14456922003_e9b10d9270_k

El crimen de Gaza

Gaza ha sufrido desde el fin del mandato Británico más de ocho guerras. 70 años en los cuales no ha pasado una década sin ningún conflicto. Al mismo tiempo ha vivido dos ocupaciones, la ocupación Egipcia desde 1948 hasta 1967 y la ocupación de Israel desde 1967 hasta 2005.

Curiosamente en 2005 se da inicio a la mal llamada desconolización, pregonada por Ariel Sharon y que acabó con su carrera política, incluso se le maldijo con una maldición hebrea denominada “Pulsa Denura” o látigos de fuego. Nadie quería abandonar La Franja de Gaza, pero el gasto económico, en seguridad y la situación de avispero de Hamás hacía que la ocupación fuera totalmente inviable.

La propaganda israelí fue, de nuevo, experta en hacer lo blanco negro ya que mientras desalojaban a los colonos judíos entre tumultos, detenciones y ataques entre israelíes, unos uniformados y otros no, (colonos que fueron realojados en Ashkelón o en Beersheva).

Mientras los palestinos ocupaban las casas de los colonos, curiosamente con una calidad en el agua bastante superior a la de los gazatíes. Israel preparaba el plan de “desconexión” que consistía en el bloqueo por tierra, mar, aire y subsuelo.

Dicho bloqueo significaba la imposibilidad de una economía sostenible o de una importación y exportación de subsistencia, ya que ni siquiera el material médico podía ser adquirido por los gazatíes. Por lo que la pobreza estaba asegurada.

Al mismo tiempo se encerró en una franja de 385 km2 a más de un millón y medio de personas que arrojan la increíble cifra de 4167 habitantes por kilómetro cuadrado, el lugar del mundo con mayor densidad de población y por su situación de bloqueo total, un campo de concentración.

Lo cual significa que existe pobreza endémica en todos los sentidos, pobreza económica, energética y productiva. Al mismo tiempo más del 95% del agua está contaminada por residuos o por la salinidad del mar, lo cual genera toda una serie de enfermedades y dificultades de salud.

En definitiva, la cuestión israelí en Gaza ha generado estos problemas de primer orden que ha obligado a las ONG´s y a la ONU a velar por los intereses básicos de los gazatíes. (Foto: Israel Defense Forces)

  • Encerrar a 1,5 millones de personas, potenciales enemigos, en un área restringida y bajo control;
  • Destruir la economía, destruyendo de forma total las importaciones y exportaciones a Gaza y obligandoles a mantener una economía de subsistencia, por un lado, y a vivir de las ayudas económicas de países como Irán, Turquía, Qatar o Arabia. El bloqueo marítimo afecta gravemente a la industria pesquera, muy deteriorada. En el año 2008 se produjo una crisis alimentaria y energética que obligaron a Israel, por imposición internacional y miedo a una insurrección generalizada, a suavizar su política durante 24 horas;
  • Deteriorar a las administraciones Palestinas en Gaza mediante la guerra económica, social y psicológica al negar el suministro de alimentos, combustibles, materiales de construcción y suministros sanitarios;
  • La grave situación se tradujo en la destrucción del tejido social y un aumento de la pobreza acompañado de tensiones sociales y el incremento de Hamás en Gaza;
  • Al mismo tiempo los Gazatíes quedaron encerrados y bajo control Israelí debido a la imposibilidad de estos de poder salir de la Franja de Gaza. Violando, de este modo, el derecho internacional a la libertad de movimiento reconocido, parcialmente, en el artículo 13º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos subdividido, de forma jurisprudencial, en estas tres situaciones:
  1. La libertad de circulación dentro de un país;
  2. La libertad de circulación entre países sin cambio de residencia (turismo, convenciones, negocios, etc.);
  3. La libertad de circulación entre países con cambio de residencia, generalmente para trabajar.
  •  550 millones de Dólares en pérdidas agrícolas;
  •  Destrucción de 300 centros comerciales;
  • 247 Factorías destruidas;
  • El 65% de la población activa está en el paro;
  • Los sueldos rondan entre los 75 y 100 Dólares al mes;
  • 868.000 personas dependen de la distribución de alimentos por parte de la ONU y de otras ONG;
  • Alto nivel de impuestos, los Gazatíes deben pagar impuestos tanto a Hamás como a Fatah;
  • Más de 33 millones de dólares en daños a escuelas, destruidas total o parcialmente;
  • Millones de dólares en daños a la infraestructura médica, hospitales, centros asistenciales, ambulancias, etc…

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s