¿Qué fue la Alianza del Norte afgana?

La Alianza del Norte fue un grupo guerrillero multiétnico que aglutinó a toda la oposición afgana a los talibanes durante el periodo de la construcción del Emirato Islámico de Afganistán bajo el mando de Muhammad Omar (el mulá tuerto). En principio el germen de la Alianza del Norte la encontramos en la confederación de tribus del norte de Afganistán que luchó contra los soviéticos durante la década de los ochenta.

La resistencia afgana a la invasión rusa, desastrosa militarmente y con consecuencias que llega hasta nuestros días aunque, a tenor de la historia era inevitable. Los Estados Unidos con apoyo de Arabia Saudí y Pakistán organizó la resistencia financiando a los islamistas en detrimento de los demócratas, muy inferiores en número e incapaces de gobernar la situación.

Todo el apoyo recayó en los talibanes, por un lado, los muyahedeen (germen de Al Qaeda), Hezbi Islami (el grupo de Gulbudin Hekmatiar), las milicias de Jamiati Islami o los grupos armados islamistas uzbekos, kirguises o tayikos.

Tras la victoria y retirada de los soviéticos comentó una guerra civil que enfrentó a los talibanes con las milicias del norte. Si bien las dos facciones eran islamistas (Alianza del Norte y los Talibán), el rechazo de la facción del norte era de origen étnico. Los líderes talibanes y sus tropas pertenecían a la tribu pastún, mayoritaria en el centro, este y sur del país mientras que los norteños eran uzbekos, tayikos y kirguises en su mayoría que temían ser desplazados del poder y convertidos en ciudadanos de segunda.

También existía un rechazo hacia la práctica del Islam por parte de los pastunes afganos por parte de los musulmanes de la Alianza del Norte. Consideraban que las tesis religiosas de los talibanes eran extremadamente radicales, tanto que se salían del Islam debido a la confusión que existía entre la religión, sharia y las leyes tribales (el Pastunwali).

La cohesión de los talibanes les llevó al poder e instauraron una teocracia total con el Emirato Islámico de Afganistán (un estado de reconocimiento limitado sin amigos en la Comunidad Internacional). Desde el exterior se apoyó las revueltas de las tribus del Norte, tanto que recibieron ayuda de Rusia, India, Irán o Tayikistán (temerosos de que la guerra civil se reactivara por contagio en su país).

Los grandes comandantes de esta alianza fueron Ahmad Sha Masud, Abdul Rashid Dostum o Burhanuddin Rabbani. Este último fue derrocado por los talibanes tras su victoria en 1996, gobernó durante el periodo entre el fin de la Guerra Soviética y la victoria talibán por lo que se encargó de organizar la estructura, sin embargo el miliciano más brillante era el comandante Ahmad Sha Masud.

AhmadShahMassoudFrancisDemangeGammaRaphoviaGetty2001-56a043913df78cafdaa0ba76

Ahmad Sha Masud

  • Jamiati Islami: compuesta por persas y tayikos, dirigida por Burhanuddin Rabbani y  Ahmad Sah Masud.
  • Hizbi Wahdati Islami: compuesta por hazaras, conducida por Abdul Ali Mazari, apoyada por Irán.
  • Junbishi Milli: compuesta por uzbekos (un grupo étnico turco), conducida por Abdul Rashid Dostum, apoyada por Turquía.
  • Harakati Islami Shia, conducida por el Ayatolá Muhammad Asif Muhsini, apoyado por Irán.
  • Ittihadi Islami Barai Azadi: compuesta por pashtunes, conducida por Abdul Rasul Sayyaf.

Durante el periodo del gobierno del Mulá Omar se dedicaron a hostigar al gobierno y evitar que lograran obtener cotas de poder en el norte del país. Podríamos decir que la situación se mantuvo en guerra civil de baja intensidad constante entre estos grupos cuyo santuario y zona de influencia era el norte de Afganistán y el gobierno islamista, que controlaba el resto.

La guerra siempre fue defensiva por parte de la Alianza del Norte, intentando contener las acciones militares del gobierno (cuyo ejército era la vieja milicia talibán) apoyados ya por Al Qaeda.

Sin embargo todo cambió en septiembre. En primer lugar el día 9 de septiembre de 2001 Ahmed Sha Mashud es asesinado en un atentado, el ataque se debió a la necesidad de descabezar a la milicia y debilitar su estructura sumiéndola en luchas internas por el poder a fin de que Estados Unidos no pudiera usarles en una eventual invasión terrestre.

El gobierno talibán dio este golpe de mano dos días antes de los atentados del 11S ya que eran conscientes de que semejante ataque era un acto de guerra y sabían que Washington les iba a atacar. Dos días después del asesinato de Masud, se produce el mayor atentado de la historia y se inicia la cruzada contra el terrorismo que tendrá como primer objetivo Afganistán.

Curiosamente la lucha de poder dura poco en La Alianza del Norte, Sha Masud está muerto, Burhanuddin Rabbani apenas tiene peso dentro de la organización y el conjunto de la OTAN (con Estados Unidos a la cabeza) se lanza a establecer contactos oficiales para estrechar los lazos con este grupo ¿el elegido? Abdul Rashid Dostum, un señor de la guerra terrible, corrupto y vinculado al tráfico de opio desde Afganistán.

Es la Alianza del Norte la que realiza el mayor esfuerzo de infantería durante la guerra, apoyados por la artillería, los aviones y los misiles estadounidenses y asistidos por unidades de operaciones especiales y unidades de élite de infantería como los Rangers. Tal será el nivel de alianza que Estados Unidos pondrá en las manos de Hamid Karzai, uno de los hombres más importantes de la Alianza del Norte, junto con Abdul Rashid Dostum, a la cabeza del nuevo gobierno y autoriza que la milicia, una vez disuelta, pueda ser integrada en el nuevo ejército afgano y los líderes y sus estructuras administrativas puedan ser reconvertidas en partidos políticos.

Abdul_Rashid_Dostum_in_September_2014

Abdul Rashid Dostum

Si bien, en general, el nuevo ejército afgano era afín a los Estados Unidos al principio. Con el paso del tiempo cada vez más los soldados afganos atentaban contra los soldados estadounidenses en las bases compartidas, tanto fue así que se tuvo que separar a las tropas en diferentes cuarteles.

Todo esto mientras los talibanes seguían reconquistando poco a poco el territorio desde sus santuarios en Pakistán ante la incapacidad de los norteamericanos y sus aliados en el país. Lo peor de todo es que las tropas de los señores de la guerra (uno de los más poderosos Abdul Rashid Dostum) se dedicaban a capturar afganos o extranjeros y entregarlos a los estadounidenses para cobrar las recompensas.

Tanto fue así que cazarecompensas afganos y pakistaníes hacían su agosto capturando personas y vendiéndolas a las tropas norteamericanas destacadas en el país. De hecho un alto porcentaje de los prisioneros de guerra y los presos de Guantánamo ni siquiera fueron capturados por las tropas de Estados Unidos sino por estas milicias que sólo buscaban cobrar las jugosas recompensas que pagaban por entregar talibanes o miembros de Al Qaeda.

Muchos de los capturados fueron declarados inocentes, otros murieron por los malos tratos recibidos. Uno de los casos más famosos es el de Ruhel Ahmed, Shafiq Rasul y Asif Iqbal. A día de hoy los miembros de la extinta Alianza del Norte siguen gobernando un país sacudido por el terrorismo y la inestabilidad debido al acoso tanto de talibanes como de Al Qaeda o Estado Islámico. (Foto: USA)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s