El proyecto Atlantropa

Herman Sörgel intentó llevar a cabo el que fue uno de los proyectos colosales más grandes de la historia. En caso de que se hubiera llevado a cabo habría generado un grave desastre natural que casi podría haber eliminado a la población de la cuenca mediterránea. El proyecto consistía en desecar el mar mediterráneo, como ha ocurrido en el desastre ecológico del mar de Aral, para hacer emerger entre 600.000 y más de dos millones km2 de tierra seca cultivable.

La idea constaba de varias partes, la primera era cerrar el estrecho de Gibraltar con una serie de presas que conectaría Tarifa-Tánger, otra que conectaría algeciras con la costa Marroquí y una tercera Algeciras-Ceuta. Con estas presas se pretendía cortar el flujo de agua entre el Atlántico y el Mediterráneo y dejar que el agua se evaporara de forma natural, pero controlada, a un ritmo de 165cm al año hasta provocar un descenso del nivel del mar en torno a -100 m en el Mediterráneo Occidental y -200 m en el Mediterráneo Oriental.

En este complejo de presas se iba a construir una central hidroeléctrica, la más potente y grande del mundo, que generaría 50.000 megavatios. Esta obra iba a afectar al mar negro y haría desaparecer casi totalmente el mar Egeo, el Adriático desaparecería casi por completo, quedando menos de un 20% de su anterior esplendor. Las costas de Italia y los Balcanes habrían quedado unidas, así como España y Marruecos por la zona del estrecho de Gibraltar e Italia y Túnez desde Sicilia hubieran quedado tan cerca que se podría construir un puente.

La segunda parte de este proyecto intentaba hacer que Europa pudiera obtener, para vivir mejor, las riquezas de África de una forma sencilla, por lo que estaba planeada la construcción de una vía ferroviaria desde Sudáfrica hasta Alemania que entraría en Europa desde el estrecho de Gibraltar, ya seco, y desde el puente de Túnez-Italia.

En África

Se proyectó unir el río Congo y el lago Chad a fin de crear un mar interior que conectarían con un nuevo río, el Nilo II, que desembocaría en el Mediterráneo y regaría a su paso las tierras del Sahara, haciéndolo fértil y cultivable tanto el Sahara como el Sahel.

El proyecto no se pudo llevar a cabo por su enorme envergadura, costo y por lo inestable de la situación política de entonces, década de 1930 en Alemania. Algunos jerarcas nazis intentaron rescatar el proyecto pero Hitler tenía otros planes y secar el mediterráneo, en ese momento, no estaba entre sus prioridades. (Foto: Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s