La Guerra del Líbano (1975-1990)

El eje sobre el que se cimienta la geopolítica actual nace de la Revolución iraní, la Guerra de Afganistán y la Guerra Civil del Líbano. La revolución convertiría a Irán en potencia regional y la acabaría alineando con las fuerzas chiítas de oriente medio y con potencias mundiales como Rusia y China. De la guerra de Afganistán se obtendría la derrota y última crisis de la URSS así como la creación del yihadismo contemporáneo que nació con Al Qaeda y continúa desarrollándose en términos filosóficos y políticos en el Estado Islámico, y el último pilar de la moderna geopolítica está en la Guerra Civil Libanesa, que durará quince años, desde 1975 hasta 1990. Es tal vez el conflicto más decisivo de los últimos cincuenta años en oriente medio debido a que de él nacerá la mayor oposición a Israel y uno de sus más encarnizados enemigos. Hezbollah será el gran vencedor de esta guerra de desgaste entre múltiples facciones del Líbano, esta milicia chií recibirá el apoyo incondicional de Irán y Siria y acabaría expandiéndose hasta Iraq. Este conflicto también marcará la segunda expulsión de la OLP (la primera en 1970 cuando fueron expulsados de Jordania) y el inicio del cambio de estrategia de la resistencia Palestina hacia las intifadas.

El Líbano es un caos religioso. El país, con 10,452 kilómetros cuadrados, es el más diverso y complejo de Oriente Medio. Se divide entorno al 47% para los cristianos y otro 47% musulmanes y un 6% de drusos. Los cristianos están divididos en varias ramas predominando la cristiana Ortodoxa y la Maronita aunque con presencia Católica Romana, Caldea, Protestante, Asiria, Rum y Cristianismo Armenio.

En la parte islámica existe un 31% de chiítas, un 15% de sunitas y entorno al 1% de Alawis por lo que la fractura religiosa está asegurada, esta diversidad ha generado no pocos conflictos entre musulmanes y cristianos, que en el resto de Oriente Medio son minoría tradicional y que no suelen defenderse, en el Líbano al estar a la par que sus compatriotas musulmanes y tener tradición de autodefensa los roces y conflictos han sido comunes, si bien la relación entre cristianos y musulmanes chiítas ha sido tradicionalmente cordial o buena.

En el Líbano se encuentra un grupo de exiliados bastante grande predominando los palestinos y los armenios, pero no únicamente hay diferencias religiosas. En el Líbano hay una tradición de movimientos políticos.

Libaneses comunistas o socialistas han participado en enfrentamientos que solo han servido para reforzar a las diferentes facciones libanesas y debilitar al gobierno, que con su ejercito era incapaz de controlar todas estas facciones, a eso no olvidemos las tensas relaciones con Israel.

Ya desde inicio de los años setenta, después de la matanza de palestinos llevada a cabo en Jordania por tropas del rey Husein de Jordania (matanza de septiembre negro). Refugiados palestinos y miembros de la OLP se instalaron en el sur del Líbano, crearon asentamientos de refugiados (Sabra y Chatila, las más famosas) y campos de entrenamiento para luchar contra Israel. Mientras la OLP acosaba a Israel atacándola desde territorio libanés, los palestinos comenzaron a enfrentarse al gobierno y al ejercito de Beirut contra el que llegó a combatir varias veces antes del estallido de la guerra civil del Líbano en 1975. Los cristianos fueron también acosados por las fuerzas de la OLP y la élite de su ejercito, la Brigada Castel.

Gaddafi_with_Yasser_arafat_1977

Arafat y Gadafi (Wikipedia)

Los palestinos, que ya contaban con 400.000 refugiados en el Líbano en la época de la guerra de los seis días, se encontraban armados y amenazaban el tradicional poder de los cristianos libaneses, frecuentemente identificados con Occidente y también con Israel (que no dudaría en aliarse con ellos más adelante).

Israel observaba mientras veía un gobierno débil y un ejercito desbordado ante las actividades de las milicias de Yasser Arafat, asimismo observaban a los cristianos, que estaban armándose ante los constantes roces con los palestinos, pero no solo eran éstos quienes tenían problemas con los palestinos, los chiítas en la zona siempre han sido el escalón más bajo económica y socialmente hablando y han estado supeditados a una élite cristiano-sunita.

La llegada masiva de palestinos hacia el sur del Líbano empeoró la situación de los chiítas en sus relaciones con los palestinos, que eran sunitas, y sobre todo por que la llegada masiva de los refugiados empeoraría la situación económica de los libaneses chiítas ya que los empresarios contrataban a los palestinos desesperados y por lo tanto más baratos y con experiencia en el campo y en la artesanía, comercio que en el Líbano era trabajo exclusivo de los chiítas.

Asimismo fueron presa de ataques y robos por parte de los palestinos desesperados que no encontraban métodos de subsistencia, la violencia de los nuevos residentes para con los residentes libaneses del sur, fueran cristianos, drusos o chiítas, era abrumador debido a las costumbres heredadas del conflicto con los israelíes y del hostigamiento jordano de los sesenta y los setenta que los habían convertido en grupos extremadamente violentos. Los Palestinos llegaron al Líbano con intención de quedarse y montar su santuario para atacar a Israel.

Hay que tener en cuenta que el movimiento de resistencia Palestino estaba dividido profundamente ya que desde 1974 una facción (el frente rechacista) se había separado del tronco común de la lucha por la resistencia palestina después de que Yasser Arafat anunciara el programa de los diez puntos (Aprobado en el Cairo el 9 de Junio de 1974) y que fue rechazado por un ala de la OLP.

 

El frente rechacista actuaría como un frente propio en la guerra civil y acabaría desapareciendo. La OLP sin embargo contó con la ayuda del PKK (kurdo) y el ASALA (armenio). La guerra civil Libanesa casi amenazó con la disolución de esta nación en pequeñas zonas de influencia. Las diferentes facciones intentaron, en un intento de tomar la delantera, identificarse con sus parientes religiosos y culturales así como intentar explotar las simpatías que generaban en Occidente.

La OLP de Yasser Arafat se identificaría con los musulmanes sunitas en general y con los pueblos oprimidos, como el pueblo kurdo o los armenios, mientras recibían ayuda de Libia y colaboración logística con otros grupos, tan lejanos, como el IRA. Al mismo tiempo los palestinos usaban la amplia simpatía y cobertura informativa para tratar de ganarse el favor del pueblo occidental.

Los chiítas rápidamente se identificaron con Irán a partir del triunfo de la Revolución iraní, y vieron con ojos agradecidos el incondicional apoyo que las milicias chiítas del movimiento AMAL recibía de Irán, ya implicada en 1980, aunque su infraestructura se volcaría con Hezbollah, fundada en 1985. Los Chiítas así como los grupos de izquierda se aliaron también rápidamente con el partido Baath Sirio controlado por Hafez Al Asad, socialista y chiíta, asimismo la URSS intervino de forma limitada y través de Siria, y otros gobiernos afines, para armar a los grupos de izquierda como el Movimiento Nacional del Líbano, Jammoul, el Partido Baath Libanés, el Partido Comunista Libanés, Facciones Armadas Libanesas, Partido Social Nacionalista Sirio o el Partido Socialista Progresista. A dichos grupos de izquierda se uniría Siria a partir de 1983 y los acabaría fagocitando.

Los cristianos se identificaron con occidente en la esfera internacional debido a la herencia cristiana común, aunque en el Líbano se unió a las facciones chiítas. Chiítas y cristianos habían sido los más perjudicados por los palestinos en los disturbios previos a la guerra civil. Si bien los cristianos en su mayoría estaban a favor de Estados Unidos e Israel, con los que se identificaba.

La guerra comenzó en 1975 con una alianza de nacionalistas, cristianos y derechistas contra izquierdistas libaneses y palestinos, que habían extendido sus campamentos por todo el país. De entre las milicias más importantes de aquella época destaca el Ejercito del Sur del Líbano, pristiano y pro israelí, y que sería apoyado por Tel Aviv y más adelante sería aliado de Israel en tierra durante la guerra del Líbano, después de la contienda para combatir a los palestinos y como primera línea de batalla israelí frente a Hezbollah. Asimismo Israel mantenía una estrecha vigilancia de su patio trasero en conflicto. Ya desde 1976 se registran combates y masacres por parte de Cristianos libaneses contra palestinos motivados por el odio sectario, que era mutuo, y por profundos sentimientos de nacionalismo.

En esos momentos el gobierno solicitó la intervención Siria, la situación era tan descontrolada que el país se dividió en guettos y la guerra, si bien de baja intensidad, afectaba a todo territorio nacional. Los Sirios, enviados por una misión de la Liga Árabe, penetraron en territorio libanés y apoyaron el gobierno cristiano del Líbano, dividiendo la capital. Mientras se producían combates que cada vez implican más a terceros contendientes como Israel y Siria, con graves tensiones y riesgo de intervención directa entre ambos estados. Las falanges cristianas crearon “las Fuerzas Libanesas” una milicia cristiana controlada por ellos mismos y en última instancia bajo control Israelí.

Mientras los grupos de izquierda, pro sirios y chiítas se aglutinan contra los grupos nacionalistas libaneses, que no desean la injerencia Siria en Líbano. El sectarismo político enfrentará a libaneses prosirios y la izquierda contra nacionalistas libaneses y la derecha. Al mismo tiempo el sectarismo religioso hará luchar a los sunitas y a los chiítas.

Israel invade el sur del Líbano en 1978 en el marco de una operación restringida y se establece al sur del río Litani, a excepción de la ciudad de Tiro, creando al ejercito del sur del Líbano, uniendo dos viejas milicias cristianas. Pero los fedayines palestinos lograron huir al norte del río Litani, a zona segura. El 21 de Marzo Israel se retira de la zona entregando el control militar a las milicias cristianas. La ONU se hará cargo de la gestión de paz para mantener la seguridad en la región en base a las resoluciones 425 y 426. Siria temiendo un aumento de poder de Israel, debido a la influencia que tenía en el sur, y la influencia creciente sobre otros grupos cristianos o derechistas (que se identificaban con Occidente y con el modelo israelí) decidió usar su influencia sobre los grupos de izquierda y chiítas mientras los sometía a una política de asimilación político-religiosa, Siria se enfrentarían a los nacionalistas libaneses en la batallah de Zahle en 1981.

Lebanese_Army_APC,_Beirut_1982

Blindado del ejercito libanés (Foto: Wikimedia Commons)

Damasco y Tel Aviv vivían su propia guerra fría en la región y competían para poder expandir su influencia en la región después de haberse enfrentado tres veces y de tener graves problemas territoriales (altos del Golán, con las mayores reservas de agua dulce de la región) y diplomáticos como el descubrimiento y ahorcamiento del espía del MOSSAD Elí Cohen, cuyo cuerpo aún no fue devuelto a Israel. El Líbano era la pieza clave y rápidamente trataron de atraerse hacia sí mismos a todas las facciones posibles usándolas como fuerzas de choque (para evitar enfrentarse directamente). Era un guión propio de la guerra fría. Dependiendo del bando que venciera en el Líbano así quedaría codificado oriente medio, y el mundo, puesto que la victoria de una pequeña milicia podía decidir la supremacía en Oriente Medio y acabaría dando la titularidad de la región a USA o a la URSS.

 

Líbano y los acuerdos de Taíf

Los acuerdos de Taíf significaron el inicio del fin de la Guerra Civil Libanesa, que había durado quince años, los supervivientes del parlamento del Líbano de 1972 y el presidente del parlamento Husein El-Huseini idearon un nuevo marco político para el Líbano en el cual el poder quedaría dividido entre las comunidades religiosas del país a fin de evitar discrepancias y enfrentamientos entre Cristianos y Musulmanes. Se incrementó en 128 el número de parlamentarios libaneses (divididos entre cristianos y musulmanes) a fin de crear un sistema parlamentario tradicional que permitiera una correcta representación comunitaria, por otro lado se inició el desarme de las milicias y su inclusión en la política. Hezbollah fue la única milicia que no se desarmó, aunque logró entrar también en política usando su brazo político. Otra parte muy importante de los acuerdos de Taif eran los relativos a las relaciones con Siria que se concretaron en dos frentes.

Retirada progresiva de las tropas Sirias del Líbano

Este acuerdo significó la amnistía de los grupos que combatieron en el Líbano y el inicio de un proceso de transición hacia una reunificación nacional que se ha demostrado a la larga bastante efectivo ya que uno de sus principales objetivos era la eliminación del sectarismo político en el Líbano a fin de hacer a este país un estado viable que logró superar sus diferencias internas. Gracias a estas propuestas las diferentes facciones libanesas se unieron y ratificaron el acuerdo el cuatro de noviembre de 1989.

En este sistema parlamentario se establece que el presidente del Líbano debe ser cristiano y el primer inistro musulmán suní. Para conducir este proceso fue elegido presidente Rene Mouawad después de que Amin Gemayel finalizara su mandato en 1988. El general Michel Aoun aún controlaba el palacio presidencial al que el presidente Mouawad no pudo acceder ya que fue asesinado con coche bomba diecisiete días después de ser elegido presidente, siempre se culpó a los servicios secretos Sirios. Fue sucedido por Elias Hrawi que estuvo en el poder hasta 1998 y desde entonces el poder ha ido cambiando de manos siguiendo el procedimiento democrático sin ningún incidente salvo el asesinato de Rafiq Hariri.

Siria e Israel serán potencias de influencia que actuarán como agentes de segundo orden en Líbano a fin de ganar influencia y poder frente a su bloque: Siria-URSS e Israel-USA. Siria acabará logrando una victoria pírrica.

General_Hafez_al-Assad_(1930-2000),_the_new_president_of_Syria_in_November_1970

Hafez al-Asad, Presidente de Siria, 1971-2000, fue el gran vencedor de la Guerra (Foto: Wikimedia Commons)

Si bien la guerra significó una reconfiguración de la estructura de poder del Líbano, que se vio obligada a integrar a todas las minorías en la escena política, a fin de tener un estado viable, podríamos entender que no solo vencieron los libaneses en conjunto como sociedad, ya que la identidad nacional libanesa fue reforzada internamente y frente al mundo. Sino que Israel venció al lograr expulsar del Líbano a las milicias palestinas, que acabaron recalando en Túnez, asimismo Tel Aviv aumentó su influencia durante un tiempo en el Líbano a través de las milicias cristianas que una vez disueltas ya no pudieron ofrecer a Israel una plataforma lo suficientemente potente como para poder mantener esferas importantes de influencia en un ambiente claramente hostil hacia Israel y manifiestamente antisionista. Un gobierno cuyo primer ministro es musulmán suní y frente al auge de la milicia chií libanesa, Israel se vio obligado a mantener una estricta vigilancia en la zona pero sin posibilidad de intervenir más profundamente.

Siria fue, de todos, el gran vencedor. Ocupó el Líbano, salió reforzada en su posición como potencia regional en Oriente Próximo, venció a Israel al lograr ocupar el Líbano y se aseguró, con ministros y presidentes pro sirios un cómodo status quo en la región, únicamente molesto por las declaraciones y apremios de Estados Unidos, Europa y la ONU de cumplir los acuerdos de Taif e ir retirándose del Líbano pero la fuerte presencia Siria en la escena política del Líbano a través de los Baathistas, pro Sirios y Hezbollah le auguraban una cómoda ocupación hasta 2005 cuando con el asesinato del primer Ministro Rafiq Hariri, del que fueron culpados Hezbollah como brazo ejecutor de los planes de Damasco, obligó a Siria después de una gran campaña de presión internacional encabezada por la ONU y los Estados Unidos a abandonar el Líbano en 2005 acabando definitivamente con la guerra y sus consecuencias. (Foto: Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s