El maltrato a los hombres

Se han vivido muchos experimentos sociales enfocados a conocer las reacciones de los ciudadanos ante diferentes tipos de agresión. En el caso de que un hombre agreda a una mujer la sociedad, generalmente, reaccionaba atacando al hombre agresor y protegiendo a la victima lo cual es encomiable, pero el problema venía cuando la mujer agredía al hombre, en estos casos muy pocas personas intervenían, veían las agresiones como un show o como algo divertido lo cual nos hace pensar que apenas hay sensibilidad en las agresiones de mujeres a hombres.

Esto nos enseña a que la violencia ha sido sexualizada, el agresor material puede ser hombre o mujer como condición objetiva pero la percepción no es objetiva sino que se ha subjetivizado creando la imagen del hombre como un eterno agresor, maltratador o violador, desde diferentes secciones ideológicas enfocadas a la destrucción de la relación hombre-mujer y de la convivencia de pareja esto ha quedado bien claro y, desde luego casi NUNCA se habla de las agresiones hacia los hombres.

Pero aparte de las agresiones hacia los hombres hablemos de la exclusión sexual. ¿No es curioso que la mayoría de las personas pobres o sin techo sean hombres?, ¿ que la mayoría de muertos laborales sean hombres?, cierto es que la mayoría de los accidentes de labores domesticas son de mujeres.

Pero volvamos al tema. De entrada debemos ser capaces de entender que la violencia doméstica es un grave problema social que se desarrolla en el ámbito de las relaciones personales más intimas, es decir que hablamos de violencia física y psicológica dentro del entramado de la familia, lo cual supera las barreras del sexo. Pensar que la violencia está reservada sólo a una segmento de la población, y realizar un mapa de agresores y victimas organizados en torno al sexo es un ERROR.

Las alarmantes, altísimas, vergonzosas y preocupantes estadísticas de agresiones físicas y psicológicas, así como el numero de mujeres muertas a manos de sus parejas nos empuja a solidarizarnos totalmente con las víctimas y apoyar las medidas a favor de estas para enfrentar esta lacra social y encerrar a estas personas que son un peligro para la sociedad.

Pero, ¿Si la agresora es ella?

¿Seríamos capaces de detectar los casos de violencia domestica de ella hacia él?, ¿y los casos de agresiones psicológicas?, ¿cuanta tolerancia tenemos hacia la violencia si vemos a una mujer agrediendo a un hombre?. ¿Cuantos casos no se detectan por miedo o vergüenza a denunciar?.

Sí, muchas veces existe la sensación de vergüenza por ser maltratados psicológicamente, se detecta en casos de bullying por ejemplo, ya que la incapacidad de enfrentarse al agresor general una destrucción de la autoestima y muchos hombres que tienen relaciones sentimentales con mujeres de personalidad maltratadora sufren de autoestima baja debido porque, casi siempre, el ataque va dirigido a los sentimientos masculinos, este acoso logra destruir la propia autoestima.

Tanto es así que se ha llegado a condenar a veinte años de prisión  a Michelle Carter por el homicidio involuntario de su novio, Conrad Roy, después de enviarle un mensaje de texto animándole a quitarse la vida con la frase: “Hazlo y punto”. (Noticia completa)

El problema es complejo, ya que el tipo de agresiones que padecen ellos es de corte psicológico y quedan indefensos, anulados y menospreciados por lo que la agresora aprovecha el debilitamiento de la moral de su pareja para hundirle, sabedores de que no existen organizaciones, grupos o lobbys que protejan a los hombres que pasan por el infierno del maltrato.

Una sociedad madura es una sociedad capaz de enfrentarse a los problemas de su sociedad de forma realista, sin intereses particulares de índole lobista o económico. Debemos ser capaces de reconocer la violencia allí dónde se de sin que importe quién es el agresor. El sexo del agresor no debe importar, quién debe tener todo el foco de atención y de protección es la victima, sea quién sea, y el agresor debe ser castigado sin ningún tipo de duda. (Foto: Carlo Villarica)

Anuncios

3 comentarios en “El maltrato a los hombres

  1. Antonio Monge (@AntonioMonge) dijo:

    toda la razón! pero qué hacer cuando el maltrato psicológico se esconde detrás de la pasión del Amor de un hombre por una mujer? en esos casos es siempre un maltrato consentido, una costumbre creada de la cual es difícil sacar a ese hombre enamorado…ciego, al que le llevan las cuentas y pagos, le programan diariamente, le organizan hasta el pensamiento, le prohíben y le incentivan coaccionando continuamente, le vigilan mientras se quejan de ser vigiladas para disfrutar si cabe de más autoridad; cómo haces ver la luz de tantos y tantos hombres manipulados? si es difícil que un hombre denuncie cuando recibe un cachete…cómo liberamos a esos hombres que no se dan cuenta de su maltrato hasta que se quedan solos y sin nada?

    Me gusta

    • koldo dijo:

      El maltrato es un delito y como tal está tipificado, lo que ocurre es que el maltrato psicológico implica lavado de cerebro, pérdida de la propia voluntad y demás. Lo hay tanto en hombres como en mujeres. El problema es el trato diferente ya que no se procede igual cuando el victimario es un hombre o una mujer una vez judicializado el maltrato e iniciado un proceso judicial. Lo único que se pide es igualdad.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s