Bajo la dictadura de los gilipollas

Hace mucho tiempo escribí un artículo sobre los lobbys y lo peligrosos que son para las instituciones de los estados, especialmente los estados democráticos porque tienen instituciones abiertas, la defensa de los intereses propios muchas veces pueden ir contra los intereses del común de la nación. Entendemos nación como eje central al que el Estado, como mera maraña administrativa, debe proteger y servir. El lobismo es un secuestro de estas instituciones que perjudica muchas veces a la nación pero ¿Qué pasa cuando el lobby no es una organización preparada para ejercer su poder sino un “líder activista” cuyo interés no radica en la defensa de un interés empresarial más o menos legítimo sino en una violación de la soberanía personal de las personas.

En este caso nos enfrentamos a la dictadura de los gilipollas que consideran que ir al trabajo en coche es un lujo al que se debe renunciar porque se contamina…o que comer carne contamina o gasta agua y por lo tanto es un lujo mientras que ellos no renuncian a sus lujos, viajazos y empresas.

Greta Thunberg es un ejemplo de eso. Le dice a usted que el ártico se derrite, que los osos se van a ahogar en mar sin hielo y que las temperaturas suben. Ella clama contra todo esto pero no va a protestar contra Aramco (la petrolera de Arabia Saudí) o las empresas de Estados Unidos que hacen Fraking usando muchísima agua que queda, además, contaminada…o a las empresas mineras chinas que dentro de su territorio destrozan bosques y contaminan sin el más mínimo control.

No, el culpable es usted porque usa su moto o su coche para ir a trabajar o visitar a su abuela en el pueblo. Debe ir usted andando o en tren o, sino, en casita y contaminando poco.

Luego tenemos otros imbéciles. Mucho cuidado con Bill Gates, un tipo multimillonario que cobra más al día que todos los lectores de este blog en nuestra vida si juntásemos nuestras nóminas. El multimillonario activista dice que, aparte de bajar la población del mundo sí o sí (aunque él tiene tres). Este hombre se dedica a presionar a gobiernos y decirnos lo que debemos hacer o no.

Se dedica a decir que las personas contaminan, que el mundo no puede “seguir igual” y que debemos cambiar nuestros hábitos porque él lo ha hecho y como él ha cambiado su forma de vida ahora debemos hacerlo todos…Bill Gates, que tiene la cobertura de miles de medios, hace charlas y demás aquelarres para sus seguidores sectarios, ya va más allá de Thunberg…si esta no quería que gastasemos gasolina proque contamina este quiere que no se coma carne porque contamina y gasta agua…

¿Cuánta agua se asta en hacer los millones de microchips y procesadores que se necesitan para sus ordenadores?, ¿y una vaca, cuanta agua gasta?….mucho más que el agua para mantener la ganadería. Pues el señorito no quiere que comamos carne porque contamina, quiere que comamos carne sintética de la empresa en la que él ha invertido. Que el filete sintético se lo coma él y su gente.

Sin embargo el problema es que este tipo que nadie ha elegido quiere forzar el consumo de la basura de carne que él va a generar, no. No hay que dejarles robarnos nuestra libertad. Controlan todo lo que hacemos hasta el nivel de la dictadura más brutal de la historia. ¿Cómo vamos a permitirlo?.

Se nos meten dentro de la casa: en lo que consumimos, en lo que hacemos, en lo que comemos…

George Soros es otro multimillonario que se mete en tu vida y te dice hasta con quién tienes que acostarte debido a su trabajo de mestizaje de la sociedad. ¿Recuerdan a Al Gore, el vicepresidente de Bill Clinton que va dando charlas por todo el mundo diciendo lo mismo que Greta Thunberg?, pues va a usted a decirle que no use moto ni coche pero él bien que va en Primera Clase o en aviones privados.

Estamos bajo el gobierno de los gilipollas, gilipollas que nadie ha decidido que estén ahí, que son sólo unos multimillonarios que se han arrogado el derecho de intervenir en nuestras vidas diciéndonos que hacer, que comer, como viajar. Gilipollas que han encontrado un filón para maniatar países y sociedades enteras usando dos grandes estrategias: masas de adoctrinados de los que salen algunos líderes políticos, presión política a los que son más reacios a estas políticas englobados dentro del “progresismo” y, por último, el bombardeo constante a través de los medios de comunicación.

El progresismo es una miasma en la cual los medios de comunicación y los activistas son las fuerzas de choque y los machacas que se dedican a presionar por las buenas (presión mediática) o por las malas (protestas y tumultos) a los políticos cuando se resisten a llevar a cabo los planes que desde sus atalayas estos dictadores trazan para una sociedad, de esta forma los gobiernos tragan por todas, salvo en caso de que ya estén infiltrados y corrompidos, en ese caso el país se convierte en un mero repetidor de consignas como ha pasado a España, que de país sólo tiene el nombre.

Actividades lobistas que violan no sólo los principios de no injerencia en los asuntos internos de los estados y ataca a industrias tan importantes como la de transporte o la cárnica, apostando por una industria agricultora que deforesta y gasta mucha más agua…pero dichas actividades lobistas afectan también a nuestra vida: se nos meten en la casa, en la nevera, en la alcoba y hasta en el coche, en definitiva, una forma de gobierno supranacional tiránico que debe ser cercenado de raíz sin la más mínima piedad ni remordimiento.

Declarar a Gates, Soros, Thunberg y demás como persona non grata y, literalmente, mandarlos a la mierda cada vez que digan algo. Los gobernantes deben dejar claro a esta gente que gobiernan para su gente y no para cumplir los caprichos o experimentos de estos tiranos de mierda. (Foto: Wikimedia Commons)

Un comentario en “Bajo la dictadura de los gilipollas

  1. xsibai dijo:

    Para mí está claro que hagamos lo que hagamos los europeos, sin contar con el resto de terrícolas, que son muchos mas, poco podemos cambiar el curso del cambio climático actual. Yo creo, que sería una buena inversión hacer un buen estudio sobre el futuro de las grandes extensiones de tierra, ahora sin explotar, que dominan todo el Hemisferio Norte y que no es necesario reseñar. Si hay cambio climático de verdad habrá que ir estudiando los nuevos asentamientos. Soluciones tiene que haber.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s