El pacto ruso-israelí sobre Siria

Desde el inicio de la Guerra en Siria hemos sido testigos de cómo el Estado de Israel ha realizado ataques aéreos injustificados que violan el derecho internacional público (prohibición de injerencia en los asuntos internos de los estados, prohibición de ataques injustificados etc…), así como la realización de labores de ayuda a los yihadistas en las regiones ocupadas de los altos del Golán (anexionada de forma ilegal en 1967 y 1973).

Durante este tiempo Israel ha usado a los yihadistas para derrocar a Bashar al Asad, expulsar la influencia iraní y la presencia de Hezbollah en Siria para poder tener seguridad en sus fronteras, el acuerdo establece una zona de exclusión de 20 kilómetros (Quneitra de-escalation zone), contando desde la frontera israelí, para estas fuerzas, zona en la que sólo podrán combatir las fuerzas sirias de Al Assad con apoyo ruso. Con esto también lograba debilitar a la resistencia palestina de tal forma que en el futuro Hezbollah y los palestinos podrían ser borrados de su vecindario obteniendo Israel la supremacía que tanto desea.

Sin embargo la presencia de Rusia, Irán, Hezbollah y otras tantas milicias en Siria han logrado sostener militarmente al gobierno de Siria que, por otro lado, no habría aguantado si no contara con el apoyo incondicional y sincero del pueblo sirio en su conjunto (tanto de parte de drusos, cristianos o musulmanes).

Sin embargo, la presencia rusa ha tensado demasiado las relaciones entre Rusia e Israel, teniendo en cuenta la presencia de decenas de miles de judíos rusos en Israel así como la influencia de los lobbys judíos sionistas en Rusia a través de ciertos oligarcas importantes en Rusia y cercanos a los círculos de poder en Moscú.

Lo más importante es que la continuidad de Bashar al Asad al frente de Siria es ya indiscutible, la derrota de las fuerzas terroristas rebeldes en el primer intento obligó a las potencias occidentales a intentar un segundo intento con Jabhat al Nusra (Al Qaeda) y con Estado Islámico, sin embargo han fracasado también. El último intento es el kurdo, sin embargo también se está mostrando como otro nuevo fracasado.

El pánico que tiene Israel es que, a pesar de la ofensiva desesperada del Estado Islámico en Homs hace unos días, rechazada por el ejército árabe sirio. Después de la liberación de Gouta Oriental y Yarmouk, consiste en la lucha por la liberación de los territorios al sur de Siria, concretamente los que lindan con las fronteras de los altos del Golán ocupados por Israel y en las regiones de la frontera jordana.

Israel, que ha tenido que reconocer su derrota, no ha dejado de atacar a las fuerzas iraníes y de Hezbollah en Siria intentando evitar que avancen, sin embargo la próxima batalla para la liberación de estas regiones inquieta a Israel debido a que se situarán en la frontera tanto las tropas iraníes como las de Hezbollah y eso Israel no lo va a tolerar.

Al no existir canales abiertos por parte de Israel hacia Siria o Irán, han tenido que recurrir a la potencia internacional más importante en este conflicto, Rusia y han llegado a un acuerdo que consta de estos puntos.

La agencia de israelí Arutz Sheva informó que el acuerdo constaba de estos puntos:

1) El ejército del presidente Bashar Al-Assad retomará el control el sur de Siria en la frontera con Israel;

2) Rusia se comprometerá a que no habrá presencia iraní o de Hezbolá en esta área;

3) Por su parte, Israel aceptará el regreso de Al-Assad al sur de Siria siempre que los rusos hagan cumplir su compromiso de distanciar a Irán y Hezbolá de la frontera israelí;

4) Además, Rusia llamará públicamente a todos los elementos extranjeros a abandonar por completo Siria, refiriéndose a Irán, Hezbolá, pero también a Estados Unidos y Turquía. Esto es significativo porque Israel cree que los iraníes no abandonarán Siria tan fácilmente;

5) Israel mantendrá la libertad de acción contra la consolidación iraní en toda Siria.

15241094340_22ae156ec2_k

Los kurdos son el último intento fallido de Israel para derrotar a Siria

Esto sin embargo constata el terrible poder de Israel, régimen terrorista y enemigo de la Comunidad Internacional, debido a que a pesar de haber perdido sigue imponiendo sus condiciones que se traducen en que, permiten (en este acuerdo) que Bashar al Asad recupere todo su territorio siempre y cuando Rusia y Siria se comprometan a alejar a Irán y Hezbollah de su frontera (lo cual va en contra del principio de injerencia de los asuntos de los estados y su soberanía, y demuestra su implicación y coordinación con los terroristas).

Los puntos 4 y 5 son los más peligrosos ya que el distanciamiento de la frontera israelí es temporal mientras dure la contienda ya que una vez acabada los grupos armados no sirios no tienen razón de ser, aunque en el punto 4 Rusia también habla de la marcha de combatientes no sirios especificando que Turquía debe abandonar las zonas de conflicto y Estados Unidos también (situados en las regiones kurdas).

El punto 5 es el más peligroso ya que Israel mantiene la libertad de acción (ataques aéreos que violan el derecho internacional público y sin aval de la ONU) para evitar la consolidación de Irán en Siria, lo que va en contra del principio de soberanía nacional por la cual dos estados de forma libre pueden decidir la manera de conducir sus relaciones sin injerencias. Lo más peligroso de todo es que el régimen terrorista israelí se guarda un as en la manga debido a que puede atacar cuando quiera el territorio sirio excusándose en inteligencia falsa sobre la presencia iraní en el estado soberano de Siria, usando este punto para hostigar la reconstrucción de la infraestructura militar o energética de Siria.

En este caso Rusia logra salvar su posición en Siria (su presencia militar en la basa naval de Tartous, su influencia financiera en el transporte de hidrocarburos y en el proceso de reconstrucción del país) sin embargo este acuerdo tiene como fin último asegurar los intereses estratégicos israelíes en Oriente Medio frente a sus enemigos, conteniéndolos con la ayuda de Rusia.

Importante citar los rumores que hablan de una reunión secreta entre la Vevak (servicio secreto iraní) y el Mossad (servicio secreto israelí) en Ammán (capital de Jordania) en la cual se llegó a un acuerdo entre ambos estados por el cual Irán mantendría a Hezbollah y a otras milicias chiíes en Siria alejados de los futuros combates que se lleven a cabo entre el gobierno sirio y los terroristas afianzados en el sur del país. De tal forma que estas milicias con Hezbollah se mantengan alejadas de la frontera entre Israel y Jordania con Siria. Esta noticia fue publicada por las agencias Anadolu (turca) y Elaph (agencia saudí que citó a un “participante” de la reunión) sin embargo ha sido negada por la agencia iraní de noticias (Islamic Republic) y Bahram Qassemi (portavoz del ministerio de exteriores iraní). (Foto: President of Russia)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s