Venta de armas Francia-Emiratos Árabes Unidos

La noticia se conoció el 28 de diciembre de 2018 a través de filtraciones de Wikileaks en lo que podría ser un escándalo internacional.

Todo se supo debido a un pleito propuesto por Abbas Ibrahim Yousef Al Yousef, un ciudadano y hombre de negocios de Emiratos Árabes Unidos que habría actuado como intermediario en la venta de armas entre Francia y Emiratos Árabes Unidos por el cual la empresa estatal francesa GIAT Industries SA (ahora Nexter System) habría proporcionado 388 blindados de combate Leclerc, 46 vehículos blindados, 2 blindados de entrenamiento, repuestos y municiones. El acuerdo se firmó en 1993 y la entrega de armas terminó en 2008.

Sin embargo los motores de estos vehículos estaban hechos en Alemania, lo que iba en contra de la prohibición de venta de armas alemanas a Oriente Medio, Al Yousef declaró que: “…un proceso que involucró a tomadores de decisiones en los niveles más altos, tanto en Francia como en Alemania” y que se reunía con enlaces alemanes y jamás directamente con funcionarios, de hecho declaró que no recordaba los nombres de sus intermediarios.

El caso es que el acuerdo de venta de armas generó unos beneficios a la empresa francesa de 3.600 millones de dólares, de los cuales el 6,5% del total debería haber sido ingresado a Abbas Ibrahim Yousef Al Yousef en concepto de pago de comisión por ser intermediario, es decir debería de haber cobrado 235 millones de dólares, pero sólo percibió 195 millones.

Debido a esto decidió interponer un proceso judicial sobre el impago de estas comisiones ante la Corte Internacional de Arbitraje perteneciente a la Cámara de Comercio Internacional, reclamando los 40 millones de dólares que quedaron pendientes.

El pago de los 195 millones se hizo a través de la empresa Kenoza Consulting & Management Inc, registrada en las Islas Vírgenes Británicas. Los abogados de GIAT Industries SA declararon que tuvieron que dejar de pagar a Al Yousef cuando la Convención Anticorrupción de la OCDE se incorporó a la ley francesa en el año 2000 por lo que estos pagos estaban, a partir de ese momento, fuera de la ley y no podía realizarse.

El tribunal de la Cámara de Comercio Internacional no se pronunció sobre la controversia aunque señaló que: “si la naturaleza excesiva de la compensación por el servicio de los demandantes debe tomarse como prueba de un propósito corrupto de la Agencia Acuerdo, este propósito debe haber sido conocido y previsto por ambas Partes en el acuerdo“. Aduciendo al excesivo coste de los servicios de intermediación por parte del hombre de negocios emiratí.

Char_Leclerc_Emirati_001

Blindado Leclerc comprado por los Emiratos árabes Unidos (Foto: Wikipedia)

Al Yousef negó que la compensación contuviera, en ninguna forma, partidas para sobornar a funcionarios o que se usara en prácticas corruptas.

Al Yousef negó firmemente que alguna parte de la comisión haya sido utilizada para sobornar a funcionarios de los EAU o utilizada en actos corruptos. Como GIAT no presentó ninguna evidencia para la reclamación y el Tribunal de la CPI no se pronunció sobre el tema, pero señaló que:si la naturaleza excesiva de la compensación por el servicio de los Demandantes debe tomarse como prueba de un propósito corrupto de la Agencia Acuerdo, este propósito debe haber sido conocido y previsto por ambas Partes en el acuerdo“.

El tribunal investigó los servicios de AL Yousef para buscar la justificación de sus altos honorarios y encontró que el demandante no había jugado ningún papel importante en el desarrollo del blindado Leclerc.

El señor Al Yousef dijo al Tribunal que le habría pedido a GIAT un millón de dolares al mes como consultor, lo que arrojaría una cifra de entre 51 y 60 millones de dólares, muy por debajo del 6,5% del total de las ventas o, mejor dicho, muy por debajo de los 235 millones de dólares que iba a percibir y de los 195 que ya cobró.

El tribunal concluyó tras el juicio que: “las tarifas de las comisiones contractuales están muy por encima de todo lo que podría estar justificado (…). La remuneración es excesiva según el estándar que el propio Sr. Al Yousef estableció y por cualquier estándar que se planteó en el arbitraje“, por lo que sus reclamaciones fueron desestimadas y fue condenado en costas (pagar el arbitraje del juicio) establecido en unos 550.000 dólares y un porcentaje de las costas gastadas por GIAT en su defensa, que ascendían a 115.000 dólares. (Foto: Wikipedia)

Texto completo del proceso: [click aquí]

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s