El sionismo, un sistema malvado

El sionismo es un sistema, no una ideología o doctrina como muchos creen. ¿Por qué? porque es un sistema abierto mientras que las doctrinas o ideologías son cerradas y sectarias. El sionismo es un sistema porque se fundamenta en unos pocos principios mientras que el resto, la construcción social, económica, financiera e incluso religiosa queda en manos de subcontratas políticas, es decir, ideologías.

El sionismo es un nacionalismo sui géneris cuya base es muy sencilla: 

A-) Los sionistas piensan que los judíos son un pueblo-nación de sangre que no desea asimilarse y colaborar en igualdad de condiciones con las naciones donde viven, ergo generan guettos (sociedades aparte);

B-) La nación es una comunidad de sangre sostenida por una organización cultural y religiosa, en este caso cultura-religión (judaísmo) van de la mano y luego cristalizará en Israel;

C-) Según las tesis básicas del sionismo el pueblo judío difiere del resto de los pueblos europeos porque no tiene una situación regular entre estas naciones, lo que implica tener un marco geográfico exclusivo (país) y así constituir un estado-nación siguiendo los principios de la Convención de Montevideo  (un estado debe tener población, gobierno, territorio y capacidad para relacionarse con otros estados de igual a igual). Durante este periodo la nación judía estará gobernada a través de las sinagogas, yeshivás y organizaciones judaicas hasta que se constituya el estado de Israel y ya estas organizaciones serán sustituidas por el estado, quedando la religión avocada a un segundo plano ya que sólo será un arma ideológica y étnica;

D-) Para regularizar su situación deben ocupar un territorio y construir una nación, para ello Teodoro Herzl decide, en el capítulo VI del Judenstaat, que será la Palestina otomana en detrimento de la Patagonia Argentina por las implicaciones religiosas que les ofrece Palestina en detrimento de Argentina, aunque mantendrán sus ojos puestos en el país sudamericano con el Plan Andinia;

E-) Si, como hemos visto, existe un rechazo supremacista por parte de los seguidores del sionismo hacia los europeos dentro de estas comunidades debido al dilema judío (pueblo elegido)-goyim. En Palestina la situación será peor aún debido a que el palestino representa el gran enemigo del sionismo, ya que esta ideología se sostiene sobre la negación de la legitimidad y, más tarde, de la humanidad de estas personas:

  • El sionismo otorga a los palestinos el estatus de “árabe ilegítimo” en el territorio que Israel reclama para sí. Sin embargo la deshumanización será completa cuando sean identificados todos ellos como terroristas no sólo por realizar actividades armadas de resistencia (legítimas según el derecho internacional público) sino por su mera presencia en las tierras que consideran suyas.

F-) El sionismo y la comunidad sionista gobernada desde los kibutz primero y desde el estado después, en un injerto étnico ilegítimo en esta zona, expoliará las riquezas culturales en un genocidio cultural paralelo al genocidio físico con las matanzas constantes en la Franja de Gaza y Cisjordania.

  • El genocidio cultural se basa en el robo del patrimonio inmaterial como la gastronomía, danzas como el dabke o prendas como la kufiya.

G-) Por lo tanto debemos concluir que el sionismo es una ideología racista y supremacista a todos los niveles y no sólo frente a los palestinos y árabes sino contra los europeos (en primer lugar), que se basa en la ocupación ilegal e ilegítima de todo el territorio del occidente de la Palestina histórica (identificada como el Israel legal de las fronteras previas a 1967, que también es una ocupación), al genocidio por deportación, expulsión y asesinato de la población palestina así como la deslegitimación y deshumanización de la población palestina, legítima y autóctona, descendiente y heredera cultural de los antiguos pobladores de la región, así como la apropiación indebida de su cultura.

Por lo tanto esto es lo que es el sionismo y que más tarde se desarrollada en los subproductos ideológicos. Estas son las bases del moderno estado del Israel legal, el término acuñado a la región previa a las fronteras de 1967 (No me refiero a la ocupación de Cisjordania y Gaza posteriores a 1967, eso es otra cosa).

De tal modo que todo sionismo, sea de izquierdas, derechas, de corte nacionaljudío o de corte laico y “progresista” es una ideología ilegítima, terrorista y sostenida por una base de derecho divino impensable en el siglo XXI. Propugna el supremacismo y el odio a una población que se encuentra ocupada, de tal forma que por sus características debería ser una ideología perseguida e ilegal. Hacer apología del sionismo (con las muertes que provoca y por la violación de los derechos humanos básicos constantes) debería estar penada.

No importa el adjetivo (si es progresista o derechista) cuando el sustantivo, que es lo importante, es la palabra sionismo, sinónimo del sufrimiento de un pueblo, de muerte y destrucción, no es moral ni ético tratar ni debatir con ellos. (Wikimedia Commons)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s