La guerra del gas en Siria

Uno de los recursos naturales más importantes del mundo es el petroleo y el gas. Occidente, y ahora China, busca desesperadamente asegurar sus suministros energéticos desde las zonas de extracción hasta las áreas de consumo. Para que esto pueda ser viable hace falta llevar el producto hasta el consumidor y la única manera de lograrlo es mediante oleoductos/gasoductos.

Un oleoducto es una tubería que lleva el petroleo o el gas desde el lugar de extracción al de embarque o desde el lugar de desembarque hasta el de refinado. Debido al valor estratégico de este recursos los estados consumidores necesitan asegurar los pozos petrolíferos y las rutas de suministro mediante la acción diplomática o mediante la acción militar.

En el caso de Siria la guerra se reduce a un oleoducto. Robert Kennedy JR reconoció que el preparativo de la contienda comenzó en el año 2000: “cuando Catar ofreció construir un gasoducto por valor de 10.000 millones de dólares que atravesara Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía” y desde las costas turcas sería embarcado hacia los mercados occidentales.

El problema viene de la negativa de Siria de aceptar el paso de este mismo oleoducto que significaba la llegada de miles de millones de dólares a las arcas qataríes, el refuerzo de su alianza estratégica con Estados Unidos y el aumento del peso geopolítico del país en el mundo, debido a la influencia en el mercado financiero internacional, y sobre todo en Oriente Medio en un momento en el cual el régimen de Saddam Hussein mostraba signos de agotamiento, Siria estaba reforzada con una tranquila transición de Hafez a Bashar al Asad, Israel se retiraba del Líbano y se iniciaba la segunda intifada y tanto Hezbollah como Irán iniciaban un lento despegue al mismo tiempo que Al Qaeda, cada vez más, lograba influencia en el submundo internacional.

El problema llegó con la Guerra de Iraq y la instauración en el gobierno de Bagdad de un chiíta que no dudó en acercar posiciones con sus aliados naturales, Irán, Siria y Hezbollah. Naciendo la franja chiíta que como un tapón incomunicaba a los estados del Golfo pérsico productores de petroleo, aliados de Occidente e Israel. Este aislamiento no sólo les amenazaba geopolíticamente por la pérdida de influencia y el nacimiento de un bloque opositor sino que, lo más importante, este bloque tenía bajo su control el 100% de todos los oleoductos que llegaban hasta Turquía.

el-objetivo-sigue-siendo-iran-tala-oriente-me-L-tzKdbU

Esta franja aparte de aislar políticamente a los países del golfo secuestra las rutas de suministros.

El que un bloque de estas características fuera capaz de tener el poder de cortar los suministros energéticos en un contexto de tensión internacional hacía recordar la crisis del petroleo de 1973 cuando la OPEP, por la guerra del Yom Kippur,  cortó la expansión económica ininterrumpida desde la Segunda Guerra Mundial.

Repetir, esta vez dejando abiertamente en manos de un bloque abiertamente anti imperialista, anti sionista y anti wahabista resultó impensable para Occidente, ya que perdía influencia, poder e ingentes cantidades de dinero, hablamos de miles de millones al año. Imperialismo, wahabismo y sionismo son las herramientas ideológicas de Occidente para la intervención de los países de Oriente Medio y en ellas se fundamentó la intervención.

El objetivo, ante la negativa de permitir el paso de este gasoducto debido a los informes que manejaba Damasco por el cual esta tubería beneficiaría a sus rivales geopolíticos abiertamente hostiles y que ya habían estado implicados en anteriores intentos de derrocar al gobierno como en el levantamiento de Hama de 1982 instigado por los Hermanos Musulmanes. Eso significaría que Siria y sus aliados del creciente bloque chií serían los perjudicados en el plano político y económico pero, también, uno de los grandes perjudicados sería Rusia (aliado básico de Siria desde tiempo de la URSS) ya que Moscú perdería la mayor fuente de ingresos en la región (que son el primer lugar el petroleo y en segundo el gas).

Para ello, en el año 2009, Bashar al Asad decidió iniciar un proyecto alternativo conjunto y permitir la construcción de un gasoducto desde Irán, pasando por Iraq, hasta Siria, de tal forma que se estrecharía la alianza de este nuevo bloque en el cual todos ganaban, incluido Rusia, a todos los niveles, desde el plano geopolítico hasta el plano económico.

Ambos países, Irán y Qatar, explotan el yacimiento petrolífero de South Pars.

Gasoductos-1024x676

Proyecto qatarí vs Proyecto iraní. La causa de la guerra es la elección del proyecto persa por parte de Bashar al Asad

Este golpe hizo que se fraguara el proyecto de derrocar al Presidente Bashar al Asad. En primer lugar se realizó una campaña mediática para preparar a la población y justificar el proceso, en segundo lugar se diseñaría el método de actuación y en tercer lugar se financiaría la guerra:

  • Estados Unidos llevaba la acción diplomática y mediática;
  • Turquía, Jordania e Israel (otros grandes perjudicados por el establecimiento del proyecto Siria-Irán-Rusia) se encargarían de la logística, el transporte y la seguridad de los combatientes proporcionando santuarios y campos de entrenamiento y labores sanitarias);
  • Los países árabes del golfo se encargaban de poner el dinero. Un plan perfecto.

El éxito de la operación significaba la victoria de todos. Para Israel y la naciones árabes la caída de Bashar al Asad les liberaba presión opositora y abría una brecha por la cual el gasoducto podría pasar, los palestinos y Hezbollah estarían debilitados y las pérdidas económicas y políticas de Irán les llevaría a retraerse hasta la zona de Iraq, Rusia saldría de Oriente Medio y quedaría confinada en Irán, perdiendo sus bases militares en Siria y sufriendo un grave golpe moral y económico. Oriente Medio quedaría repartido entre Israel, Turquía y las naciones árabes de Oriente Medio, todos tutelados por Estados Unidos y las rutas quedarían libres, por lo que estas naciones comenzarían una época de bonanza financiera y expansión económica de alto nivel.

Es una guerra por las tuberías de petroleo y gas en la que todos los contendientes directos e indirectos se juegan todo. Es una guerra por el dinero y por la supervivencia que está ganando por goleada el bloque sirio-ruso-iraní.

La ruta comercial implica la disposición de estos preciados recursos económicos que fueron usados por los grupos terroristas para autofinanciarse y lograr la independencia económica e ideológica. Los países que intervinieron usaron a los yihadistas (la tropa) engañándolos y haciéndoles creer que luchaban por su religión cuando, en realidad, lo hacían por el control de una tuberías y por salvaguardar los intereses financieros de países que eran incapaces de intervenir ellos sólos para la defensa de sus intereses. Los dirigentes de los grupos terroristas, conocedores de la maniobra tomaron estas mismas rutas para obtener estos recursos y comerciar con ellos a fin de poder llevar a cabo su proyecto político que dista 180º de los objetivos que se les había marcado para esta campaña militar. (Foto: Wikimedia Commons)

061b0651c8bb1ac5b5a7c2b2231e6eb0

Red de Oleoductos y Gasoductos en Oriente Medio

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s