El Homo Floresiensis

La ciencia, muchas veces, nos da ilustres sorpresas. Normalmente muy polémicas y más si hablamos del campo de la evolución del hombre. Hasta hace muy poco la línea era muy simple y normalmente en orden descendiente, únicamente se aceptaba como evolución paralela a la del Neanderthal, al que se consideraba poco menos que un ser inferior y se está demostrando que podían tener una gran inteligencia. La ciencia, que es investigación y curiosidad, nos ha hecho aparecer una nueva especia humana de evolución paralela llamada “Homo Floresiensis”, así como el “Homo de Denisova“, (por el nombre de la isla de Flores en Indonesia) pero también tienen otro nombre menos científico. Son “Hobbits”.

En el año 2003 en la cueva Liang Bua se descubrió un yacimiento fósil con cuerpos humanoides datados en 18.000 años debido al estrato sedimentario del yacimiento, en el año 2004 continuaron los descubrimientos de esqueletos dándose una característica curiosa y es que todos eran diminutos.

El tamaño llamó la atención de los científicos cuando descubrieron que los huesos no eran de niños, como cabría pensar por el tamaño de los mismos, sino que correspondían a seres adultos con un tamaño mínimo. Al descartarse que se trataran de seres deformes por algún problema genético se confirmó que eran seres que pertenecían a la categoría homo pero que, al mismo tiempo, pertenecían a una evolución paralela capaz de fabricar herramientas (que se encontraron en un estrato correspondiente a 90.000 – 13.000 años. Es decir, ayer en el cómputo de la historia de la evolución. ¿Cómo pudieron convivir hace tan poco tiempo estos seres de esta humanidad paralela?

La explicación de los científicos se resume en que la Isla de Flores quedó apartada del curso normal evolutivo debido a su posición aislada, de ahí que la evolución fuera paralela y totalmente diferente debido al enclave y al ecosistema tan alejado de los patrones del resto del mundo. Ahí sobrevivieron animales arcaicos hasta hace poco, lagartos gigantes como los Dragones de Komodo o elefantes enanos. Este factor afectó también al humano, que vio reducido su tamaño al de un niño pequeño (o un Hobbit).

Los científicos especulan con que el antecesor directo del Homo Floresiensis fueron los Homo Erectus que llegaron a la isla y que sufrieron un enanismo insular debido a las limitaciones alimenticias y a lo aislado de la región, lo cual desembocó en un enanismo específico de esta especie pero la falta de pruebas no avalan, hasta hoy, esta versión debido a que no se han hallado esqueletos de Homo Erectus ni esqueletos de erectus en transición.

De hecho el reducido tamaño del cerebro de los Homo Floresiensis (380 cm³) frente al de su antecesor (980 cm³) nos puede dar a entender que hubo una involución más que una evolución, aunque se sabe que tenían inteligencia ya que fabricaban armas, herramientas y coincidieron en el tiempo y en el área geográfica como los Sapiens, pero no se conoce que tipo de interacción hubo (si la hubo). Sobrevivieron hasta hace 12.000 años, cuando debido al estallido del volcán de Flores fueron exterminados junto con toda la fauna peculiar de esa isla, pero a parte de esto no hay nada más allá de este misterio. (Foto: Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s