¿Quién fue Ahmad Shah Masud?

Fue uno de los grandes comandantes afganos que formó la Alianza del Norte, un grupo afgano que se enfrentó al gobierno socialista de Kabul y más tarde a la ocupación soviética, sin embargo, a pesar de ser un señor de la guerra del norte de Afganistán.

Originario del valle del Panshir, se hacía llamar Shir-e Panshir (León del Panshir). Su padre formaba parte de la administración del Rey Mohamed Zahir Sha. Durante su juventud y debido a la posición de su padre pudo estudiar en Kabul, la capital, para ser ingeniero. Además dominaba varias lenguas, sin embargo en 1973 Mohamed Daud Khan da un golpe de estado que derroca al Sha de Afganistán (que era su primo) y Ahmad Shah Masud huye de la capital y se une a los muyahedeen de Burhanuddin Rabbani.

Como miembro del grupo abandonó Peshawar para preparar un alzamiento antigubernamental en el Valle del Panshir, que fue aplastado y que obligó a Masud a entrar en la clandestinidad desde donde la organización a la que pertenecía, Jamiat I-Islami, se dividió en dos, una moderada que rechazaba una interpretación literal del Corán, liderada por Rabbani y por el mismo Masud, y la otra que tenía una interpretación rigorista, oscurantista y tribal que lideraba Gulbuddin Hekmatiar, fundador de Hezbi Islami, líder yihadista y uno de los primeros narcoterroristas de Afganistán. Hekmatiar y el ISI (servicio secreto de Pakistán) intentaron asesinarle debido a que se encontraba fuera del ámbito de influencia yihadista que promocionaba Pakistán para controlar Afganistán, su patio trasero.

Cinco años después volvió a producirse un nuevo golpe de estado, esta vez la República de Afganistán cayó en manos de insurrectos comunistas que proclamaron la Revolución de Saur. En esta ocasión los muyahedeen de Jamiat I-Islami se alzaron en contra del gobierno socialista y de la intervención soviética que intentaba sostener al gobierno socialista de Kabul.

Rápidamente la oposición al gobierno  y las fuerzas armadas que luchaban en Afganistán orbitaron el radicalismo islámico, por un lado los muyahedeen de Osama Bin Laden, base de lo que sería Al Qaeda, los talibanes, que acabarían tomando el poder, los milicianos de Hezbi Islami de Hekmatiar y la Alianza del Norte de Masud, Rabbani y Dostum.

Como comandante de las fuerzas afganas de Jamiat I-Islami en el norte de Afganistán, luchó contra el gobierno de la República Socialista Afgana y contra el ejército soviético desplegado en el país. De hecho en ningún momento las fuerzas socialistas pudieron acceder al valle del Panshir, donde fueron derrotados nueve veces por los milicianos de Masud y desde donde extendió su poder hacia el sur.

Promocionado por Estados Unidos y Francia, era un líder cómodo para occidente debido a su oposición al radicalismo más extremo patrocinado por Pakistán y por Arabia Saudí y, además de tener una pésima relación con Osama Bin Laden o con Gulbuddin Hekmatiar, se negó a continuar con la tradición de los matrimonios obligatorios y a la explotación laboral así como reconocer que hombres y mujeres son iguales, firmando la Declaración de los Derechos Esenciales de las Mujeres Afganas. Sin embargo fue incapaz de controlar todas las facciones de sus tropas así como de los yihadistas que se encontraban en Kabul por lo que bajo su control se produjeron matanzas y violaciones de los derechos humanos y del trato a civiles y prisioneros.

La guerra acabó para la URSS en 1989 cuando, incapaces de lograr sus objetivos, tras sufrir innumerables bajas y frente a la caída de la Unión Soviética el ejército rojo abandonaba Afganistán. Tres años después, en 1992, caía del régimen socialista de Kabul. La capital fue saqueada por los miembros de Masud, de Hekmatiar y por los talibanes.

Más tarde se intentó arreglar un acuerdo que creara un nuevo modelo de estado en el cual pudieran caber tanto los líderes políticos exiliados en Peshawar como los señores de la guerra, que tenían el control total del país. El acuerdo enfrentó de nuevo a Hekmatiar (que quería ser el único gobernante de Afganistán) con Masud, que pretendía que se llevara a cabo el Acuerdo de Peshawar por el cual el poder quedaría repartido entre todos de forma equilibrada, convirtiendo a Masud en Ministro de Defensa dentro del Estado Islámico de Afganistán, ente jurídico que sustituyó a la República Democrática de Afganistán y que fue reconocida por la ONU y que sería presidido por Rabbani.

Sin embargo, en ese mismo año, se inició la guerra civil entre las antiguas facciones afganas anticomunistas por el poder, convirtiendo la presidencia de Rabbani en algo simbólico ya que el país estaba dividido en organizaciones territoriales bajo el control de señores de la guerra. En ese periodo se prohibió la escuela, la radio, la televisión y el cine, volviendo a la edad de piedra a un país devastado por la guerra e imponiendo la sharia más radical y reaccionaria como sistema jurídico.

Su presidencia, simbólica, duró de 1992 hasta 1996, en este primer periodo los combates entre señores de la guerra se suceden. Masud vuelve a las actividades armadas en el norte de Afganistán desde donde combate en la guerra civil. Uno de los momento más complicados para la Alianza del Norte se produce con la entrada en escena de los talibanes que, en 1996 toman el poder e implementan el Emirato Islámico de Afganistán, ente jurídico que no es aceptado por la comunidad internacional pero que, en su momento de mayor apogeo controla el 90% del territorio afgano mientras que el 10% restante es controlado por la Alianza del Norte y los restos del gobierno del Estado Islámico de Afganistán del presidente Rabbani.

Durante este periodo Masud se dedica a resistir en el norte del país y a ver el auge e implantación del gobierno rigorista islámico en Afganistán, más teocrático, peligroso y represivo que el gobierno anterior.

Ahmad Shah Masud fue asesinado el 9 de septiembre de 2001 por un terrorista de Al Qaeda dos días antes del 11S, el objetivo era privar a la Alianza del Norte de su mejor comandante, donde se apoyaría Estados Unidos para iniciar la Guerra de Afganistán de 2001 tras los ataques de Nueva York.

El objetivo era desestabilizar esta organización acabando con su comandante estrella haciendo más complicado para Washington el apoyarse en estos milicianos ya que la vacante provocaría una lucha de poder dentro de las diferentes facciones afganas. Ya que la Alianza del Norte está compuesta por milicias yihadistas étnicas que representan los diferentes grupos raciales del país, uzbekos, tayikos, kirguises, pamiris o persas. Abdul Rachid Dostum (uzbeko) acabó siendo uno de los líderes incuestionables junto con Hamid Karzai que, tras el fin de la Operación Libertad Duradera y la instauración del nuevo gobierno en Afganistán lograron el poder, el reconocimiento internacional pero, al mismo tiempo, un peligroso país donde los talibanes siguen controlando amplias zonas del país y donde terrorismo e insurgencia campan a sus anchas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s