Imperio chino (parte 2): tensiones internas

China es un país que se enfrenta a graves retos antes de asumir el dominio global. Hace unos días en Imperio chino (parte 1) se habló de los retos en materia de telefonía móvil, tecnología e internet para poder acceder al mercado, sin embargo hoy nos vamos a centrar en su problemática interna. China tiene una población de 1.395.380.000 personas (146 personas por kilómetro cuadrado), con un PIB de 11.530.456M.€ (PIB per cápita de 8.263€) y con una deuda del 50,4% de su PIB (5.729.759 millones de euros), una población creciente y joven que hace que China se enfrente a un grave problema interno.

En primer lugar se debe a la juventud de su población, el crecimiento tecnológico y el auge de una clase media en las grandes ciudades. China tiene un muy bajo porcentaje de inmigración exterior, muy pocas personas van al país a trabajar sin embargo existe una gran movilidad interna del campo a la ciudad. En ese trayecto los ciudadanos consumen muchos más recursos por ejemplo; un campesino que consuma un kilo de arroz en el campo al emigrar a la ciudad pasa a consumir una media de tres kilos de carne.

cropped-35eb7d5bce221d9392feb1e426ba48af-6.jpg

 

La llegada masiva a la ciudad obliga a un aumento de la disponibilidad de recursos lo cual se puede traducir eventualmente en una mayor conflictividad social, sobre todo por el sistema del hokou que controla la accesibilidad de estos ciudadanos a los beneficios del estado. Al mismo tiempo la llegada a la ciudad implica el inicio de la creación de una gran clase media que desea tener acceso a diferentes servicios, servicios que consumen recursos ingentes y que obligan al país a gestionar su riqueza interna y expandirse a mercados externos para buscar esos recursos con los que mantener un sistema de vida creciente.

Al mismo tiempo la juventud, la creación de esta clase media y la tecnología de la comunicación hace que cada vez más los chinos deseen comunicarse con el mundo y empaparse de lo que ocurre más allá de sus fronteras, esto convierte a los chinos no sólo en un mercado consumista muy jugoso sino en un vivero ideológico. Como todos sabemos las revoluciones comunistas históricamente son llevadas a cabo por las clases bajas o campesinas (Rusia, China, Cuba, Nicaragua, Vietnam, Camboya etc…) mientras que las revoluciones capitalistas liberales por las clases medias y burguesas (Estados Unidos, Francia, Reino Unido etc…).

El auge de la clase media implica el nacimiento de una gran pequeña burguesía que puede ser susceptible de caer en ideologías pequeño o mediano burguesas liberales que propongan un nuevo modelo de estado. Las grandes empresas y corporaciones, como vimos en el anterior artículo, están controladas por el estado férreamente y supeditadas al mismo pero esta nueva clase social en China que consume objetos tecnológicos, accede a internet y vive por primera vez en un mundo interconectado puede generar graves problemas generacionales y tensiones políticas.

La estrategia china ha sido prohibir estas redes sociales y sustituirlas por las propias, sin embargo esto es indiferente ya que la capacidad de comunicarse, los viajes al extranjero y la existencia de espacios “libres” como Hong Kong y Macao así como el desarrollo de un sistema capitalista salvaje bajo la forma del Partido Comunista de China hace prever problemas y tensiones como los que ya se han vivido en Hong Kong y que recuerdan las protestas de Tiannanmen.

Si gobernar a una gran población joven, tecnificada y de clase media ya es un reto a eso se le suma el hecho de que en el país conviven cincuenta y cinco etnias distribuidas a lo largo del país aunque la etnia más extendida es la Han (91,5% de la población). Sin embargo el resto de etnias tiene cada una su lengua, cultura, tradiciones y religión y no todas se acomodan fácilmente en el país. Recordemos que en el Occidente de China existen dos provincias muy conflictivas para el país: Tíbet y Xinjiang, en el primer lugar viven los tibetanos, una subdivisión mongola que es budista lamaísta y en el segundo los uigures, una étnica túrquica musulmana sunita.

800px-Ethnolinguistic_map_of_China_1983

Tíbet

Esta es una de las cuestiones más delicadas de China a nivel geopolítico e interno. En agosto de 1950 Tíbet sufrió uno de los terremotos más intensos de la historia (8,6) lo cual dañó su infraestructura civil y de defensa en un país con un fuerte componente feudal gobernado por una teocracia budista. En este momento Mao, implicado en la Guerra de Corea que le enfrentó directamente a Estados Unidos, temía una penetración estadounidense en el Tíbet que le atacara por el oeste y, en un movimiento de pinza, provocara la caída del gobierno comunista.

1280px-布达拉宫

En ese momento, ya con tensiones con la URSS, Mao ordenó la intervención del ejército para toma del país y su integración como una región autónoma. Hay que decir que Tíbet fue independiente desde 1911 hasta 1950 ya que tras la caída de la dinastía Qin las tropas chinas abandonaron la región quedando la zona sin resistencia por lo que el Dalai Lama Thubten Gyatso tomó el poder y se unió en una alianza a una recién independizada Mongolia por lo que cuando en 1950 Mao ataca el Tíbet su objetivo es reintegrar ese territorio a la nación.

La victoria china, que se dio en pocos días, fue refrendado por el Programa de los 17 Puntos, esto provocó que el poder político del Dalai Lama quedase anulado y quedase como una figura religiosa.

China, al otorgar a la región un estatuto autónomo se aseguro de que la cultura tradicional tibetana perviviese pero de forma praeter legem, es decir, a favor del gobierno y nunca en contra. Sin embargo la tensión en región azuzada desde ciertos monasterios, el gobierno en el exilio y elementos nacionalistas provocaron los disturbios de 1959 para la expulsión de los chinos y el restablecimiento del poder teocrático en el país lo que hizo que el Dalai Lama tuviera que abandonar el país rumbo a La India, donde instaló el gobierno tibetano en el exilio y un centro de refugiados desde donde ha realizado una campaña internacional para hacer ver la problemática de Tíbet.

En 1988 se produjo otro gran disturbio que tuvo que ser duramente reprimido por el que sería futuro Presidente de China Hu Jintao que, en aquel momento, era líder del Partido Comunista de China en Tíbet. Durante esta época el Dalai Lama fue moderando su discurso y pasó de la independencia total a la creación de un estado tibetano independiente asociado a China. China al mismo tiempo fue suavizando la situación y ya en 1979 permitió la educación religiosa siempre que los monjes no cuestionaran el derecho chino a controlar la región.

Al mismo tiempo que esto pasaba miles de chinos Han eran desplazados a Tíbet y se les otorgaba tierras. Sin embargo uno de los peores disturbios se dio en el año 2008 al pedir los monjes que se liberara a sus compañeros detenidos mientras celebraban en 2007 la entrega de la Medalla de Oro del Congreso de Estados Unidos al Dalai Lama. Estas protestas acabaron en choques entre tibetanos y chinos han y que acabaron con una fuerte represión por parte del estado que impuso el orden en la zona.

Xinjiang

El año siguiente, 2009, comenzó a nacer otro problema para China. Los uigures, una etnia turca del centro de Asia con población en la región noroccidental del país (que hace frontera con el norte del Tíbet) se alzó contra China en una serie de disturbios que comenzaron por protestas entre trabajadores uigures y chinos Han.

Xinjiang (llamada Turquestán Oriental) fue una región de China en la que se reconoció la República China de Sun Yat Sen pero quedó convertida en un estado tribal independiente de China y la URSS a la salida de las tropas chinas. Poco después se proclamó la independencia con la República de Kasgar, un ente panislamista y pantúrquico que no despertaba simpatías en China ni en la URSS, que temía un surgimiento de este sentimiento y el alzamiento del Asia Central islámico. De hecho los comunistas tuvieron que acabar con uno de sus líderes, el célebre Enver Pasha en lo que hoy es Tayikistán.

La llegada del Guomitang de Chan Kai Shek hizo que se diera un golpe de estado influenciado por la URSS que hizo salir a las tropas chinas de la región y se proclamó la Segunda República del Turquestán Oriental, de corte comunista, que se integró de forma pacífica en la China de Mao y sus soldados pasaron a formar parte del Ejército Popular Chino.

Khotan-mezquita-d03

La región es una de las zonas de pruebas nucleares de China, se llevaron a cabo sin protección lo cual hizo que naciera una creciente oposición contra el gobierno de Pekín al existir una alta tasa de mortandad entre la población de esa zona por la exposición a la radiación, lo cual unido a la expulsión de los kazajos (muy vinculados a los uigures) y la llegada masiva de Han a los que se daba las tierras pertenecientes a las mezquitas hizo que la situación comenzara a hacerse difícil en los años sesenta.

La represión llevaba a cabo durante la Revolución Cultural y el Gran Salto Adelante hizo que, de repente, la República Autónoma de Xinjiang sufriera la represión de su religión con la destrucción y confiscación de mezquitas, se diera inicio a la persecución religiosa (como en el Tíbet) y se empezara la persecución de su cultura en forma de reducción del uso oficial y en escuelas del idioma uigur, la colonización de la zona por los Han y la imposición de nuevas dietas (como comer cerdo, prohibido en el Islam) o formas de vestir.

En los años noventa la región sufre un recrudecimiento de los conflictos al iniciarse la época del islamismo internacional. Bosnia, Chechenia o la cercana Afganistán luchaban una guerra identitaria que inspiraría a los uigures, que fueron detectados luchando contra la URSS y también en la guerra civil de Afganistán en diferentes milicias que iban desde los talibán hasta las milicias de los señores de la guerra uzbekos o kirguises (túrquicos como ellos) así como en Al Qaeda y se les detectó también en el Estado Islámico en Siria o Irak.

La inspiración de la revolución islámica de Irán hizo también que los uigures se aferraran a la religión islámica como eje central de su identidad cultural. A pesar de que en los años noventa hubo choques será a partir de 2008 cuando la situación se vuelva difícil para Pekín con los disturbios de 2008 con el ataque en Kashar contra chinos Han, en 2009 se dieron los disturbios más graves en la zona con choques interétnicos entre uigures y Han que provocaron 160 o el atentado de 2014 en un mercado de Urumchi que provocó 43 muertos.

A partir de ese momento China redobló los esfuerzos mediante el aumento del envío de chinos han a la zona, el aumento de las tropas y el inicio de programas para desislamizar a los uigures obligando a los vendedores a vender alcohol y tabaco, cerrando mezquitas y encarcelando imames, obligando a musulmanes a comer carne de cerdo o alentar a la prostitución (prohibida en China) en la región, lo cual ha polarizado aún más el conflicto ya que tanto Estado Islámico como Al Qaeda han mostrado interés por actuar en esas zonas para la protección de los uigures contra China.

Hong Kong

Hong Kong, junto con Macao, eran dos colonias británicas en la región de Cantón, sureste de China, y que fueron devueltas a China a finales de los años noventa del siglo XX bajo un sistema de: un país y dos sistemas por el cual Hong Kong y Macao formarían parte de la estructura de China como entes especiales de tal forma que, aunque formaran parte de China seguirían disfrutando de sus instituciones y modelo de vida británico.

Al principio funcionó bien y Hong Kong vivió bajo la protección china sin problema, además con un mercado inmenso a la vista mientras que Pekín usaba ambas ciudades como ejes sobre los que aumentar su poder de mercado y su proyección al exterior. En ese momento, curiosamente, todo iba bien hasta que en 2014 estallaron las primeras protestas bajo el paraguas de Occupy Central with Love and Peace y el consejo estudiantil Scholarism.

1280px-Flag_of_Hong_Kong.svg

Estas protestas nacieron porque la población de la ciudad estaba en contra de la Reforma Electoral de 2014 que limitaba la capacidad de los candidatos para presentarse a las elecciones en la ciudad, la reforma consistía en abolir esto y sustituirlo por un modelo colegiado por el cual un comité nombraba unos candidatos y cada candidato debía de tener el apoyo de más de la mitad de este comité y, al mismo tiempo, los candidatos debían declarar que amaban tanto a China como a Hong Kong.

Esto, unido a la creciente influencia de China en el sistema educativo que tenía como objetivo chinificar a los hongkoneses e imbuirles del nacionalismo y el sistema chino, razón por la cual se rebelaron en sendas protestas. Los líderes fueron Joshua Wong como fundador de Scholarism y  Benny Tai  (profesor de derecho) Chan Kin-man (profesor de sociología) y Chu Yiu-ming, (sacerdote) como fundadores del movimiento Occupy Central With Love and Peace.

Scholarism fue fundado en 2011 por Joshua Wong pero, curiosamente en 2012 (dos años antes de las protestas) la asociación recibió 460.000 dólares en 2012 de parte de National Democratic Institute for International Affairs de Estados Unidos según cuenta LibreRed un portal de información alternativa.

Esto hizo sospechar a los chinos de una injerencia en los asuntos internos de su país, además la similitud de las protestas con las de Occupy Wall Street y la reciente, en aquel momento, primavera árabe hizo que China reprimiera seriamente pero de forma suave la protesta ya que temía quedar desacreditada en un momento en el que intentaba abrirse al mundo. Actuaciones como las del Tíbet, Xinjiang o Tiannamen no tenían cabida en ese momento.

Las protestas duraron 79 y se recrudecieron hasta convertirse en “la revolución de los paraguas” que no logró sus objetivos y que terminó con sus líderes condenados (Benny Tai, Chan Kin Man, Chu Yiu Ming, Tanya Chan, Shiu Ka Chun, Raphael Wong, Tommy Cheung, Eason Chung y Lee Wing Tat) por cargos de conspiración, desórdenes públicos e incitar y movilizar manifestantes.

Protestas de 2019-2020

En el año 2019 ve la luz el proyecto de ley para la extradición (Fugitive Offenders and Mutual Legal Assistance in Criminal Matters Legislation (Amendment) Bill) por la cual la Jefa Ejecutiva de Hong Kong Carrie Lam establece la resolución de una laguna jurídica y que era de urgente aplicación, los hongkoneses, profundamente localistas y celosos de sus instituciones y status, temían que esta fuera una estratagema de China para intentar armonizar ambos sistemas legales y que el de Hong Kong quedase absorbido por el gigante asiático.

Las protestas se iniciaron con la protesta contra la ley, que fue suspendida de forma indefinida aunque no retirada. Más tarde las protestas, que aumentaron su virulencia y tamaño, pedían no sólo la retirada del proyecto de ley sino la dimisión de Carrie Lam y medidas de protección a sus instituciones y sistema socio-económico frente a un creciente injerencismo chino.

El localismo hongkonés, convertido en un problema identitario y que amenaza con convertirse en un sentimiento nacionalista antichino, se transforma en un grave problema interno para Pekín que han visto como estas protestas son más virulentas, prolongadas en el tiempo y tiene mayor seguimiento mediático a nivel mundial que las de 2014. De hecho China tuvo que desplegar tropas en las fronteras con Hong Kong para mantener el orden en la zona. Curiosamente la otra ciudad ex colonia británica en China, Macao, nunca ha protestado.

Mongolia Interior

En los años treinta Mongolia Interior proclamó la independencia de China con el nombre de Mengkiang y cuyo líder sería el príncipe mongol De Wang y firmó un acuerdo para acercarse a Manchukuo, un estado títere japonés en la región de Manchuria china. Tras la Segunda Guerra Mundial tanto China como la URSS capturan Manchuria y Mengkiang integrándolas en el territorio de China con el nombre de Mongolia Interior.

Esta integración estuvo sometida a cambios administrativos hasta que tomó la forma actual recibiendo un estatuto como el del Tíbet o Xinjiang como República Autónoma sin embargo la presencia de los chinos Han han ido desplazando a los mongoles en estas regiones ya que estos son mayoritariamente nómadas mientras que en las ciudades los han se han ido haciendo cada vez con mayores cotas de poder.

http://space.yeeyan.org/u/212040

Curiosamente mientras existía la URSS y la República Popular de Mongolia ambos estados estuvieron alentando una suerte de nacionalismo mongol en estas regiones dentro del marco de conflicto entre la URSS y China durante el combate socialismo soviético vs maoísmo.

A pesar de todo los mongoles de la región no tuvieron grandes problemas con los chinos hasta las protestas de 2011 por la explotación del rico suelo minero de mongolia exterior que empobrece los campos y limita las zonas de pastos que necesitan estos nómadas para sus rebaños. Las protestas comenzaron cuando un pastor mongol se puso delante de un camión conducido por un chino han que estaba explotando las minas de las estepas de Xilingol, el camionero no paró y el pastor fue atropellado y murió.

Las protestas, que se produjeron por la muerte del pastor, arrojaron un nuevo muerto arrollado por una carretilla elevadora, lo cual provocó una protesta llevada a cabo por trabajadores y estudiantes en las ciudades de Xilingol y Huhehot lanzando soflamas a favor de los derechos legales del pueblo mongol en China. Para evitar protestas que acabaran en choques interétnicos en la zona el gobierno de China desplegó al ejército en la zona para calmar la situación.

Curiosamente los mongoles tienen en Estados Unidos una Centro de Información sobre Derechos Humanos en el Sur de Mongolia, con sede en Nueva York, que se dedicó a dar aviso internacional y mediático sobre la protesta. El eco de la protesta llegó a la República de Mongolia (independiente desde 1991) haciendo que los líderes de ciertos grupos nacionalistas o grupos de corte nazi como Tsagaan Khas apoyaran a los mongoles chinos reprimidos y se comprometieran aún más a luchar contra la presencia de empresas chinas en su país.

Xi_Jinping_(2017-07-07)

Otras tensiones

China ha vivido importantes protestas como las que se dieron en Tiannanmen en 1976 por la limitación de las muestras de duelo por la muerte de Zhou Enlai, un respetado alto político chino implicado en luchas de poder en la era de “La banda de los Cuatro” en China lo que provocó una protesta que acabó en el despeje de la plaza por la fuerza calificando a sus participantes como antirevolucionarios.

En cambio las dos peores protestas fueron la de Tiannanmen de 1989 y su origen era multipolar, los intelectuales, profesores y estudiantes protestaban por la excesiva represión y corrupción del gobierno, los pequeños comerciantes y trabajadores por la inflación y el paro que amenazaba al país tras las reformas de Deng Xiaoping, que ordenó la represión de esta protesta que podría volverse sistémica.

El gobierno, tras dos meses de protestas, decidió no acceder a las peticiones y ordenó el ataque total a los manifestantes provocando una masacre en la plaza de Tiannanmen y al que siguieron detenciones y condenas. En 2001 cinco miembros de la religión Falun Gong se quemaron a lo bonzo en protesta por el trato que China daba a su religión lo que provocó, por parte del gobierno, una campaña para desacreditar a la organización religiosa.

En 2011, sin embargo, y como preludio de todo lo que ocurriría en Hong Kong hubo protestas en más de doce ciudades de la China Continental, las mismas estaban inspiradas en las protestas de Túnez y exigían reformas políticas contra la censura, corrupción y la represión pidiendo mayor cota de libertad y una reformas económicas que permitieran a los más pobres que permitieran mejores condiciones de vida socioeconómica. La represión llevada a cabo acabó con las protestas en un mes.

Como hemos visto China tiene un gran problema en áreas locales diferenciadas como Hong Kong, Tíbet o Xinjiang pero, también, a nivel interno el peso del país y el autoritarismo choca con una población joven, formada y con conocimiento del exterior que desea cambios para mejorar su país lo cual genera tensiones internas que pueden devenir en graves o sistémicas si confluyen dos o más de estas protestas. (Foto: Wikipedia)

Por Koldo Salazar López

Véase también

Imperio chino (Parte 1): Tecnología e Internet

Imperio chino (parte 3): el asalto a África

El ferrocarril Pekín-Teherán

Uigures, el yihadismo chino

Piratas de Somalia

La irrupción geopolítica de China

La influencia china en los Balcanes

La expansión de China

China, el quebradero de cabeza de Estados Unidos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s