La emboscada que mató a 7 agentes del CNI en Irak

Fue uno de los actos más duros a los que se enfrentó España durante la injustificada guerra de Irak. Una guerra sobre la que George H.W. Bush y Anthony Blair pidieron perdón por las mentiras que se elaboraron para justificar semejante ataque a un estado soberano. Colin Powell diría que la defensa de la guerra de Irak, apoyándose en inteligencia falsa, ante el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas fueron sus momentos políticos más bajos.

José María Aznar sigue sin pedir perdón y mantiene que hizo lo correcto.

España, que tradicionalmente se ha llevado bien con los estados de Oriente Medio, tenía desplegados a su servicio de inteligencia en el país, como cualquier otro, y de forma acreditada oficialmente ante las instituciones del país. El número uno del CNI en Irak era Alberto Martínez Gonzalez y el número dos José Antonio Bernal Gómez.

Ambos había creado una red de confidentes y colaboradores durante la época previa a la invasión y las relaciones entre el CNI y el Mujabarat iraquí eran normales y cordiales así como las relaciones sociales de ambos agentes. De hecho, desde el año 2002, cuando comienza en Estados Unidos y Reino Unido la campaña mediática para invadir Irak estos dos agentes son los encargados de investigar la existencia o no de armas de detrucción masiva.

Ambos agentes declaran ante el CNI que no existen armas de destrucción masiva en Irak pero, añaden, que la compañía de Petróleo iraquí hacía poco tiempo que Francia había adquirido derechos sobre le petróleo iraquí, lo cual era estratégico para Francia y Alemania. Los informes dejaban bien claro que Sadam estaba desarmado, su economía exhausta y que las relaciones con Al Qaeda eran inexistentes. Sin embargo José Maria Aznar, con los informes del CNI decidió desatender a su propio centro de inteligencia y hacer caso a la CIA y al MI6.

Poco antes de la invasión, en 2002, Alberto Martínez Gonzalez y José Antonio Bernal Gómez fueron retirados del servicio en Irak ya que el conflicto armado estaba a punto de desarrollarse. En 2003, después de la rápida invasión y ocupación, volverían al país de los dos ríos, pero no volverían a España con vida.

La vuelta a Irak fue diferente. El país estaba sumido en el caos, la violencia y la resistencia hacía estragos entre los extranjeros en el país, las tropas de ocupación entre los colaboradores de la coalición. En ese momento el país había cambiado, en primer lugar porque la inteligencia iraquí se pasó en masa a la resistencia y conocía la red de confidentes y colaboradores de los espías extranjeros, de tal forma que podían acabar con ellos o intentar llevarlos a su causa y, a través de ellos, ir eliminando a los espías que volvieran y reactivaran sus fuentes en el país. Era un terreno minado.

Y poco después la situación estallaría. El 9 de octubre de 2003, a las 07:30 de la mañana tres hombres acudían al domicilio de José Antonio Bernal Gómez en Bagdad y tomaban posiciones cerca de la puerta de su casa. Eran un clérigo y dos acompañantes. Según las informaciones el clérigo y Bernal discutieron empujando este al iraquí y huyendo calle abajo rumbo a una avenida transitada pero fue alcanzado poco antes de llegar a esa calle y rematado en el suelo por los acompañantes de ese clérigo.

En primer lugar se habló de un asalto normal de malhechores en la Irak de postguerra, luego se investigó, incluso, el gusto de Bernal por las antigüedades concluyéndose al final que fue un asalto premeditado contra él y que los que fueron a buscarle sabían quién era y lograron abatirle, tenía 34 años.

Curiosamente el guardia de seguridad que protegía la casa de Bernal abandonó su puesto poco antes de la llegada de estos asaltantes, sin embargo la de Bernal (número 2 del CNI en Irak) no fue la primera muerte española en Irak. Poco antes, el veinte de agosto de 2003, fue asesinado en Bagdad el capitán de navío Manuel Martín-Oar, adscrito al gobierno de Estados Unidos en Irak.

El número de bajas españolas alcanzaría su cenit el 29 de noviembre de 2003 cuando dos equipos del CNI, uno que volvía a España y el otro que iba a sustituirle,.

Personal saliente:

  • Carlos Baró Ollero (Madrid, 1967), comandante de Infantería.
  • Alberto Martínez González (Pravia, 1958), comandante de Caballería.
  • Alfonso Vega Calvo (Stuttgart, Alemania, 1962), brigada de Infantería.
  • Luis Ignacio Zanón Tarazona (Cuart de Poblet, 1976), sargento primero del Cuerpo de Telegrafistas del Ejército del Aire.

Personal entrante:

  • José Lucas Egea (Madrid, 1959), brigada de Caballería.
  • José Ramón Merino Olivera (Madrid, 1954), comandante de Infantería.
  • José Carlos Rodríguez Pérez (San Martín del Pedroso, 1962), comandante de Infantería.
  • José Manuel Sánchez Riera, suboficial. Único superviviente.

Estos efectivos fueron emboscados en una carretera a las afueras de Latifiya, dentro del llamado triángulo suní o triángulo de la muerte, feudo de la resistencia baazista e islamista iraquí.

Los miembros del CNI iban en dos coches, un Nissan Patrol blanco y un Chevrolet Tahoe azul, los coches no estaban blindados, iban sin escolta, sin comunicaciones efectivas (de hecho fallaron a la hora de pedir ayuda), sin balizas de localización y, lo peor, no iban bien armados. Una cadena de fallos que facilitaron el ataque.

Este comenzó cuando un coche Cadillac blanco con cinco ocupantes comenzó a disparar desde atrás al Chevrolet con ráfagas de AK47. Este aceleró la marcha y sobrepasó al Nissan dándoles aviso del ataque, sin embargo lograron atacar al Nissan patrol y sacarlo de la carretera mientras seguían atacando al Chevrolet hasta que perdieron el control y quedaron enfangados en un lodazal.

En ese momento el Cadillac desaparece de escena y los supervivientes se reagrupan, el Nissan se acerca a sus compañeros que intentaban contactar infructuosamente mientras eran atacados con granadas autopropulsadas, ametralladoras y fusiles de asalto, a lo que ellos sólo podían responder con fuego de sus armas cortas.

En la refriega decidieron que José Manuel Sánchez Riera se marchara a pedir ayuda. Por lo que salió de la zona de combate llegando a las afueras de una mezquita justo a la salida de un rezo, ocasión en la que una multitud quiso lincharle. Le quitaron la pistola e intentaron dispararle pero el arma se encasquilló, fue maniatado y se le intentó meter en un maletero pero un clérigo le besó en la mejilla y, debido a eso, fue declarado como amigo y se le dejó en libertad permitiendo que se fuera en taxi a pedir ayuda.

Treinta minutos después llegó al lugar de los hechos y encontró a todos sus compañeros muertos en las posiciones defensivas. Fue el único superviviente, poco después fueron repatriados. La CIA y el MI6 tenían la teoría de que el ataque fue fortuito y los atacantes no sabían que estaban abatiendo espías mientras que el CNI manejaba otra teoría, creían que entre el círculo de confidentes uno había traicionado al equipo.

Durante la operación para esclarecer los hechos fueron detenidas veintisiete personas con armas, y documentación. Poco después fue detenido Flayed al-Mayali, un traducir iraquí confidente y amigo de Bernal y Alberto Martínez que fue interrogad (el iraquí declaro haber sido maltratado) y luego fue transferido a los estadounidenses, que le encerraron en la cárcel de Abu Ghraib durante un año, hasta 2005, cuando fue puesto en libertad sin cargos.

José Manuel Sánchez Riera fue el único superviviente.


La única manera de hacer sostenible este blog y mantener un trabajo de análisis geopolítico independiente e imparcial lejos de los sistemas actuales de comunicación de masas es mediante la donación.

Por favor, considera donar la cantidad que consideres necesaria a la cuenta de PayPal: Koldosalazarlopez@gmail.com

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s