Los ataques israelíes en Siria

Desde que comenzó la Guerra de Siria el papel de Israel ha sido básico, un papel basado en el apoyo a los grupos terroristas, protegiéndolos y atendiéndoles medicamente en los hospitales militares situados en los Altos del Golán, territorio ocupado por Israel en 1967 y ampliado en 1973 de forma ilegal y por el cual ha sido alentado a marcharse de estas latitudes cumpliendo con las resoluciones de la ONU y con el Derecho Internacional Público).

El problema se debe a que Israel necesita derrocar a Bashar al Asad por varias razones, la primera es debido a las relaciones bilaterales perfectas con Hezbollah, una milicia chiita libanesa enemiga íntima de Israel y que ya venció a este país en la Guerra del Líbano de 2006. El aumento del poder de Hezbollah se ha traducido en tres grandes puntos muy peligrosos para Israel:

  • Hezbollah ha logrado experiencia de combate por la Guerra de 2006 y por la actual Guerra de Siria y, además, tiene mejor material bélico;
  • Hezbollah, que es un partido milicia, ha logrado  fortalecerse y ganar elecciones en Líbano atrayéndose el apoyo de los cristianos, drusos y ciertos círculos sunitas del Líbano, por lo que se ha convertido en el más importante actor político del país;
  • Hezbollah forma parte de una entente chiita-socialista de corte antiestadounidense, antisionista y antiwahabista y que busca establecer otros principios en Oriente Medio y la milicia es una de las herramientas más importantes para lograr esto, además que ya está implantada en Irak (Kataeb Hezbollah).

Por lo tanto tenemos la problemática de la presencia de Hezbollah en Siria pero también a los iraníes. La presencia iraní en el país que, a pesar de lo que se dice desde las altas esferas políticas, militares y diplomática, el que haya tropas de Irán en Siria no es ilegal sino todo lo contrario. Es legal debido a que la presencia de tropas iraníes, pertrechos y bases conjuntas no violan el principio de soberanía debido a que están ahí con el permiso y aval del gobierno, cosa que las bases de Estados Unidos en territorio kurdo no pueden decir.

Al mismo tiempo Siria no se encuentra bajo la influencia determinante de Irán porque sigue teniendo independencia política total ergo el principio de prohibición de injerencia en los asuntos internos de los estados codificado en la Carta de Naciones Unidas y en e la resolución 2625 (entre otras) no es violada por la presencia militar iraní o rusa.

Sin embargo el hecho de que tropas iraníes, y Hezbollah, estén en territorio sirio deriva en dos grandes problemas:

A) Hezbollah se ha expandido hacia el este y ahora tiene presencia en dos países limítrofes (Líbano y Siria);

B) Irán ha logrado tener presencia militar en Siria, situándose en la frontera israelí con el peligro que eso implica.

De hecho el fracaso de Israel para lograr sus objetivos en Siria (derrocar a Bashar al Asad) contrasta con su victoria (por ahora) política en Estados Unidos logrando que el Presidente Trump rompa con el acuerdo nuclear, que no cumplió ni Barak Obama ni Donald Trump ¿por qué?, porque Estados Unidos estaba obligada a levantar las sanciones y eso implica una mejora de la atacada economía iraní, lo cual reforzaría su posición en Oriente Medio.

Sin embargo, quién permitió la expansión de Irán en Oriente Medio fue, precisamente, Estados Unidos cuando derrocó a Saddam Husein e instauró, copiando de forma torpe los acuerdos de Taif de 1990 que pusieron fin a la Guerra Civil del Líbano, intentando reproducir el equilibrio derivado de la fracción del poder en base a la etnia o la religión ¿conclusión?, en Irak por primera vez gobernaba un chiita que estrechó lazos con Teherán en cuanto pudo.

Pero también Siria salió beneficiada porque se acaban los años de tensión con Irak, la época de Saddam se caracterizó por tensiones entre Damasco y Bagdad a raíz del enfrentamiento sunní-chií y a la rivalidad entre el baazismo sadamista y el baazismo assadista.

Eso se tradujo en la creación de un pasillo desde Irán hasta el Mediterráneo que ha tardado mucho en cristalizar y que, una vez establecido, aterrorizó tanto a las naciones del golfo y Arabia Saudí, que intenta pero que no logra ser una potencia regional, así como a Israel, Turquía, La Unión Europea y Estados Unidos.

Los años de guerra en Siria, que han destrozado el país no ha significado ni una caída del modelo baazista (está reforzado) ni la destrucción de la sociedad siria (como ocurrió en Irak tras la invasión). De hecho el nivel de vida en las zonas controladas por el gobierno es seguro y las zonas peligrosas son las regiones de combate y los territorios en manos de los terroristas y mercenarios.

Las actuaciones de Israel, que violan principios básico del derecho internacional ya mencionados pero también el principio de coexistencia pacífica, el principio de no agresión e integridad territorial que se están conculcando para lograr romper el principio de soberanía estatal debido a la necesidad de Israel de tener vecinos débiles, destruidos o, en su defecto, vasallos para asegurar su propia supervivencia.

Sin embargo el nerviosismo de Israel es palpable en que sus operaciones militares rompen también el principio de proporcionalidad debido a que atacan regiones que no tienen valor militar y, también, a soldados de una potencia que, en este momento, tampoco les ha declarado la guerra (lo cual puede constituir Casus Belli) sin embargo están en guerra con aliados interpuestos, lo cual les obliga a intervenir en ciertos momentos violando el principio de neutralidad.

Sin embargo otro de los principios que rige el derecho internacional público es el de Quid Pro Quo, es decir que el país atacado tiene derecho de autodefensa dentro de los límites de la proporcionalidad y el respeto a las normas de la guerra que limitan pero no anulan la conducción de las operaciones militares. De tal forma que las noticias de que Siria había atacado a Israel son malintencionadas y falsas. Israel atacó Siria y este país se defendió atacando las posiciones desde donde estaban siendo golpeados y esto no es ninguna violación del derecho internacional.

Es más, Israel siempre invoca el principio de legitima defensa y seguridad cuando, con estas actuaciones, son ellos los primeros que innecesariamente se ponen en peligro ya que se arriesgan a ser contestados, sin embargo lo hacen y ponen en riesgo a su población para lograr el pretexto que les justifique poder seguir con su política de injerencia militar ilegítima en territorio de Siria. Decenas de episodios de ataques contra tropas sirias se han dado por parte del ejército israelí.

Las conclusiones son claras. Israel está nervioso debido a que no ha logrado ninguno de sus objetivos y su última baza, los kurdos, tampoco termina de consolidarse debido a la intervención turca. Bashar al Asad está reforzado y los enemigos de Israel son más fuertes y están más cerca de sus fronteras que nunca, debido a eso realiza estos ataques desesperados y viola el derecho internacional. La ONU tiene poder coercitivo sobre las naciones (aunque tiene esta potestad recogida en los artículos 41 y 42 de la Carta, sin embargo rara vez lo ha aplicado y mucho menos contra Israel, un estado con un poder e influencia inmenso. (Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s