Cristianofobia, la brutal persecución a los cristianos

La persecución de los cristianos no es cosa del pasado, no son mitos o leyendas del Imperio Romano. Es una realidad contemporánea, dolorosa y silenciada que no se suele mostrar por los medios de comunicación.

El derecho a la libertad religiosa y a la no persecución por motivo de fe está escrito en la Declaración Universal de los Derechos Humanos. Perseguir a la comunidad cristiana es una violación de los derechos humanos y la libertad religiosa.

Más allá de las polémicas cuestiones por parte de la izquierda y la animadversión hacia los cristianos de todas las ramas (católicos, ortodoxos, evangélicos, armenios o coptos). Esta cristianofobia política no es, sin embargo, lo más duro que viven los cristianos hoy en día.

La persecución por parte de la yihad global ha tenido desde siempre a los cristianos en su punto de mira. En Abril de 2014 más de 200 niñas Nigerianas cristianas fueron secuestradas por el grupo terrorista Boko Haram, sucursal del Estado Islámico en Nigeria, y fueron vendidas como esclavas, forzadas a convertirse al Islam bajo amenaza de muerte, violadas y torturadas. Hoy, varios años después apenas se sabe nada de ellas. Aparte de este brutal ataque, la comunidad cristiana de Nigeria lleva años siendo atacada por milicias radicales Islamistas.

En el año 1996, durante la guerra civil que azotó Argelia, un grupo de radicales islamistas asaltaron el monasterio de nuestra señora del Atlas, en Tibhirine, y secuestraron a los monjes, que fueron asesinados poco después en lo que eran los comienzos del yihadismo global.

En Sudán, bajo la presidencia de Omar al Bashid, condenado por el Tribunal Penal de Derechos Humanos. La doctora Mariam Yehya Ibrahim fue condenada a muerte por lapidación, ¿razón? convertirse al Cristianismo. La condena suscitó la protesta de la Comunidad Internacional debido a las constantes violaciones de derechos humanos en Sudán, el caso de Darfur, o la persecución de cristianos. La condena fue tan virulenta que la doctora Ibrahim dio a luz a su hijo con grilletes en los pies. Después de una durísima presión internacional a la doctora Ibrahim se le concedió asilo en Italia y fue liberada.

En Pakistán Asia Noreen, Asia Bibi, fue condenada a la horca en 2010 por supuestamente “blasfemar contra el profeta Muhammad”, aunque según ciertos testigos esta condena fue por negarse a convertirse al Islam. En Pakistán la lucha sectaria es la moneda corriente entre musulmanes sunítas y chiítas, pero también contra los cristianos, sobre todo en zonas cercanas a los dominios de los santuarios talibanes en el occidente de Pakistán, donde los cristianos son perseguidos.

En Egipto después de la caída de Hosni Mubarak y durante el gobierno de Mohamed Mursi la comunidad Cristiana fue duramente perseguida por el nuevo gobierno islamista, de ahí que el patriarca Copto de Alejandría apoyara el golpe de estado militar del general Al Sisi, que debido a la naturaleza militar, laica y socialista del régimen no persigue a los cristianos.

El crecimiento del Estado Islámico ha puesto a los cristianos en una situación muy delicada en el Sinaí, que prácticamente han abandonado. En el Domingo de Ramos de 2017 se produjeron dos atentados en iglesias de Alejandría y Tanta, produciendo 53 muertos y 204 heridos, el día 16 de mayo de 2017, en El Cairo, un atentado asesinó a 28 peregrinos cristianos.

En Irak, desde el año 2003, y tras la proliferación de grupos radicales como Al Qaeda en Irak, la persecución contra las minorías religiosas se intensificó, mandeos, yezidís y cristianos sufrieron ataques terroristas, fueron perseguidos y asesinados. Hasta tal punto que los obispos de las iglesias iraquíes pidieron ayuda.

assad-dam_jpg--644x362 maalula.jpg

El Presidente sirio Bashar al Asad, protector de los cristianos en su país, visitando la ciudad siria de Maalula con el obispo ortodoxo (año 2014)

Hoy en día en Siria e Irak, en los dominios del Estado Islámico, la vida de los cristianos se reduce a ser asesinados y las mujeres son convertidas en esclavas sexuales o vendidas en mercados. Se sabe que las niñas sirias cristianas son vendidas a jerifaltes sauditas por el precio de 9.000 euros. Muchos niños son secuestrados y torturados hasta que aceptan la conversión, otros son asesinados. Los que sobreviven a esta macabra lotería deberán pagar el impuesto al Estado Islámico para poder seguir viviendo en sus territorios.

La vida de los cristianos bajo el Frente Al Nusra, Al Qaeda, no tiene ninguna diferencia a la que viven los cristianos en tierras del Estado Islámico. Occidente apoya a estos grupos ya que son, al mismo tiempo, combatientes contra Bashar al Asad, que nunca ha renegado ni perseguido a los cristianos, es más. Bashar al Asad siempre ha protegido a las minorías religiosas en el país.

En Israel también existe una fuerte oposición a los cristianos por parte de los judíos ultraortodoxos, que no toleran presencia islámica ni cristiana, ya que consideran que en Israel solo debe haber judíos. Ciertos líderes religiosos judíos muestran una clara tendencia anticristiana.

En Arabia Saudí portar una cruz o una Biblia puede conducir a la cárcel y, seguramente, a la pena de muerte por decapitación a quién lo lleve. Si es un extranjero que vive allí, su futuro será ser deportado.

Curiosamente en Irán, uno de los países mediáticamente más atacados del mundo, posee una comunidad cristiana muy importante conformada por armenios, rum y ortodoxos y, además, poseen representación en el parlamento iraní (todas las confesiones minoritarias están reconocidas en la constitución, tienen su partido con representación en el parlamento y sus defensores de la comunidad ante el gobierno).

La Navidad se celebra en Irán

De modo que la persecución contra los cristianos es una realidad en África, Oriente Medio y ciertas zonas de Asia. Esta persecución viola directamente los Derechos Humanos:

Artículo 7 de la declaración universal de los derechos humanos: El derecho a la Igualdad;

Artículo 8 de la declaración universal de los derechos humanos: El derecho a la protección Judicial;

Artículo 19 de la declaración universal de los derechos humanos: Libertad de expresión;

Artículo 20 de la declaración universal de los derechos humanos: Derecho de reunión y asociación;

Todos estos derechos están siendo violados por gobiernos y milicias terroristas que controlan amplias zonas de territorio. Lo peor de todo es que estos grupos y gobiernos no solo persiguen el cristianismo, sino todas aquellas religiones que se escapen de la religión oficial del estado o de la visión ultraortodoxa de los grupos terroristas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s