La I Guerra de Afganistán, bases del mundo actual

Los objetivos de USA consistían en usar Afganistán como santuario de los musulmanes radicales opositores al comunismo y replicar el alzamiento islamista dentro de las fronteras de la URSS.

Lo que ocurriría en Tadjikistán y Chechenia en los noventa y que implicaría a la Rusia de Yeltsin, radicalizando a los millones de musulmanes centroasiáticos y caucásicos mediante el fenómeno del contagio o la radicalización debido a la vuelta de excombatientes musulmanes soviéticos radicalizados en Afganistán como combatientes islamistas.

La URSS temerosa de este panorama decidió cortar de raíz la situación en su fase embrionaria lanzándose a la invasión de Afganistán, con el objetivo de combatir a la oposición, ya fagocitada por elementos radicales islamistas, en territorio ajeno a la unión soviética.

La idea era acabar la guerra en un breve espacio de tiempo, Leonid Brezhnev pensó que la contienda podría acabar en un plazo de seis semanas, la campaña militar comenzó no sin serias dudas por parte de establishment soviético que temía que esta campaña acabara con las templadas relaciones con USA y con la firma de acuerdo SALT II, así como que la contienda dañara la estancada economía soviética, que ya daba signos claros de desgaste, y cuya acción bélica en Afganistán podría provocar una grave crisis económica y diplomática.

Yuri Andropov (el jefe del KGB y futuro secretario general del PCUS) sabía que el costo diplomático de la guerra sería alto y que Occidente acabaría culpando a la URSS de invadir Afganistán. Aún así los Soviéticos se lanzaron a combatir en lugar de ayudar pasivamente al gobierno socialista afgano, lo cual dio oportunidad a la infiltración de elementos anti soviéticos, que capitalizaron el Islam con objeto de convertirlo en una fuerza opositora dentro de la URSS, de echo la aparición de insurgentes islamistas en Afganistán podría desestabilizar también a China con un alzamiento de los musulmanes uigures de Xinjiang y de Cachemira en India, zonas limítrofes con Afganistán.

Ante este panorama y el miedo de USA por haber perdido al valioso aliado iraní, la estrategia de Brzezinski y de USA era combatir la infiltración soviética en un contexto multiterritorial que abarcaba desde el centro de Asia hasta Oriente Medio y Sudamérica, para ello se diseñó y financió el modelo de guerra de guerrillas y de lucha armada contra la URSS sabiendo que el mundo islámico, en constante conflicto interno, abandonaría las disputas intestinas para acudir a la ayuda del pueblo islámico que estaba siendo atacado por agentes ajenos a su propia civilización musulmana. La idea de Washington era muy sencilla, utilizar la comunidad islámica como punta de lanza para acabar con la URSS.

El día 25 de Diciembre de 1979 la URSS con 80,000 soldados invadió Afganistán. Al iniciarse las hostilidades el presidente Jimmy Carter redujo el comercio con la URSS al mínimo, en el caso del comercio de cereales el comercio se canceló totalmente, se retiró al embajador de Estados Unidos en Moscú, se suspendió el estudio de los tratados SALT II y los intercambios sociales, culturales y económicos, así como los privilegios de los pesqueros soviéticos en aguas estadounidenses.

Los juegos olímpicos de Moscú 1980 fueron boicoteados por USA, que se negó a participar así como otros países, desplante del que la URSS se desquitaría en los juegos olímpicos de Los Angeles 1984.

La provocación de Washington había surtido efecto. Brezhnev se había embarcado en una guerra que no iba a ganar y que agravaría la crisis económica soviética (que acabaría con el país) por el anquilosamiento económico provocado por el enorme costo del sistema socialista y a los ingentes gastos para mantener la burocracia y el sistema militar. A todo ello debemos unirle la radicalización islamista que acabará cristalizando, quince años después, una vez desaparecida la URSS y cuando Rusía se enfrente a los radicales yihadistas chechenos, muchos de ellos formados por la CIA en la guerra de Afganistán, en dos enfrentamientos armados (1994-1996 y 2000).

La Guerra de Afganistán sacó al socialismo del centro de Asia, contribuyó a acabar con la URSS y estableció las bases del mundo actual, dominado por la guerra contra el yihadismo, ya que de esta contienda nacerán las personas y organizaciones que marcarán el siglo XXI, tales como Osama Bin Laden, Al Qaeda o los Talibanes. (Foto: ResoluteSupportMedia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s