Imperio chino (parte 8): el poder de la economía

En esta serie de Imperio Chino hemos desentrañado la realidad de la geopolítica internacional vinculada al gigante asiático y como está reconfigurando la estructura internacional. Una estructura que comenzó a transformarse con la apertura postmaoísta con Deng Xiaoping y que no se ha ido consolidando hasta fechas tan recientes como el año 2009, con la crisis económica.

La crisis soviética, los intensos años ochenta y la reestrcuturación de la diplomacia estadounidense en los años 90 con los conflictos de Somalia o los Balcanes en paralelo a la transición de la CEE a la UE con el acuerdo de Maastrich hizo que China, en ese momento, fuera relegada a una potencia de segunda fila, enorme y con enorme potencial pero gravemente tocada por las secuelas del comunismo.

La determinación a la hora de recuperar Hong Kong y Macao y la batalla diplomática contra Taiwán así como el funcionamiento de su industria ha hecho que China, lentamente, se haya ido haciendo con mayores cotas de poder mientras USA veía en el 11S la opción de revitalizar su gran campaña de dominio internacional con la aplicación de las líneas más duras de unilateralismo.

La era Bush (2000-2008) fue el culmen de esta era, a partir de ahí el auge de Rusia, que volvía a constituirse en un Imperio personalista pero con graves carencias debido a la falta de creación de un discurso y una ideología continuista que asegurara una estabilidad sin sobresaltos tras el fin de la Era Putin, iniciada como líder mundial a partir del año 2010 contrasta con la estructura perfectamente medida en el surgimiento de un viejo-nuevo imperio, el de China.

Pekín sí está llamada a ser líder mundial mientras que Estados Unidos sólo puede intentar retener Europa el máximo tiempo posible para reforzar sus posiciones pero el gasto llevado a cabo en campañas en Oriente Medio, Centro de Asia y el norte de África ha provocado una victoria Pírrica en Washington ya que el avance de China está quitando todo valor a lo ganado por Estados Unidos, sobre todo por la incapacidad de Washington de crear algo más allá de la destrucción de estos lugares.

La incapacidad de crear un Plan Marshall que, por otro lado, China ofrece tácitamente con sus préstamos en condiciones ventajosas si lo comparamos con las condiciones de USA, FMI o el Banco Mundial, es lo que ha hecho que China avance, sin contar con la labor de creación de infraestructuras que va a ayudar a muchos países destrozados por las interminables guerras postcoloniales, conflictos vinculados a la Guerra Fría (África y Centroamérica) así como países sancionados de forma totalmente ilegal (podrían incurrir en la forma de Castigo Colectivo). Ha hecho ver en China un aliado desde luego no tan injerencista y asfixiante como Estados Unidos.

En definitiva un avance a golpe de talonario y voracidad disfrazada de buena voluntad que está reconfigurando el espacio geopolítico mundial de una forma nueva. Las teorías de la guerra contra los soviéticos no sirven, Fukuyama erró en su diagnóstico y Huntington está comenzando a agotarse debido a que China no representa una amenaza ideológica (no pretende exportar su modelo como hizo la URSS), no desea imponer o defender una religión a través de actos terroristas (como ocurre con las campañas militares de USA contra el Islam y su guerra contra la Yihad), China ofrece una batalla comercial en términos masivos y mundiales contra los que Occidente y el resto del mundo tienen una difícil defensa ya que Pekín, que posee un gobierno serio con grandes estrategas, nos está estudiando y conoce nuestras necesidades y debilidades, información con la que nos conoce y juega a su favor.

En esa serie espero que les haya quedado claro el alcance de esta nueva gran realidad geopolítica en este mundo atenazado por el COVID y que tendrá, en breve, un mundo postCOVID totalmente nuevo. (Foto: Wikipedia)

Para saber más

Imperio chino (parte 1): Tecnología e internet

Imperio chino (parte 2): Tensiones internas

Imperio chino (parte 3): El asalto a África

Imperio chino (parte 4): El collar de perlas y el dominio del mar

Imperio chino (parte 5):La nueva ruta de la seda

Imperio chino (parte 6):Iberoamérica, una oportunidad

Imperio chino (parte 7): El jugoso mercado europeo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s