargo la carga religiosa de los Bozkurtlar es secundaria, por no decir residual, y se reduce a elementos populares para sostener su influencia social ya que el grueso de su ideología es ultranacionalista y racista por lo que, al mismo tiempo, no tienen voluntad de imperio.

Será la caída de la URSS la que llevaría al Bozkurtlar a un nuevo nivel. Si el objetivo era que el poder de Turquía fuera túrquico en lo racial, lingüístico y cultural y ultranacionalista en lo político y diplomático (con una defensa muy avanzada), la aparición de decenas de estados túrquicos postsoviéticos confusos que abandonaban el socialismo pero no sabían si eran capitalistas, liberales y demócratas, o si el modelo debía de ser mixto socialista y capitalista, si deberían tender al islamismo o al nacionalismo puro y duro, el Bozkurtlar a través de su ideología y su retórica cultural túrquica, se expandió como la pólvora al Centro de Asia, senda que más tarde seguiría Abdullah Gül, Ahmet Davotoglu y Erdogan.

En este momento, entrados en los noventa, el punto básico de influencia del Bozkurtlar y con ellos el estado profundo turco será especialmente Azerbaiyán y el norte del Cáucaso. Zonas muy conflictivas. Mientras que en el Cáucaso norte habían estallado tres guerras: la de Chechenia, Abjasia y Osetia del Sur, en el Cáucaso sur se estaba luchando en Nagorno Karabaj.

Los Lobos Grises entrarían en la guerra y serán derrotados con el grueso del ejército azerí a manos de los armenios. Sin embargo, tras el Golpe de Estado que depuso a Abalfazl Elchibey frente a Heydar Aliyev en 1993. Elchibey, profundamente proturco, al ser derrocado por Aliyev proruso y con buenas relaciones con Occidente gteneró una gran tensión en Turquía, que se puso a trabajar para iniciar un golpe de estado que acabara con Aliyev. El golpe sería llevado a cabo por los militares azeríes proturcos con la ayuda de Turquía a través del Bozkurtlar.

Según el Yeni Safak, el líder del golpe era el coronel turco Necabettin Ergenekon, el Yeni Safak vinculó también a Veli Küçük con Elchibey. Sin embargo estos movimientos de los militares del Bozkurtlar fueron detectados por los servicios secretos turcos que avisaron al Presidente Suleyman Demirel, de nuevo en el poder tras el fin del gobierno de Evren, que avisó también a Heydar Aliyev el día 10 de marzo. El 13 se produjo la revuelta, el 17 del mismo mes de marzo fue aplastada.

El resultado fue la ilegalización en 1995 de los Lobos Grises en Azerbaiyán, diez años después, en 2005, Kazajistán ilegalizaría la organización al considerarla un grupo terrorista y en 2020 fue ilegalizada por Francia también dentro del marco del conflicto armeno-azerí por Nagorno Karabaj.

Sin embargo, en países con una fuerte presencia turca como Alemania, Austria o Bélgica la organización está activa y llevan a cabo una política de hostigamiento contra kurdos, griegos y armenios pero también arameos, asirios o turcos de izquierdas, liberales u opositores. A día de hoy, curiosamente, es el grupo de extrema derecha más grande, importante y con dinero que existe en toda Europa, por encima de nazis, neonazis, fascistas etc…

Su poder se debe a la connivencia, desde su origen, con el poder militar y la comunidad de inteligencia turca, su ideología ultranacionalista, patriota y racista y la composición utópica de su lenguaje ideológico, frecuentemente vinculada a ancestrales mitos túrquicos de las estepas que otorgan a sus miembros una profunda fuerza y fe en sus actos.

Sin embargo sus relaciones con el islamismo es ambigua, de hecho las relaciones se han demostrado más tensas o malas que buenas salvo en algunos escenarios; sin embargo la construcción ideológica del Bozkurtlar que, a pesar de ser un grupo terrorista, no es islamista ni de izquierdas sino de extrema derecha. De hecho han sido la única ideología de Oriente Medio que ha logrado expulsar cualquier rastro de islamismo de su ideología, insignias, banderas y demás pertrechos y todo aquello, en su ideología, que tenga algún poso islámico está sometido a la ideología ultranacionalista del Bozkurtlar y se incorpora como un mero hecho histórico vinculado a los pasados gloriosos otomanos o selyúcidas.

De hecho su bandera representa el cielo celeste de la estepa y el lobo a la diosa Asena, una diosa turca que en una leyenda era medio mujer medio loba salvó y liberó a los turcos cautivos de la esclavitud. Es una leyenda de la religión tengrista (que aún existe entre mongoles y ciertas tribus de nenets y kazajos), la bandera es también, curiosamente, la primera bandera de un estado turco propiamente dicho: el kaganato Köktürk del siglo VI-VII d.C.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s