Imperio chino (parte 6): Iberoamérica, una oportunidad

Como hemos ido viendo, la estructura de dominio de China se ha ido expandiendo por África, el dominio del mar y de las rutas terrestres cubriendo ingentes cantidades de terreno y copando mercados de tal forma que sus redes se hace fuertes en toda la región, sin embargo la penetración de China en América Latina supone un nuevo reto, en primer lugar porque implica un desarrollo en las rutas de comercio en el Océano Pacífico, rutas de vital importancia para Estados Unidos en su comercio con Japón, Taiwán o Corea del Sur.

La rapidez de movimientos de China ha ido en paralelo con el sostenimiento de su doctrina externa, no importa la política sino los objetivos de China y los objetivos son dos y sencillos: inversiones en América Latina y, en paralelo, acuerdos comerciales para exportar productos de China y sus empresas e importar alimentos y, especialmente, recursos naturales.

Uno de los grandes proyectos en los que China iba a participar para desbancar a los Estados Unidos y su influencia en la zona era el fallido proyecto del Canal de Nicaragua que iba a sustituir al Canal de Panamá, a pesar de que esto no se ha podido establecer, el fracaso de semejante proyecto no frenó a China. Curiosamente Estados Unidos ve en esto un grave problema ya que según la doctrina estadounidense Monroe: “América para los americanos” (que en realidad significa que América debe estar bajo control de Estados Unidos) vivió su época dorada con la penetración de la URSS.

Sin embargo la penetración de la URSS se daba en el contexto del sistema político: Cuba, Nicaragua, El Salvador, Isla de Granada y las insurgencias de América como los Tupamaros, las FARC o Sendero Luminoso. Grupos marxistas bajo el paraguas de la URSS que Estados Unidos intentaba combatir. Curiosamente China no pretende exportar ningún modelo social ni político en el continente, su objetivo no es luchar contra las esferas de poder sino negociar con ellas.

China negocia igual con la Venezuela socialista que con la Colombia capitalista ya que su objetivo es la obtención de sus recursos, en esto ha entablado una gran competencia con Estados Unidos ya que el desplazamiento no es político sino comercial y, obviamente, un país sujeto a grandes contratos y compromisos financieros con China, cuya relación en la cosmovisión de Pekín debe ir estrechándose, va dejando fuera de juego a USA, sobre todo porque Estados Unidos es una potencia mucho más exigente en sus compromisos: economía pero reformas, libertades etc…

China no tiene esa visión, no exige cambios constitucionales ni programas de educación, Derechos Humanos etc…, la visión es totalmente mercantilista y geopolítica. Por ejemplo, en Argentina, China ha colocado una Estación de Espacio Lejano en Neuquén (Argentina) para la cual se ha destinado una gran cantidad de dinero.

Las inversiones de China en el conjunto de América Latina asciende de 17.000 millones en 2002 a 306.000 millones en 2018. Esto se debe a la laxitud de China a la hora de convertirse en acreedor de estos países. Como dijimos antes; China no entra en cuestiones internas a la hora de establecer acuerdos comerciales pero, al mismo tiempo, otorga grandes cantidades de dinero en condiciones ventajosas generando dependencia económica y que estos países se endeuden con Pekín, sin embargo estos mismos países ya estuvieron endeudados con el Banco Mundial, el FMI o Estados Unidos y en estas deudas contraídas las condiciones eran onerosas, especulativas con la manipulación intencionada de los tipos de interés a la hora de exigir las devoluciones de las cantidades prestadas y el gran peso injerencista a nivel político y a nivel económico con privatizaciones masivas.

La deuda china, es mucho más cómoda para estos países. En América Latina la estrategia de China para por basar sus relaciones diplomáticas por la estabilidad de las relaciones económicas, de entrada consiguieron ser reconocidos por casi todos los países del continente a excepción de Paraguay, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Belice. La presión hacia esos países es muy importante sin embargo estos países antes mencionados poseen una relación muy estrecha con Estados Unidos, Paraguay por ejemplo tiene una base norteamericana en su territorio.

China sin embargo sigue progresando en ese campo y las relaciones son positivas para las arcas de Pekín ya que los préstamos han logrado desplazar al FMI, BC y USA haciendo que los países estén en proceso de sobre endeudarse. Hay casos de terremotos geopolíticos como en Ecuador cuando Rafael Correa salió el poder y su sucesor Lenin Moreno giró de China a Estados Unidos de nuevo.

América Latina, sin embargo, no es prioritaria para su economía. Es únicamente un lugar donde proyectar negocios como en el caso de la construcción a la hora de reformar y realizar labores de mantenimiento de infraestructuras en Brasil o Colombia o realizar campañas de construcción en Venezuela o Bolivia. En cambio tanto en la Brasil de Bolsonaro como en la Argentina de Fernández la mayor demanda de China (aparte de los recursos naturales) son los alimentos: soja, carne y alimentos básicos, así como los acuerdos de pesca. El asunto de la pesca ha sido uno de los que más daño ha hecho a la imagen de China haciendo que incluso Chile y Ecuador se haya puesto en alerta por la cercanía de la flota pesquera china cerca de Galápagos.

Sin embargo la delegación de China en la South Pacific Regional Fisheries Management Organisation (SPRFMO) ha declarado que la presencia de la flota china en alta mar es legal y cumple con las normas del derecho del mar, que la llegada a aguas territoriales sólo se hará en virtud de acuerdos de pesca, si los hubiere, y que desde el año que se fundó la SPRFMO China no ha sido sancionada, acusando a la administración de Estados Unidos de acusaciones falsas y calumnias y es que la situación es grave. Estados Unidos está perdiendo su influencia desde el año 2000 y la tendencia se acelera.

En definitiva un escenario que para China no es vital (está volcada en África) y cuyos aliados regionales naturales como Venezuela o Cuba no son especialmente potentes pero que, sin embargo, para Washington el avance chino en América Latina supone romper el derecho que se ha arrogado de controlar ese territorio marcando el hemisferio occidental como espacio vital estadounidense que no permite la entrada de otra potencia, eso generó una cruenta guerra con la URSS en la zona pero, con China, la situación va por derroteros económicos y Pekín tiene una billetera más abultada que Washington y ningún interés por cambiar nada ni coartar a sus socios/deudores en un continente cansado de bancarrotas y de la voracidad de las organizaciones financieras internacionales. China, cuando desee priorizar su presencia en Sudamérica dará el mazazo final a Estados Unidos. (Foto: Wikipedia)

Para saber más

Imperio chino (parte 1): Tecnología e internet

Imperio chino (parte 2): Tensiones internas

Imperio chino (parte 3): El asalto a África

Imperio chino (parte 4): el collar de perlas y el dominio del mar

Imperio chino (parte 5): la nueva ruta de la seda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s